¡Gracias, capitalismo!

A pesar de que algunos lo llaman “barbarie”, el libre mercado es el mejor sistema económico de la historia.

Dos meses después de las elecciones de octubre, los diputados, senadores y legisladores van asumiendo sus nuevas bancas.

En la Ciudad de Buenos Aires, este martes juraron 30 legisladores porteños que ocuparán sus asientos hasta el año 2021.

El día transcurría normalmente de acuerdo al protocolo, hasta que le tocó el turno a la abogada electa por el Partido de los Trabajadores Socialistas, Myriam Bregman.

La socialista rompió la paz al utilizar su momento frente a la legislatura para proclamar:

Por la lucha de los trabajadores, las mujeres y los pueblos oprimidos del mundo. Por continuar la pelea contra la impunidad de los empresarios que organizaron y se beneficiaron con el golpe cívico militar. Por Rafael Nahuel, Santiago Maldonado. Por terminar con la barbarie capitalista. Sí, me comprometo.

Terminar con la barbarie capitalista…

¿Qué habrá querido decir?

Es difícil ponerle una fecha exacta de comienzo al sistema económico y social denominado capitalismo, pero existe consenso de que éste irrumpe junto con la Revolución Industrial, allá por mediados del siglo XVIII.

De acuerdo con Deirde McCloskey, doctora en Economía por la Universidad de Harvard:

La revolución Industrial y especialmente el Gran Enriquecimiento que le siguió a ella fue la consecuencia de liberar a los ciudadanos comunes del servicio obligado a la elite hereditaria, como el Noble en el castillo, y de la obediencia debida al funcionario público que planificaba todo en la ciudad.

La revolución industrial fue una revolución de las ideas y de los valores, donde la lógica del sometimiento cambió por la lógica del contrato voluntario.

Dejálo haceerse rico a él, que luego te vas a hacer rico vos.

Esta idea, tan vieja como Adam Smith, es lo que McCloskey llama “la ética burguesa”, que dio origen al capitalismo tal como lo conocemos.

Esta ética burguesa, para nuestra diputada socialista, es “barbarie capitalista”.

Pero… ¿de qué barbarie está hablando?

¿Será de la “barbarie” que es la inmensa acumulación de riqueza que vino después de la mencionada Revolución?

De acuerdo con las estimaciones de Angus Maddison, reflejadas por Max Roser en su sitio Our World in Data, el PBI mundial hoy es de cerca de 100 billones de dólares.

¿Sabe usted de cuánto era antes de 1750? De 0,64 billones.

Así como se lee: a partir de la Revolución Industrial y el comienzo de esa “barbarie” llamada capitalismo, la cantidad de bienes y servicios en el mundo se multiplicó por nada menos que 168. Impresionante.

Ok…

Tal vez Bregman no se refiera a este tema.

Tal vez, como mencionó estar a favor de las mujeres, se refiera a lo mal que ellas están en este agobiante mundo capitalista.

Pero miremos de nuevo los datos. Antes de que la “barbarie” se desarrolle de manera plena, en Finlandia, por ejemplo, morían 800 madres cada 100.000 partos. Hoy ese número es un impresionante 3.

En todos los países se ha verificado la misma tendencia. La tasa de mortalidad de las madres al parir ha descendido fenomenalmente, algo que se profundiza después de la Segunda Guerra Mundial, cuando aparece mayor integración mundial y se profundizan los lazos comerciales.

La tecnología

El  capitalismo no solo nos enriquece y, gracias a eso, mejoran nuestras condiciones de salud, sino que también mejora la producción y el acceso a la tecnología.

Si volvemos a mirar los datos recopilados por Roser, vemos que en Estados Unidos prácticamente no hay hogares sin energía eléctrica o heladera. Por otro lado, casi todos tienen un auto y aire acondicionado en su hogar, mientras que la adopción de celulares e Internet tiene un ritmo increíblemente veloz.

¿Quién creen que inventó todo esto? ¿La socialista URSS, la comunista Cuba, la chavista Venezuela?

No, fue el capitalismo y la economía de mercado, que liberan las energías creativas del ser humano y hacen que éstos brinden riqueza para todos.

De nuevo, ¿de qué barbarie hablamos?

Por ahí, dado que no se puede argumentar desde ningún punto de vista que el capitalismo no genere riqueza, se apoye en la idea de que es un sistema injusto que crea desigualdades.

Ok, ¿pero desigualdades en qué?

Si miramos los datos de esperanza de vida al nacer, no solo vamos a darnos cuenta que los ciudadanos del mundo cada vez vivimos más años, sino también que –dentro de cada país- cada vez es menor la desigualdad en este sentido.

Lo que se ve en el gráfico es que el índice de Gini aplicado al tiempo de vida de las personas ha venido cayendo drásticamente en los últimos 100 años. Esto quiere decir que la salud está mejorando no solo para los ricos, sino para todos.

La diferencia entre los años que vive un rico y los años que vive un pobre  está en niveles mínimos.

Gracias Capitalismo

El capitalismo, al liberar a los seres humanos y permitirles quedarse con el fruto de su trabajo, es el sistema que más riqueza ha creado en la historia de la humanidad.

Eso nos permitió mejorar nuestras condiciones de vida, tanto en el acceso a bienes y servicios, como en el acceso a la tecnología y la mejora de nuestra salud.

Llamarle barbarie no solo es un insulto sin sentido, sino que evidencia un profundo desconocimiento de la realidad.

Al capitalismo, más que combatirlo, hay que darle un enorme GRACIAS.

Así que ¡Gracias, Capitalismo! Seguí así. Y perdonala a Myriam, no sabe de lo que habla.

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Compartido