CARGANDO

Escriba para buscar

Con Bernie Sanders estaríamos mejor

Con Bernie Sanders estaríamos mejor

Bill Bonner
Compartir

Si gobernara el izquierdista, los republicanos recuperarían sus principios.

El Dow revoloteó ayer. El Nasdaq, también.

Creo personalmente que el “dinero inteligente” está retirándose primero.

Paul Tudor Jones, Ray Dalio, Bill Gross: muchos gigantes de Wall Street ya han anunciado que se están volviendo bajistas. El resto del dinero inteligente mantiene su boca cerrada… y se pregunta cuándo vender.

La Fed al rescate

Todos los mercados suben y bajan. Así es como descubren los precios, siempre adivinando… siempre ajustándose… demasiado optimistas un día, llenos de tristeza y fatalidad al siguiente.

Pero hay algo diferente en este mercado. El Dow ha pasado de 1.000 en 1982… a más de 24.000 en la actualidad.

El mercado intentó corregir tres veces: en 1987, en el 2000 y en el 2008. Y tres veces la Fed “rescató” al mercado inyectando más efectivo y crédito, recortando las tasas de interés y aumentando los precios de las acciones y los bonos a través de los llamados programas de “relajación cuantitativa”.

Y la próxima vez que el mercado intente corregir… lo que podría suceder cualquier día… la Fed querrá recortar las tasas nuevamente para estimular el flujo de más efectivo y crédito.

Como ya he explicado, entender los movimientos de la política de la Reserva Federal es tan fácil como 1, 2, 3.

Error n. ° 1: deje las tasas demasiado bajas durante demasiado tiempo.

Error n. ° 2: suba las tasas para tratar de “normalizar” las cosas.

Error n. ° 3: baje las tasas en medio del pánico.

Ahora, la Fed está haciendo el número 2 nuevamente. Después de más de 30 años de agrandar su balance (comprando bonos), ahora ha comenzado un programa de ajuste cuantitativo, vendiendo bonos de manera efectiva (o simplemente dejándolos caducar).

Para fines de este año, está programado que se vendan bonos a un ritmo de USD 600 mil millones anuales, lo que sin duda preparará el escenario para el Error n. ° 3 nuevamente.

Cartas sobre la mesa

En primer lugar, creemos que el gobierno no es lo que la gente piensa. En segundo lugar, tampoco lo es el dinero.

A menudo, cuando explicamos lo que vemos que ocurre, la gente nos dice: “Oh… nunca dejarían que eso sucediera”. O: “Si lo hicieran, los votaríamos fuera de la oficina”.

Las mentiras (especialmente las que nos contamos a nosotros mismos) son siempre más agradables que la verdad. Y el mito siempre triunfa sobre la realidad. El mito es que el gobierno de los EE. UU., opera por y para “la gente”.

Se supone que debe tomar decisiones que se adapten a la paz y la prosperidad de la nación; nunca permitiría una crisis catastrófica en la economía.

Después de todo, para eso es una élite: para administrar sistemas complejos que requieren experiencia real.

Bueno, tenemos malas noticias.

En los últimos 30 años, tal vez más, Washington ha sido tomada por una élite incompetente y cada vez más parásita. Ahora tenemos un gobierno por, para y de las personas que lo controlan. Naturalmente, usan su influencia para cambiar cada vez más la riqueza y el poder real.

Los ejemplos más recientes:

  • El Pentágono y sus compinches obtuvieron USD 700 mil millones adicionales para los próximos 10 años.
  • La industria siderúrgica financió el tonto documental Death by China del asesor comercial Peter Navarro, canalizando el dinero a través de una “organización sin fines de lucro”. Resultó ser una de las mejores inversiones de la empresa siderúrgica Nucor: Donald Trump vio el video y le pidió a Navarro que lo asesorara. ¿Cuál fue su consejo? Poner aranceles sobre el acero importado, dando a Nucor una ganancia imprevista.
  • Se suponía que el recorte de impuestos devolvería el dinero a las personas que lo ganan. Lo que realmente hizo es cambiar la carga del gasto gubernamental derrochador de la presente generación de contribuyentes (algunos de los cuales hacen contribuciones de campaña) al público en general y al futuro. Ahora el gasto será financiado con deuda… para ser pagado por alguien, en algún momento, de alguna manera…

Los demócratas, los republicanos y cualquier otro simulador político de poca monta ganaron una gran victoria cuando lograron que el “Equipo Trump” se uniera a los demócratas Pelosi y Schumer para levantar el techo de la deuda y proponer un presupuesto que evite cualquier necesidad de negociaciones difíciles, compromisos o recortes.

La deuda federal ha estado subiendo a un ritmo de USD 200 mil millones al mes durante los últimos seis meses. Llegó a los asombrosos USD 21 billones hace solo cinco días.

Un Scalawag de izquierdas

Bernie Sanders es, por supuesto, un zurdo Scalawag.

Pero si él estuviera en la Casa Blanca, la historia sería diferente.

Los republicanos tendrían que hurgar en el fondo de los cajones de sus escritorios para encontrar sus viejos principios.

Redescubrirían la virtud de los techos de deuda.

Y de los recortes de gastos.

Tal vez incluso la de los presupuestos equilibrados.

Los republicanos podrían entonces detener los “regalos” de los demócratas. Y Sanders y sus aliados (¡usando el veto!) detendrían los proyectos de los republicanos.

Sin embargo, hoy todos van por todo… todos están felices de gastar el dinero (prestado) de otra persona. Todos están a bordo, en la lujosa sección de primera clase de la embarcación, por supuesto, bebiendo Martinis, dándose palmadas en las espaldas…

… todos disfrutan de este verdadero viaje al Infierno financiero.

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1
To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.