CARGANDO

Escriba para buscar

La verdadera riqueza no se imprime

La verdadera riqueza no se imprime

Bill Bonner
Compartir

No hay ninguna razón para creer que simplemente agregando “dinero” podamos contribuir algo a la riqueza real.

El Bitcoin subió otros USD 1,000 en las últimas 24 horas. ¡Qué fiesta!

Y wow…

¿Qué está pasando? Acá describimos un patrón extremadamente simple (PES).

Pones “dinero” en una economía y los precios suben. Lo sacas y los precios bajan.

Los precios flotan en un mar de liquidez. Qué precios aumentan depende de a dónde fluye el dinero.

Abre los diques en la economía de consumo, como lo hizo Lyndon Johnson con sus programas de la Guerra de Vietnam y de la Gran Sociedad y los precios al consumidor tienden a subir.

Dirige el dinero a Wall Street, comprando bonos de grandes bancos y otras instituciones financieras a través del QE, como lo han hecho Greenspan, Bernanke y Yellen, y subirán los precios de los activos financieros.

De cualquier manera, no hay ninguna razón para creer que simplemente agregando “dinero” – dólares, euros o Bitcoins – sumemos algo a la riqueza real.

La riqueza real debe ganarse… Y la debe ganar alguien.

No puede ser impresa.

En la línea de la pobreza

Nadie se queja cuando los precios de los activos financieros están subiendo… al menos no las personas que poseen los activos. Pero aquí hay otro PES importante: cuando el dinero falso hace que Wall Street suba, “Main Street” baja… y viceversa.

La riqueza real es beneficiosa para todos. Pero el dinero falso es un juego de suma cero; solo ganas riqueza tomándola de otra persona.

La inflación de los precios al consumidor de los años 60 y 70 causó una ola de ventas de acciones y bonos, alcanzando un mínimo en 1982. Main Street “ganó”. Wall Street “perdió”.

Ahora la situación se ha invertido. El dinero fluye hacia Wall Street… estamos cerca de los máximos en acciones y bonos… y Main Street se hunde.

El “Uno por ciento” construye sus palacios en Aspen, Colorado, y Greenwich, Connecticut… mientras que en las ciudades de Ohio y las ciudades montañosas de Missouri, la gente se empobrece.

Lo tenemos bajo la autoridad de The Wall Street Journal:

Dollar General se está expandiendo porque la América rural está luchando. Con sus ubicaciones convenientes para compradores frugales, se ha convertido en uno de los minoristas más rentables de los EE. UU. Y un salvavidas para clientes de bajos ingresos que pasan por alto otras cadenas importantes. […]

Cuanto más luchan las zonas rurales de los EE. UU., dijeron funcionarios de la compañía, más espacio tiene Dollar General para prosperar. “La economía continúa creando más de nuestro cliente principal”, dijo el presidente ejecutivo Todd Vasos en una entrevista en la sede de la empresa en Goodlettsville, Tennessee.

¡Bien, Dios bendiga la economía de burbujas! Está creando más clientes para tiendas minoristas de gama baja.

USD 2,2 billones más en deuda

Sí, querido lector, el mundo está lleno de PES:

Los federales prometen “enormes recortes de impuestos” para la clase media. Pero el Estado Profundo controla el proceso; sus compinches obtienen la mayor parte del dinero.

El Partido Republicano afirmó ser capaz de “pagar” sus recortes impositivos pretendiendo que eran temporales. Se supone que los límites y los dispositivos de “activación” comenzarán en 2025 para reducir el endeudamiento federal; solo el recorte del impuesto a las empresas está destinado a perdurar.

Pero si el PES de las últimas décadas se mantiene, los recortes de impuestos serán permanentes… el gasto aumentará… y los déficits serán mayores de lo anticipado.

El Comité para un Presupuesto Federal Responsable ya está diciendo que los déficits federales aumentarán en USD 1 billón tan pronto como en 2019. Y si el sol nunca se pone en los recortes “temporales”, la deuda federal explotará.

Este PES no es algo exclusivo de los EE. UU. Aquí está DollarCollapse.com:

Un patrón recurrente de las últimas décadas involucra a los gobiernos que prometen limitar sus préstamos, solo para descubrir que a casi nadie le importa. Por lo tanto, las fechas límite se reducen, los bonos se emiten y las deudas siguen subiendo.

Esta vez, el momento es especialmente notable, ya que ocho años de crecimiento mundial deberían generar ingresos fiscales suficientes como para moderar la marea de tinta roja. Pero aparentemente no.

Todavía piden prestado

Japón ya tiene una deuda del gobierno equivalente a aproximadamente el 250% del PIB. Pero sigue siendo endeudándose.

Gran Bretaña no espera otro presupuesto equilibrado hasta el 2031.

El problema de China no es la deuda del gobierno central. En cambio, su deuda es la suma de las empresas en colusión con los gobiernos locales.

Esa deuda crece a un ritmo vertiginoso, hasta 21 puntos porcentuales entre 2014 y 2016.

Y gran parte de ello -alrededor del 13%, según el FMI- fue prestado a compañías “zombis” que pierden dinero y no tienen esperanzas de pagar sus deudas.

¿Qué ha hecho todo este endeudamiento?

El mayor boom de activos financieros en la historia, con el valor total de las acciones en todo el mundo en casi USD 100 billones.

Y Bitcoin… esta mañana… a USD 12,800.

Y aquí hay un PES final: Pedir prestado demasiado… luego ir a la quiebra.

 

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1
Articulo siguiente

Tal vez te puede interesar