CARGANDO

Escriba para buscar

“Continuemos” y su cabizbajo gabinete económico ratificaron su derrota a vox populi

“Continuemos” y su cabizbajo gabinete económico ratificaron su derrota a vox populi

Juan Ignacio Fernandez
Compartir

Lo último de Dujovne marca el pulso de lo que viene.

El jueves estaba leyendo el diario, como casi todos los días, y me encontré con una perla de “estatua” Dujovne.

El actual ministro de hacienda declaró en su última conferencia en Madrid, que “tiene muy pocas herramientas, pero una voluntad de hierro para bajar la inflación”. Sí, a esta altura creo que todos estamos pensando lo mismo: para decirlo mal y pronto, el equipo económico está “en bolas”.

Si bien esto ya para muchos no resulta algo novedoso, porque desde el inicio de la gestión estaba claro no había un plan consistente, esta desafortunada declaración, en un contexto donde la reputación del BCRA y todo el gabinete económico se encuentra en caída libre -en mi opinión- se erige como la frutilla de un postre de un menú bastante pobre.

Dado el “bear market” del macrismo, iniciado el pasado 28 de diciembre, luego de la muy polémica conferencia de prensa donde el gobierno prácticamente admitió a vox populi que la lucha contra la inflación había pasado a un segundo plano, ahora, luego de los últimos hechos, la tendencia bajista queda aún más clara.

Así, ya lejos se encuentran de prometer resultados de gestión osados, como cuando Macri se comprometió a bajar la inflación a un dígito durante su presidencia, aludiendo que era “lo más fácil”, o cuando anunció que los trabajadores no pagarían impuesto a las ganancias.

De todos modos, en un contexto de campaña, ese tipo de declaraciones pseudo-populistas, donde se anuncian resultados prácticamente inalcanzables, resultan entendibles, y, de hecho, es algo que se puede explicar y hasta predecir utilizando herramental científico formal como la teoría de juegos. En este punto lo que pretendo quede claro es que el error no forzado del gobierno es haberse comprometido a cumplir objetivos delirantes luego de haber triunfado en las urnas, como por ejemplo, las irrealizables metas fiscales y de inflación, todo en con un contexto donde vendieron la ilusión de que luego de algunos ajustes menores, todo mejoraría de manera rápida. Nada más lejos de la realidad.

Los mercados están empezando a comprar el humo macrista a un precio más bajo

Esto deja en evidencia que toda o al menos gran parte de esta desmejora en la confianza sobre la capacidad de repago local se debe a factores endógenos, o sea, internos. 

¿Cuáles son los principales síntomas de esta menor capacidad de repago futura que descuenta el mercado?

En mi opinión, existen algunos factores fundamentales que los mercados están interpretando de manera correcta:

1) Las muy preocupantes alertas provenientes del frente fiscal y comercial, con un gobierno cabizbajo que ahora se muestra abiertamente incapaz de torcer dicho explosivo rumbo. 

a) Tras un 2017 con un rojo de USD 8.500 millones, los últimos datos de INDEC revelan un déficit comercial de casi USD 1.000 durante enero, lo que augura una aceleración en la salida de divisas.

b) Por otro lado, la situación fiscal tampoco cierra por ningún lado, algo empeorado, en mi opinión, por el estéril intento del gobierno de ocultar dichas penurias apelando a la vieja y conocida metodología K de la contabilidad creativa. En concreto, si bien el resultado primario mejoró un 10% en enero de este año, cuando sumamos los intereses, la cuenta se invierte de manera dramática. El rojo financiero creció un 200%, pasando de ARS -11.400 millones a ARS -34.800 millones, en la comparación enero 2017 y 2018, respectivamente.

2) La ineficacia y desprolijidad en torno al fallido proceso de desinflación. 

Tras haberse autoimpuesto un innecesario set de metas de inflación, que incumplieron por márgenes groseros, nuevamente volvieron a cometer otro error no forzado, prometiendo otros números, increíbles para el mercado. El video del gabinete económico anunciando las metas de inflación en 2016 será un sketch cómico en sí.

3) Las movilizaciones y el todavía álgido clima social. 

La última marcha de Moyano, en medio de un contexto de promesas incumplidas y un peronismo reagrupándose -cual villano de Terminator II- inquieta a más de uno. Y eso se “pricea” en el mercado.

Esto no es algo aislado, recordemos la polémica movilización de diciembre pasado, que inició un ciclo alcista del dólar por las reminiscencias que despertó con algunos episodios lamentables de nuestra historia.

Lo que viene, lo que viene en economía de primera…

En palabras del clásico programa de fútbol de los 90s, creo que lo que sería razonable esperar algunos fenómenos para el futuro próximo:

• Más hincapié en la contabilidad creativa por parte del gobierno: a medida que las divergencias entre los resultados fiscales primarios y financieros se profundice, el gobierno intentará tapar con más ahínco la crudeza de la realidad. ¿El motivo? Más allá del hecho de que el gobierno siempre se ha manifestado en favor de la transparencia de los números oficiales, el modelo actual está meramente apoyado sobre un colosal proceso de apalancamiento, o sea, de endeudamiento, por lo que cualquier síntoma grave que ponga en jaque la credibilidad en torno a su capacidad futura de repago, intentará ser tapado en cada ocasión posible.

• Una credibilidad cuasi-nula del BCRA: la inflación no bajará de manera significativa en 2018, por lo que, hacia fin de año, luego de haber fallado consecutiva y categóricamente en sus pronósticos, la credibilidad del BCRA y Sturzenegger será prácticamente nula. No descartaría una renuncia de dicho funcionario antes de que finalice el primer ciclo macrista.

• Disociación del riesgo país argentino frente al resto de la región: lo descripto más arriba tendería a profundizarse. El spread relativo entre el riesgo argie y el de países más serios de la región debería tender a incrementarse, con todo lo que ello implica.

Meanwhile, se acaban de encontrar unos 400kg de cocaína en la embajada rusa en Argentina. Un día normal en Peronia.

Tags:
Juan Ignacio Fernandez
Juan Ignacio Fernandez

Es Licenciado en Economía por la Universidad de Buenos Aires y estudiante avanzado de la Maestría en Finanzas en la Universidad Torcuato Di Tella. Es el analista financiero de ContraEconomía y a su cargo están las recomendaciones de inversión de nuestro producto estrella: ContraInversiones. Juan trabajó como analista macroeconómico en diferentes consultoras y hace dos años fundó su propia empresa de asesoramiento, Oikos Bs. As, especializada en informes de macroeconomía, inversiones y real estate.

  • 1

Tal vez te puede interesar

Dejá un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *