CARGANDO

Escriba para buscar

Paro General: los sindicatos no suben el salario

Paro General: los sindicatos no suben el salario

Iván Carrino
Compartir

Suele creerse que, de no existir gremios, los trabajadores estarían condenados a la miseria y la explotación. Sin embargo, son el mercado y las empresas los que elevan las condiciones de vida de los trabajadores.

Argentina amanece hoy con el primer Paro General organizado por la CGT contra el gobierno de Mauricio Macri. Los motivos de la medida no están del todo claros.

En algunas pancartas se lee que la protesta es “contra el impuesto al salario”, cuando el impuesto a las ganancias fue modificado recientemente por el congreso, quitándole presión fiscal a un amplio rango de la población.

Otro de los argumentos para la huelga es oponerse a la política económica del gobierno de Cambiemos que, a juicio de los líderes sindicales, “golpea muy fuertemente a los sectores del trabajo, a los más humildes”.

La situación económica de Argentina no es de las mejores. Después de una década de populismo donde el gasto público creció de manera insostenible y la inflación derivó en un extensivo sistema de control de precios que destruyó la producción, el año pasado la economía cayó 2,3% y el salario real perdió, en promedio, 5% de poder de compra en el sector privado formal. Por si esto fuera poco, la pobreza afecta al 30% del país.

Ahora bien, un planteo serio sobre el escenario descripto anteriormente debería terminar en manifestaciones sindicales en contra del populismo, no en contra del nuevo gobierno que dice venir a combatirlo. Pero ese es un tema aparte.

La pregunta más esencial es si la acción de los sindicatos puede mejorar el salario de sus representados o si, más bien, termina siendo una carga para la calidad de vida de los trabajadores.

Suele creerse que los gremios son los responsables de mejorar las condiciones de vida de los asalariados. Gracias a sus “luchas”, su “poder” y sus “conquistas sociales”, hoy el trabajador promedio vive mucho mejor que hace 100 años, cobrando un salario mayor y trabajando menos horas. Esta afirmación, sin embargo, no puede estar más lejos de la realidad.

Es cierto que los trabajadores del mundo jamás estuvieron mejor en términos promedio, pero sería erróneo adjudicarle esta mejora a la labor sindical.

Es que los salarios reales de los trabajadores, (es decir, su poder de compra) no se establecen por la imposición gremial, sino por las condiciones de mercado. Como con cualquier otro precio de la economía, es la oferta  la demanda la que determina el verdadero poder de compra de los salarios, y cualquier intervención en este ajuste espontáneo producirá consecuencias indeseadas.

Por ejemplo, si en la industria del petróleo el sindicato consigue imponer un salario que esté por encima de aquél que fijaría el mercado libre, entonces las empresas no podrán hacer frente a este costo y terminarán achicándose. En este esquema, ganan algunos empleados, pero a costa del desempleo de otros.

Así, los sindicatos, si bien pueden generar la mejora transitoria de algunos sectores particulares, no pueden incrementar los salarios generales de toda la economía.

George Reisman, economista norteamericano, explicaba este fenómeno:

lo único que puede explicar un aumento de los salarios reales en todo el sistema económico es una caída de los precios en relación con los salarios. Y lo único que logra esto es un aumento en la producción por trabajador. Una mayor producción por trabajador – una mayor productividad de la mano de obra – sirve para aumentar la oferta de bienes y servicios producidos en relación con la oferta de mano de obra que los produce. De esta manera, reduce los precios en relación con los salarios y con ello eleva los salarios reales y el nivel de vida general

Ahora bien, ¿cómo pueden un paro general, o cortes de calles, o “dar vueltas los taxis de los que no paren”, como dijo Viviani, mejorar la producción por trabajador? La realidad es que no pueden.

Como se observa, la clave para que mejoren las condiciones de vida de los trabajadores no es tener sindicatos fuertes, sino un sector privado que crezca, que invierta y que produzca cada vez más y mejores bienes y servicios.

Si los sindicatos, con paros y manifestaciones, se oponen a este proceso, no solo jugarán en contra de los propios trabajadores, sino en contra de la recuperación del país.

Tags:
Iván Carrino
Iván Carrino

Iván Carrino es director de Iván Carrino y Asociados, una consultora especializada en economía y finanzas. Además, es Subdirector de la Maestría en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE. Es Licenciado en Administración y doble Máster en Economía.

  • 1

5 Comments

  1. Avatar
    Carlos José Vaccaro 7 abril, 2017

    yo me pregunto si algun miembro de este gobierno que supimos conseguir iría a invertir en un país que pretende quedarse con el 50/60 % de su esfuerzo? Así como entendieron que debían permitir al campo ser rentable, para que reviviera la economía en el interior patrio ¿como no comprenden que deben bajar por lo menos 20% la presión impositiva general. Como creen que va a ir adelante un país que necesita ¡¡¡¡ 23 MINISTERIOS !!!!!!!. Lo lamento mucho, pero me dá la impresión que todos son ipócritas

  2. Avatar
    Carlos José Vaccaro 7 abril, 2017

    ¡PERDON!! hipócritas

  3. Avatar
    Hector Ferreyra 7 abril, 2017

    si son necesarios sindicatos fuertes,como defensa para los derechos de los trabajadores,para no swer explotados como en la decada del 40/50.no son necesarias las mafias,sean sindicales,politicas o economicas.y se de lo que hablo,mi familia es de origen humiklde,y bien explotados que fuieron por los dueños de campos,donde ttrabajaban de sol a sol para levantar la cosecha,y despues,el resto del año,a trabajar de lo que pudieran ,porque pagaban realmente sueldos de miseria

  4. Avatar
    Genaro 9 abril, 2017

    Eloy Martínez, manifestaba en sus últimos escritos, que la argentina vivía de disolución en desolucion, un hombre que era lo mas neutral, cada gobierno fue dejando sus baches, Alfonsín prefirió mantener la democracia, Menen fue un caudillo que con la mesa sindical pudo llegar a la presidencia, pero ya se comienza a ver grande acto de corrupción, se peleo con el que le ayudo a salir de la hiperinflación, dentro de la tres etapa del hombre la mas difícil es el poder, fue así que quería reformar la constitución, y llego como siempre por enojo de las ultimas parte de las gestiones, es así que De la Rúa, no se cuido la imagen presidencial, los peronista son genéticamente corrupto y no saben vivir sin el poder, le hicieron el golpe de estado donde caballo le deja el corralito, histórico 7 presidente hasta que el Dr.Duhalde asume el peronismo y la presidencia, muchos peronista no aceptaron el cargo. El delfín de Néstor kirchner quería ser presidente a toda costa. Tenia mucha cintura política, pero tenia una avaricia y una corrupción, junto con Cristina, que no vivían junto. hicieron participar a todos, cuanto sindicatos han logrado la personería Jurídica y gremial, pago al fondo para que excluirse del mundo, del 8% que tenia de préstamo por fondo Internacional, le solicitaba a Chávez con un alto porcentaje, conclusión dejaron un país, sin un peso. le sacaron la cultura al trabajo, asume Macri con un equipo de empresarios, pero ingenuos, le tomaron la calle los gremialista. si uno pregunta el 70% quería trabajar, y mientra Cristina este libre va ha seguir dándole flujo de dinero a la cámpora. Lo que desconocen que independiente que macri tenga un gobierno regular, debe cumplir su gestión no queremos matones.

  5. Avatar
    benito 16 abril, 2017

    Estimado Iván, su desconocimiento o arbitrariedad intencional se ve reflejado en este artículo de opinión. Carente de todo dato que sirva para validar sus afirmaciones, parece desconocer la necesidad de equilibrar fuerzas durante la negociación colectiva de salarios; ya que fuera de un escenario perfecto, la precarización salarial obligaría a todas las actividades a remuneraciones a la baja, en especial en un mercado deprimido como el actual. Un abrazo

To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.