El Bitcoin es mejor que el Oro

¿Puede seguir subiendo el Bitcoin después de superar la barrera de los USD 10.000? Si lo hace, no debería sorprendernos.

Durante la última semana, medios de todo el mundo publicaron -junto con la noticia del Bitcoin superando los USD 10.000- múltiples análisis de los motivos de dicha alza de manera adjunta.

En general, dado que es un fenómeno relativamente nuevo, y, en general, la psyche humana tiende a racionalizar por analogía -particularmente lo nuevo y desconocido-, la conclusión en general es que Bitcoin es una nueva burbuja.

O sea, según buena parte del mainstream, Bitcoin es un mero ponzi, sin ningún sustento.

En este contexto, y profundizando en parte una nota publicada hace casi 2 meses en este mismo espacio, intentaré dejar todavía más claro por qué esa masa de analistas y opinólogos están rotundamente equivocados.

Los activos de refugio tienen valor intrínseco positivo

Existen activos financieros que se utilizan como reserva de valor, o cobertura frente a posibles eventos altamente disruptivos en los mercados.

A esos activos de “refugio” se los conoce como “safe havens”, o sea, activos de “refugio seguro”.

Los activos tipo “safe haven” por excelencia son el oro y los bonos del tesoro norteamericano, entre otros.

En esta nota vamos a centrarnos en el oro, dado que es un activo que compartiría varias características con Bitcoin, pero que, de manera llamativa, prácticamente nadie cuestiona. Y aquí incluso a las versiones “virtuales” del oro, como los ETFs.

Para comenzar a analizar como “tradea” el oro, traje un gráfico que muestra la evolución del S&P 500 y el precio del oro desde 1972.

Como se puede apreciar, si bien la relación no es tan clara, luego de las grandes crisis financieras (2001 y 2008), el precio del oro tradeó de manera “estable a alcista”.

En criollo: cuando todo se desmoronaba alrededor, el oro siempre operó en contra de la tendencia de los mercados financieros.

Esa característica le da un valor intrínseco al activo. La cobertura ante el riesgo tiene un precio.

Es la misma lógica por la cual las compañías de seguros obtienen beneficios positivos por, resumiendo, reducir la volatilidad de nuestro flujo de caja. La volatilidad es indeseable, y, por ende, estamos dispuestos a dar dinero a cambio de seguros que nos den mayor certidumbre.

En síntesis, en términos históricos, y más allá de su uso industrial, el oro se ha comportado como un activo de refugio en momentos de alta incertidumbre, dándole un valor intrínseco.

La vedette de los metales preciosos

Como ya vimos, el oro tradea, en momentos críticos, en contra de la tendencia de mercado.

Pero, la pregunta es: ¿Por qué el oro es visto como EL activo de refugio, y no, por ejemplo, el titanio?

El GRAN motivo es que es un consenso que se ha construido a lo largo de la historia. Es que este metal tiene características funcionales que eran relevantes hace siglos, pero hoy ya no. Con estas características me refiero a la densidad, la escasez, la baja corrosión, la oferta relativamente estable a nivel global, y su bajo nivel de uso industrial.

La baja corrosión, por ejemplo, era un elemento clave en el pasado. Imaginemos que, en un mundo donde el metal pasaba de mano en mano constantemente, la capacidad de que no se gaste manteniendo su peso era fundamental.

Hoy por hoy, no lo es tanto. Si bien el oro físico se mueve de un lado a otro, no lo hace tanto.

O sea, hoy por hoy, decenas de metales u otros bienes podrían tomar el lugar del oro, pero no lo hacen porque, en el inconsciente colectivo, el oro ya se estableció como referencia financiera del grupo de los metales preciosos.

Así, actualmente, gran parte del valor del oro está dado sólo por el hecho de que la gente piensa que tiene valor, y particularmente, por la expectativa de que mantendrá su valor cuando el resto de los activos financieros lo pierdan.

En esto ,no es tan distinto a Bitcoin.

Bitcoin, no tan distinto…

En este contexto, queda claro que, cualquier activo, en caso de que efectivamente tradee de manera contratendencial a los mercados, es valioso.

Entonces, si el Bitcoin se moviera en contra de los mercados, Bitcoin tendría valor fundamental, porque entraría dentro de los activos de la categoría “safe haven”.

Para evaluar si esto es así, armé un gráfico donde puse dos series:

  • Por un lado, el VIX, que es un índice diseñado para capturar, a través del mercado de opciones, el sentimiento de pánico de los mercados. O sea, cuando el VIX sube, el pánico sube, y viceversa, y
  • Los ciclos del precio del Bitcoin: es una serie sin tendencia, que muestra solo los ciclos del precio del BTC. Es decir que, al margen de la tendencia alcista que tiene, nos muestra cuándo tiene un ciclo alcista y cuándo uno bajista. (Para los más “nerds”, es una serie con un filtro Hodrick Prescott, un método econométrico para aislar los ciclos de la tendencia -en este caso, sacamos la tendencia y dejamos los ciclos-. Para el que le interese leer sobre esto: https://es.wikipedia.org/wiki/Filtro_de_Hodrick-Prescott)

Como se puede ver, cuando el pánico en los mercados aumenta (el VIX), el precio del Bitcoin también tiende a subir, y de manera sistemática. De hecho, la correlación es de 0,93.

O sea, casi perfecta.

Así, podemos concluir de manera categórica que el Bitcoin es un excelente activo de refugio. De hecho, en términos técnicos, tal vez mejor que el oro, dado que responde de manera más “perfecta” a los vaivenes del mercado que dicho metal.

Esto no es menor. Recordemos que la propiedad de “refugio de valor” de un activo le da es algo muy deseado por los inversores. Y, como vemos en los hechos, Bitcoin es un excelente vehículo para protegerse del pánico en los mercados.

“Pero Bitcoin es virtual, no lo puedo tocar…al oro sí”

Esto, en primer lugar, es relativo. Como vimos más arriba, el oro tiene valor, en gran medida, porque -en promedio- todos creemos que tiene valor. O sea, tiene valor subjetivo, no objetivo.

Una piedra común del suelo de Sierra de la Ventana también es susceptible de ser tocada, pero no necesariamente es valiosa por ello.

En segundo lugar, gran parte del “trading de oro”, así como gran parte del trading en general, se hace mediante ETFs. Los ETFs son bichos, armados por fondos o bancos de inversión, que “replican” el comportamiento de un activo.

O sea, en última instancia también se trata de un producto prácticamente virtual, que no se puede tocar y que –encima- tiene riesgo de contraparte, dado que está armado por privados específicos.

Críticas infundadas

El epicentro de las críticas a Bitcoin son infundadas. De hecho, tal como ya mucha gente está haciendo, buena parte de los fondos que históricamente apostaron a activos como el oro, para cubrirse de riesgo en los mercados globales, está empezando a adoptar a Bitcoin como vehículo para ello.

Eso, además de la espectacular precisión como hedge, le da un potencial tremendo. Pensemos que el total de oro minado es de USD 7.8 trillones, mientras que la capitalización de las criptomonedas en su totalidad no llega a USD 0.3 trillones.

O sea, hay un largo recorrido alcista.

En este punto, y antes de terminar la nota, me parece oportuno mencionar una frase de un prestigioso banquero suizo, la cual considero más que atinada para resumir el sentimiento de la banca mainstream tradicional frente a este fenómeno:

“Hemos subestimado a los movimientos populistas. Hay un creciente malestar en torno a cómo los bancos centrales y los gobiernos están manejando las monedas fiat. La gente común, a nivel global, entiende por qué activos descentralizados son, en última instancia, los activos de refugio”

Ahora te pregunto, ¿A esta altura seguís pensando que no hay fundamentos para que el precio de BTC siga subiendo?

 

2 Comentarios

  1. Pedro Torres says:

    Entiendo tu análogia, sin embargo, no creo que sea el camino que deba llevar el bitcoin. La razón fundamental del bitcoin es transacciones descentralizadas. Lo que falta es el respaldo de los gobiernos para su libre mercadeo.

  2. Pingback: ¿Es el Bitcoin mejor que el Oro? | Libertad y Progreso

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Compartido