CARGANDO

Escriba para buscar

Un antídoto para el optimismo

Un antídoto para el optimismo

Bill Bonner
Compartir

Mi crítica al optimismo financiero reinante.

El sol siempre brilla más antes de llegar la noche.

Puede citarme con eso, estimado lector.

Justo cuando pensabas que las cosas no podían estar mejor… ¿adivina qué?

Éstas se ponen peor que nunca.

Antídoto contra el optimismo

Mi tarea en mi artículo de hoy es mostrar que, por más maravillosas que puedan parecer las cosas en los mercados y la economía actuales, es posible que no sean tan buenas.

Cargamos al hombro con este trabajo sombrío, ni por amor ni por dinero, sino simplemente por un severo sentido de deber.

Si no nosotros, ¿quién? ¿Si no es ahora, cuándo?

Alguien debe presentar un antídoto contra el optimismo que ahora azota a los mercados de todo el mundo.

Alguien debe defender el cinismo, la sospecha y la burla.

Alguien debe tomar el otro lado de la operación.

Y entonces… el trabajo, como desmoronar ostras en un día frío, recae sobre nosotros. Abrimos la ostra… esperando encontrar una perla.

Donald Trump, Davos Man

En cambio, encontramos basura.

“La reunión de la élite en Davos [que incluye a Donald Trump]”, comienza un artículo del Financial Times, “tiene lugar en un contexto de mejora de la actividad económica en todo el mundo”.

El FMI dice que es el “aumento de crecimiento global sincronizado más amplio desde 2010”.

El FT continúa diciéndonos que se supone que la economía mundial crecerá un saludable 3,9% “este año y el próximo” gracias, al menos en parte, a la gran reforma tributaria recién implementada en los EE.UU.

Bien, bien, bien. Dios, parece que estábamos equivocados sobre todo. Se puede predecir el futuro, después de todo.

En cuanto a la reducción de impuestos, no creemos que la medida fiscal tenga consecuencias positivas aparte de darnos más dinero a los ricos.

¿Qué beneficio económico podría obtenerse tomando dinero de un bolsillo y poniéndolo en otro?

A menos que se reduzca el gasto del estado profundo, no habrá una ganancia neta por la reducción de los impuestos.

Solo va a mostrar lo que sabemos.

Mientras tanto, en The Wall Street Journal, el recorte de impuestos ha provocado celebraciones dignas del día de la victoria aliada contra los nazis.

Andy Puzder, exdirector general de las cadenas de restaurantes Hardee’s y Carl’s Jr., elogia a los empleadores por compartir su botín extra librado de impuestos con los empleados.

También piensa que los empleadores deberían aprovechar la oportunidad para adoctrinar a los trabajadores acerca de dónde vino el dinero, “de lo contrario, los empleados pueden tomar su aumento de sueldo y bonificación y no dar a los republicanos el crédito que merecen”.

En realidad, debo decir que los elogios que los republicanos merecen por cambiar el dinero que el gobierno recauda por impuestos por deuda subrepticia, no son nada claros para mí.

Pero ahora que sabemos que está creando un boom tan poderoso y mundial, nos preguntamos por qué no hacen más de eso.

Tal vez deberían reducir los impuestos a cero para todos y simplemente imprimir el dinero necesario para pagar sus locuras. ¡Qué boom que se dispararía!

Sistema de redistribución de riqueza

Lo que sea que estén haciendo… parece estar funcionando.

El mercado bursátil de Estados Unidos solo ha bajado un solo día en todo 2018. Y el inversionista en grandes fondos de cobertura, Ray Dalio, dice que “vamos a sentirnos muy estúpidos” si seguimos teniendo efectivo no invertido.

Los reporteros se encontraron con Dalio en Davos (¿dónde más?) y el gran hombre les dijo que estamos en un “período Ricitos de Oro”, donde el crecimiento está casi garantizado.

“Las cosas no podrían ser mejores”, pareció decir.

Diablos, nadie quiere ser estúpido.

Entonces, todo el mundo está comprado ahora. La última vez que miré, había cinco toros por cada oso.

¿Cuánto tiempo más puede resistir esta pobre bestia?

La tasa de desempleo también es casi un milagro. Con un 4,1% a nivel nacional, está en un mínimo de 17 años.

En algunos estados, está en un mínimo histórico. En Mississippi, por ejemplo. Y California. Y en Hawai, aparentemente, no se pudo encontrar a ninguna persona que admitiera estar desempleado.

Estas cifras del vaso medio lleno no concuerdan con los 102 millones de adultos estadounidenses en edad de trabajar que realmente no tienen trabajo.

Pero quizás en una futura entrega, la Oficina de Estadísticas Laborales explicará completamente la discrepancia… o simplemente la ignorará junto con el resto de las cifras que muestran el vaso medio vacío.

La inflación todavía está por debajo del 2%… pero solo si se siguen los números falsos de los funcionarios… y no se cuenta la inflación desenfrenada en los mercados de activos.

Y el mercado de acciones, también, requiere un signo de advertencia especial. Ya no es un lugar donde descubrimos cuánto valen las empresas.

En cambio, es parte de un sistema de redistribución de riqueza: los gobernantes alimentan con dinero falso a los mercados. Los activos aumentan y las personas que los poseen se encuentran con una mayor proporción de la riqueza de la nación.

Felicitaciones al “Uno Por Ciento”

Al llevar el dinero falso a la clase financiera, los federales aumentaron la proporción del ingreso nacional obtenido por el “Uno por ciento” a tres veces más de lo que era en los años setenta.

Hay 2,3 millones de personas, por ejemplo, que ganan más de USD 1 millón al año. Y el 0,1% superior gana más de USD 6 millones al año.

Pero la mitad inferior de la población tiene un ingreso promedio de solo USD 16.000. Y siete de cada 10 estadounidenses, según USA Today, tienen menos de USD 1.000 en ahorros.

¿Cómo es posible que una economía pueda estar yendo tan bien… cuando la mayoría de la gente está peor?

Los lectores ocasionales nos etiquetarán rápidamente como progresistas quejándose de la desigualdad. Pero no nos importa la “desigualdad”. Lo que nos importa es la verdad, la justicia y el estilo estadounidense.

Es decir, si una persona gana su dinero honestamente, debería ser una medida aproximada de lo que se merece. O al menos lo que otras personas están dispuestas a pagarle.

En un mundo libre, de acuerdos de suma positiva, lo que obtienes está relacionado con, si no es exactamente igual a, lo que das.

Pero en la década de 1970, el 0,1% superior obtuvo el 10% de los ingresos de la nación. Ahora, obtiene un 20%, el doble.

¿Qué dan los ricos para merecer el doble del ingreso compartido? ¿Están dando el doble?

El 90% inferior obtuvo el 35% del ingreso nacional tan recientemente como 1980. Ahora, solo obtienen el 25%.

¿Qué pasó? ¿Dan mucho menos? ¿O está el sistema amañado contra ellos?

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1

1 Comments

  1. susana barbero 29 enero, 2018

    Me interes o Está nota creo que pone blanco sobre
    negro respecto de algunas economías .
    Soy de argentina

    Conoce uds la realidad de nuestro país?
    Muy complicado por las mentiras de quienes gobiernan