CARGANDO

Escriba para buscar

Ocho axiomas para comprender la economía falsa

Ocho axiomas para comprender la economía falsa

Bill Bonner
Compartir

Cuando la burbuja estalle, la riqueza de los americanos podría caer un 62%.

Venimos escribiendo sobre estos temas hace mucho tiempo. Así que es una buena oportunidad para hacer una pausa y preguntarnos: ¿Qué hemos aprendido hasta ahora?

Vamos a resumirlo como una serie de axiomas.

  1. El dinero real debe estar conectado a la economía real de la energía, el tiempo y los recursos. Tradicionalmente, el oro hacía esa la conexión. (En el caso del Bitcoin, la electricidad es el conector).
  2. El tiempo, la energía y los recursos son limitados; el dinero debe ser limitado, también. La riqueza real se basa en cosas reales. Los políticos no pueden exigir por decreto que la riqueza real aumente, por lo que tampoco pueden aumentar el suministro de dinero real. Pueden aumentar solo el suministro de dinero falso: la nueva moneda “elástica” puesta en marcha en 1971.
  3. El mundo financiero es cíclico, está gobernado por mercados y manías. El mundo económico es gradual y está hecho de cosas reales. Los mercados pueden retroceder repentinamente. Los precios pueden colapsar. Pero las granjas, fábricas y películas rara vez desaparecen.
  4. El gobierno siempre es una manera en que unos pocos se aprovechan de unos muchos. Mientras que el resto de la sociedad se involucra (principalmente) en acuerdos de suma positiva, los federales persiguen acuerdos donde unos ganan a costa de otros. Controlar el dinero es una forma de forzar acuerdos de ese tipo a la gente (generalmente sin que se den cuenta de cómo se les está arruinando).
  5. Las cosas no tienen un precio o valor inherente. En cambio, los mercados descubren lo que valen cuando las personas los ofrecen. Si no se permite que los mercados funcionen libremente, el descubrimiento honesto de precios no ocurre… y nadie sabe cuánto valen realmente las cosas.
  6. Las tasas de interés también deberían descubrirse, honestamente, en un mercado libre. Desde 1987, los funcionarios han manipulado las tasas de interés… forzándolos a hundirse en el dulce barro de la tierra de las fantasías, donde el tiempo corre hacia atrás y los riesgos disminuyen a medida que éste pasa.
  7. Al llevar las tasas de interés a niveles ultrabajos, los gobernantes han falsificado todos los precios de los activos.
  8. La Fed está revirtiendo la política de las últimas tres décadas. En lugar de aumentar la liquidez, está disminuyéndola. (Para finales de 2018, la Reserva Federal dice que va a reducir sus tenencias en $ 600 mil millones en los EE. UU.). Es decir que en lugar de presionar a la baja las tasas de interés, las está subiendo. En lugar de apoyar a los mercados de acciones y bonos como el comprador número uno del mundo, se convertirá en el vendedor número uno del mundo.

La Fed pela la banana

¿Qué sigue?

Esa es la pregunta de hoy: ¿Qué? ¿Y cómo?

Sí, querido lector, la Fed está pelando la banana, en la forma de una serie de aumentos de tasas de interés de un cuarto de punto. Es solo cuestión de tiempo hasta que alguien se resbale.

Pero para entender completamente lo que está pasando, volvemos al papel real de los políticos y su control de nuestro dinero.

Recuerde que los pocos – los que controlan el gobierno (también conocido como “el estado profundo”) – quieren extraer riqueza, poder y estatus de las grandes mayorías.

En la antigua Roma, por ejemplo, “cortaron” las monedas, eliminando parte de los metales preciosos. Luego reemplazaron plata y oro por completo con metal de mala calidad… y, finalmente, con cuero.

Esto ya no era dinero real. La gente le daba vueltas al asunto. E incluso el gobierno se negó a tomarlo en pago de impuestos.

Esta técnica de degradación continuó hasta el reinado de Enrique VIII en Inglaterra, que reemplazó las monedas de plata con cobre para pagar sus guerras con Escocia y Francia.

Una estafa más reciente es simplemente imprimir dinero en billetes extra. Esta técnica ha sido utilizada por casi todos los gobiernos modernos, con Alemania, Zimbabwe y Venezuela, para ofrecer ejemplos recientes y chillones.

El gobierno usa este dinero falso para pagar sus cuentas… y recompensar a sus compinches. Luego, a medida que el nuevo dinero se dispersa a través de la economía, los precios suben.

El público paga más por su pan y cerveza; y por lo general, no tiene idea de por qué. El gobierno luego culpa a los “especuladores”, a los ricos o a los capitalistas poderosos.

Dólar de látex

El recorrido del dólar de látex es más sutil …

En lugar de utilizarlo para pagar facturas directamente, la Fed lo presta a tasas inferiores a las del mercado a los grandes bancos, quienes, a su vez, lo devuelven al gobierno federal.

Luego, para mantener la estafa, el banco central compra los bonos de los bancos, garantizando que los compinches ganen dinero… y que el suministro de efectivo de la Fed siga fluyendo.

Todos los juegos divertidos de dinero comparten las mismas características: se crea dinero falso; este dinero se parece al dinero real preexistente; la élite lo tiene en sus manos primero y lo usa para retirar la riqueza existente de sus legítimos propietarios.

Es por eso que “El uno por ciento”, especialmente Wall Street, es mucho más rico ahora de lo que era en 1971. Y es por eso que tres de los condados más ricos del país ahora son los de Washington DC, en lugar de los lugares donde realmente se crea riqueza.

Hasta ahora, los estadounidenses no se han dado cuenta. No se dan cuenta de cómo les están robando. En cambio, piensan que son ricos, con USD 97 billones en riqueza familiar.

Pero gran parte de eso está solo en el papel… en acciones, bonos y propiedades inmobiliarias demasiado caras. Es financiero. No económico, no es  riqueza. Y está sujeta a un cambio de precios en un abrir y cerrar de ojos.

Tradicionalmente, la riqueza de los hogares es aproximadamente tres veces el PIB… y la deuda total (pública y privada) es aproximadamente 1,5 veces el PIB.

Si ajustamos los números de hoy a estas viejas proporciones, la riqueza de los hogares debería disminuir en USD 37 billones… y la deuda debería reducirse en alrededor de USD 33 billones.

Estos son solo números. Pero muestran, grosso modo, qué esperar cuando explote el sistema de dinero falso de hoy.

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1

Tal vez te puede interesar

To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.