El Estado Profundo que destruyó nuestra riqueza

Los bancos centrales han aumentado la base monetaria mundial  en USD 20 billones en lo que va del siglo. El ciudadano de a pie no se ha beneficiado.

Salvator Mundi, que se atribuye a Leonardo da Vinci, es la pintura más cara del mundo.

El miércoles pasado, en una subasta, cada pulgada cuadrada fue valorada en casi USD 1 millón, incluidas las piezas destrozadas, restauradas y dañadas.

La pintura puede no ser el trabajo de da Vinci. O, tal vez, dado que ha sido muy manipulado, quede poco de su trabajo. Pero de quienquiera que sea la obra, debe haber tenido un mal día.

Y, sin embargo, se vendió por más de USD 450 millones (incluidos los gastos de la casa de subastas), una gran cantidad de dinero para una obra de arte tan deprimente.

La pregunta sobre la mesa es, entonces: ¿Por qué?

Pero dado que no conocemos la respuesta a esa pregunta, responderemos con otra: ¿cómo es que tanta gente tiene tanto dinero?

Hecho en el medio

Las últimas propuestas republicanas de “reforma tributaria” plantean preguntas también.

Aunque se lo considera una “reducción de impuestos a la clase media”, la clase media no obtiene casi nada del plan propuesto.

En cambio, casi todos los beneficios van a: (1) los dueños de negocios, y (2) los ricos.

Y dado que los federales no están dispuestos a recortar gastos, la clase media termina con alrededor de USD 2.2 billones de deuda adicional, que eventualmente tendrá que considerar.

Presentamos el recorte de impuestos porque creemos que ayuda a explicar la pintura. No en vano, los republicanos y el moderno Salvator, Donald J. Trump, están preparando a la clase media para un gran engaño.

Nuestro viaje en tren ayer – el Acela Express de Baltimore a Nueva York – fue subsidiado por contribuyentes de todo el país.

El tren corre de un extremo de la economía moderna de hoy a la otra. Va desde Washington, D.C. – el centro de la política – a Nueva York – el centro del dinero.

En el medio no hay más que pobreza y abandono. Hay fábricas que hicieron un producto por última vez en los años 50. Hay casas de trabajadores casi sin cambios en medio siglo. Hay depósitos abandonados… automóviles destrozados… acero chatarra… y hombres corpulentos con chalecos de color naranja que trabajan con máquinas.

El medio, donde se hizo un trabajo real y se hicieron cosas reales, se enviaron y se distribuyeron; muestra pocas señales de crecimiento o prosperidad.

Es como si una salchicha hubiera sido exprimida en el medio, conduciendo la rica carne hasta los extremos. En el medio es delgado… y grasiento.

¿Cómo?

Las huellas digitales del Estado Profundo

Cada escena del crimen tiene muchas huellas dactilares.

La mayoría son inocentes.

Una población que envejece, por ejemplo, no es exactamente algo de lo que puedas hacer algo. Las innovaciones tecnológicas también están más allá del control de la política pública.

Pero hay un conjunto de huellas dactilares en el recorte de impuestos… la pobreza relativa a lo largo del Corredor Nordeste… y la pintura de USD 450 millones: la del Estado Profundo.

Los insiders usan dinero falso, el dólar posterior a 1971, para transferir riqueza y poder desde las personas que se lo ganan, a sí mismos. Es como si cargaran el tren en Newark y Trenton… y enviaran todo a Washington.

Usted gana dinero real haciendo cosas reales y brindando servicios reales. Pero el dinero falso es diferente. No lo ganas al agregar a la riqueza del mundo.

Lo obtiene restando de él… es decir, tomando prestado de la producción futura.

El dinero real no está controlado por nadie. Se gana – libremente – en intercambios que benefician a ambas partes. En los años 50 y 60, terminó en lugares como East Baltimore y Trenton porque solían hacer cosas que la gente quería.

Pero el dinero falso toma una ruta diferente. Es creado por los iniciados… y controlado por ellos. Va a donde quieren que vaya.

Sin estímulo

El dinero siempre se inclina ante la política; a menudo, está completamente comprometido con eso.

En Rusia, los oligarcas tomaron propiedad del gobierno y la usaron para construir sus fortunas. En China, las empresas estatales y los empresarios favorecidos reciben crédito respaldado por el gobierno para construir sus apartamentos, fábricas y centros comerciales.

Y en Estados Unidos, el dinero falso se destina a los sectores favorecidos por 73,000 páginas del Código de Rentas Internas… y 81,000 páginas del Registro Federal.

Por lo tanto, no es sorprendente que las últimas propuestas de impuestos favorezcan al Estado Profundo a expensas de la clase media.

Los lectores pueden argumentar que el dinero “estimula” la economía… y que “gotea” hacia la gente común. Si es así, hay poca evidencia de ello.

Como porcentaje de la población en edad de trabajar, hoy en día hay menos personas con empleo que en cualquier otro momento desde los años setenta. En aquel entonces, el hombre típico tenía que trabajar 900 horas para ganar lo suficiente para comprar una nueva camioneta. Hoy, él tiene que trabajar 1.500 horas.

Los bancos centrales han aumentado la base monetaria mundial (y sus propios balances) en USD 20 billones en lo que va del siglo.

Este dinero no fue para el hombre en el chaleco naranja. En cambio, fue para los magnates rusos… multimillonarios chinos… coleccionistas de arte… gestores de fondos de cobertura… y gente rica en ambos extremos de la pista.

 

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Compartido