Las propuestas de Cristina nos llevarán a la ruina

A través de Unidad Ciudadana, la ex presidente presenta sus propuestas para el país. Son las mismas recetas fracasadas del pasado.

Argentina se metió de lleno en la campaña electoral para las PASO. Si bien la fecha oficial de inicio es el viernes 14, lo cierto es que los candidatos están desfilando hace rato por los medios de comunicación más importantes.

Las PASO, que no serán unas “Primarias” propiamente dichas, funcionarán como antesala para la elección legislativa de octubre. Así que es oportuno comenzar a analizar qué propuestas económicas tiene cada uno de los candidatos.

Para ello, qué mejor que empezar con lo que Unidad Ciudadana (el partido por el que se presentan Cristina Fernández de Kirchner y la economista Fernanda Vallejos) tiene para ofrecer.

Así no se puede seguir

El eslogan principal de la campaña de la ex presidenta es que “así no se puede seguir”. Esto lleva a la necesidad de “ponerle un freno a las políticas de ajuste que se están llevando adelante en nuestro país”.

A los ojos del kirchnerismo más radical, la economía se desploma, el aumento de los precios está “descontrolado”, el salario se derrite y la industria nacional se va fundir en cualquier momento. Por ello sugieren que estamos en una situación de urgencia y emergencia.

Tal vez esto sea lo primero que llame la atención del equipo de Unidad Ciudadana. Cristina Fernández fue presidenta por 8 años, en 4 de los cuales la economía se mantuvo estancada pero los precios se multiplicaron por tres.

O sea, cuatro años de estancamiento con inflación, ¿pero la urgencia llega recién en 2017? Curioso como mínimo.

Inflación: pasaje a Caracas

Yendo a las propuestas concretas de la plataforma cristinista, lo primero que aparece es su remedio para curar el aumento descontrolado de precios.

Para Unidad Ciudadana, la inflación “pulverizó el poder de compra del salario, de las jubilaciones, de los ingresos de los profesionales y de las clases medias”. Siendo esto así: ¿por qué Cristina, cuando fue presidenta, multiplicó el déficit fiscal y la emisión monetaria? ¿No sabía que éste era el final inevitable de dichas políticas?

Lo sabe, pero elige otra estrategia. Para frenar la inflación, pide “volver a aplicar seriamente programas como Precios Cuidados, Ahora 12 y profundizar la intervención del Estado a través de acciones que regulen la formación de precios”.

En resumidas cuentas, lo que propone Unidad Ciudadana es aplicar todavía más controles de precios. Es decir, una receta que viene fracasando hace 4.000 años y que volvió a hacerlo durante la “década K”.

Desde la presidencia de Néstor Kirchner que se controlan precios. Sin embargo, la inflación se multiplicó por 8 (de 3,7% en 2003 a 27,8% en 2015).

Los controles de precios no bajan la inflación pero destruyen los incentivos a producir. Unidad Ciudadana, desde el congreso, buscará emular el modelo venezolano. Una pésima idea.

Remedios que enferman

El diagnóstico que hace el partido de Cristina Fernández es aterrador. La economía colapsa y “medio millón de personas han perdido su trabajo”. Es por eso que no hay mejor solución que “declarar la emergencia laboral, prohibir los despidos por un año e impulsar un aumento de emergencia del salario mínimo vital y móvil”.

Esta propuesta no solo mágicamente frenaría los despidos y aumentaría el ingreso, sino que, además, redundaría en el “fortalecimiento de la demanda, el mercado interno y la reactivación de la economía”.

Obviamente, todos estos supuestos son falsos.

En primer lugar, si se presentara un proyecto de ley que prohibiera los despidos y éste tuviera altas probabilidades de resultar votado, entonces automáticamente los empresarios que estuvieran analizando tomar dicha decisión, acelerarían el paso.

Sería conveniente para ellos despedir “ahora” que pueden, que intentar hacerlo cuando sea ilegal. Finalmente, la propuesta terminaría aumentando el desempleo en lugar de reducirlo. Un remedio peor que la enfermedad.

Otro desatino es la propuesta de subir el salario mínimo vital y móvil. Si los bajos ingresos se resolvieran con la ley del salario mínimo, bastaría escribir que éste debe ser de USD 10.000 al mes y listo. No obstante, con dicha ley no solo no se “fortalecería la demanda”, sino que el sector productivo colapsaría y el desempleo y la informalidad se dispararían.

Por último, el “estímulo a la demanda” Cristina Fernández ya lo probó cuando fue presidente. Durante su segundo mandato, el déficit fiscal se multiplicó por 7 en términos nominales y por 2 en términos del PBI. Es decir, se llevó adelante un mega-estímulo keynesiano a la demanda. Sin embargo, la economía no solo no creció, sino que en términos per cápita, cayó 3 puntos porcentuales.

Más gasto y déficit no estimularán la economía, sino todo lo contrario.

Cazadores de zoológico

Una de las últimas propuestas económicas del espacio kirchnerista es la de volver a “proteger la industria nacional”. Como si esta no siguiera protegida con aranceles, licencias no automáticas y acuerdos comerciales casi inexistentes, el cristinismo plantea que debe haber una “administración efectiva del comercio exterior”.

Es decir, seguir y profundizar un proteccionismo que defiende a algunos empresarios pero a costa de las grandes masas consumidoras.

¿Cómo concilia Unidad Ciudadana su “defensa de los trabajadores” con el proteccionismo, que obliga a esos mismos trabajadores a pagar entre 2 y 5 veces más por electrónica y textiles?

No hay respuesta posible.

El programa económico de Unidad Ciudadana no se diferencia casi nada de los lineamientos generales que gobernaron al país durante los años previos a diciembre de 2015. Es por eso que no pueden ofrecer nada nuevo. Es que los problemas a los que la economía se enfrenta hoy, como la inflación, el estancamiento económico y el alto déficit fiscal fueron todos creados por el kirchnerismo.

Profundizar el modelo “K” es agravar todos los problemas que ellos generaron. Por lejos, se trata de una de las peores alternativas de estas elecciones legislativas.

7 Comentarios

  1. Abel Videla says:

    Exelente diagnóstico Iván. El programa de estos depredadores cuya mejor herramienta es la culpabilidad, es totalmente contrario a mi lema: “el gobierno solo tiene que echar a andar el carro, que los zapallos se acomodan solos”.
    Saludos

  2. Federico ayerza says:

    Es muy claro el planteo de la posición Kirshnerista pero no son los únicos, el Frente renovador, que no es específico en sus críticas ¿no saldrá también con algo de esto?

  3. franzolini mario says:

    Totalmente de acuerdo. Hay quienes “no lo quieren ver” y tambien quienes “no lo pueden ver” porque solo miran lo inmediato sin evaluar consecuencias. Hace falta una mejor difusion de las realidades y las consecuencias de todas las acciones que se implementan en el ambito económico

  4. Muy buen articulo da para pensar y mucho en unas elecciones de propaganda ridícula, soez y muy desagradable que no te deja ni siquiera pensar veremos si en los próximos artículos podamos sacar algo en concreto

  5. ANTONIOLI jorge says:

    Totalmente de acuerdo. Se dará cuenta algún día el hombre común de esta realidad incontrastable. Hay en nuestro país una enorme cantidad de gente dispuesta siempre a comprar espejitos de colores, creyendo claro que compran piedras preciosas, lo hacen en su mayoría por ignorancia, desinformación y tambien algunos por ingenuidad, Hay una gran cantidad de ciudadanos, en nuestro país y en otros también, que votan siempre a la propuesta más seductora creyendo que lo seductor es lo más razonable y correcto.

  6. Federico Corte says:

    Porque la política aplicada por el actual gobierno, que es muy similar a la de Martínez de Hoz y Menem, daría resultado si en esos periodos terminamos siendo pero que Venezuela, en el 89 (lo eyecto a Alfonsín) en el 76 la deuda rondaba los 5.000 Mu$s, en el 83 43.000 y el el 89 (la verdad no recuerdo) en el 89 crisis de deuda, hiperinflación (+ de4.500 % Venezuela no se si llego a 1.000 %) falta de productos básicos, recesión estanflación, asaltos a supermercados, muertos. (le sacamos 6 ceros a la moneda). en el 2001 de nuevo asaltos a supermercados, muertos, NO TENIAMOS MONEDA (lecop, quebrachos, trueque. etc) falta de todo tipo de productos (el cartelito 2Kg de azúcar 1 lt aceite) Venezuela aún tiene moneda. DEFAULT de la deuda. corralito, corralon, etc etc. La diferencia es en cuanto tiempo los voltearon aca y cuanto aguanta Maduro alla. Por otro lado las cosas son BARTAS o CARAS dependiendo de la plata que uno tenga, en esos gobiernos había muchas cosas baratas para algunos y CARISIMAS para un montón. Una Ferrari a un dólar es carísima para un refugiado en áfrica. Entonces tomando lo de Einstein de que es de locos hacer lo mismo y esperar un resultado distinto, A donde nos lleva el presente modelo?. Porque el déficit fiscal se arregla siempre (de LA Rua le bajo un 13 % a los jubilados, impuesto a las ganancias, suba de IVA, modificación de los regímenes jubilatorios, etc) bajando los gastos y no SUBIENDO LOS INGRESOS, por ej Messi paga 50% de impuesto las ganancias, 21 % de IVA y casi va preso. La teoría del derrame donde funcionó y si la plata no se quema ni se rompe y los asalariados, clase media y baja tienen menos quien tiene más entonces-

  7. Pingback: Cómo sobrevivir después de las PASO - Contraeconomía

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Compartido