CARGANDO

Escriba para buscar

La próxima recesión será la peor

Economía Finanzas Internacional

La próxima recesión será la peor

Bill Bonner
Compartir

La suba de tasas de la Fed pone nerviosos a los mercados

“Las acciones caen luego de las palabras de Powell”, dice un titular en Bloomberg.

El Dow cayó 380 puntos el miércoles pasado, dejando a febrero como el peor mes en dos años.

¿Qué dijo el nuevo jefe de la Fed?

Solo que él pensaba que a la economía le iba tan bien que la Fed podría seguir aumentando las tasas y reduciendo sus tenencias de bonos. En realidad, ya está programado que la Fed se deshaga de casi USD 2 billones en bonos en su programa de ajuste cuantitativo en los próximos dos años.

Alergia a tasas más altas

Como venimos diciendo, la política de la Fed es tan fácil como uno, dos y tres.

Uno: Mantiene las tasas demasiado bajas durante demasiado tiempo.

Dos: Las aumenta, causando una reacción alérgica grave en Wall Street… que luego medica.

Tres: …con tasas más bajas.

Ahora está en medio del error Dos, y creemos que una recesión / accidente ocurrirá antes de que haya tenido la oportunidad de reabastecer el botiquín.

Sí, estimado lector, Wall Street es alérgica a las tasas más altas. No solo elevan la tasa de descuento, lo que hace que el flujo de ganancias sea menos valioso a dinero de hoy… también indican que la Reserva Federal ya no tiene el respaldo de los inversores.

Y ahora, después de tantos años de que la Fed favorezca los activos financieros con las políticas de crédito barato, el mundo financiero es particularmente sensible. Incluso un pequeño aumento en las tasas podría enviar a Wall Street a la sala de emergencias.

Eso está bien por nosotros… No nos importan las tasas más altas. O más bajas. Solo queremos tasas honestas.

Es que las tasas honestas producen precios honestos. Y los precios honestos son lo que una economía necesita para tomar las decisiones correctas.

Precios honestos

Esto nos lleva a la pregunta que nos hacemos una y otra vez.

¿Cómo pueden saber algunos chicos y chicas con doctorado en economía cuál debería ser la tasa de interés honesta?

Ni siquiera los mercados lo saben.

Deben descubrir precios honestos… minuto a minuto… basados ​​en toda la información que les llega. Si esa información no está (de compradores y vendedores dispuestos, prestamistas y prestatarios, toros y osos) entonces los mercados están perdidos.

Pero eso no detiene a la Fed.

Decide, por comité, dónde cree que deberían estar las tasas. Y luego, procede a cometer los errores 1, 2 y 3.

Por supuesto, la nuestra es una visión minoritaria. La mayoría de la gente cree que la Fed sabe lo que está haciendo.

Alan Greenspan, quien presidió la Reserva Federal de 1987 a 2006, fue aclamado por cometer los errores 1, 2 y 3. Y Ben Bernanke, su sucesor, fue elogiado cuando tuvo el “coraje de actuar” cometiendo el error Tres.

La sucesora del Sr. Bernanke, Janet Yellen, fue aclamada por cometer el error Uno durante cuatro años. Y ahora Powell – no es tonto – mantendrá el guion: haga el error Dos hasta que sea el momento de hacer el Tres nuevamente.

Lo mismo de siempre.

Advertencia de recesión

Lo nuevo es que el paso Dos puede desencadenar una cadena de eventos demasiado poderosa para que se detenga el error Tres.

Hasta ahora, la Fed ha vendido solo USD 21 mil millones en bonos. Se suponía que arrojaría USD 50 mil millones al mes, pero parece haberse congelado. Y en el mini accidente de principios de febrero, de hecho se apresuró con el error Tres (una vista previa de lo que vendrá) y agregó USD 16 mil millones a su cartera de bonos.

Incluso el ex secretario del Tesoro Larry Summers, a quien atrapamos en Bloomberg TV esta mañana, ve a los funcionarios cometer errores.

El titular que dejó fue el siguiente: “Summers advierte que la próxima recesión en EE. UU. podría durar más que la anterior”.

¿Por qué?

Los errores son costosos. Distorsionan los precios y hacen que los inversores, los consumidores y las empresas también cometan errores. Y agregan deuda.

Eventualmente, llegas al punto donde la economía tiene demasiada deuda; y la Fed… como un viejo sucio que se pasea por el patio de una escuela… se queda sin dulces.

Incluso con las tasas más bajas en 5.000 años, la Reserva Federal no ha logrado persuadir a los hogares para que agreguen sustancialmente más deuda.

Los compradores de vivienda y los prestamistas vieron lo que sucedió la última vez. La deuda hipotecaria ha disminuido. Además, los hogares simplemente no podían agregar mucha más deuda… ya tenían demasiado.

Eso dejó a las empresas y a los políticos para que hagan el trabajo pesado. Y sí, se inclinaron a la tarea con gran entusiasmo. La deuda comercial es ahora un 40% más alta que en 2008 y el gobierno federal ha agregado USD 10 billones a su carga desde entonces.

El problema ahora es que la Fed se ha quedado sin bombones. Tiene pocas tasas para recortar. Y eso no hace mucho bien de todos modos.

Hay un límite de cuánto puede pedir prestado la gente. A medida que aumentan las tasas de interés, incluso el gobierno federal empieza a tener  problemas.

Puede controlar la cantidad de dinero falso que distribuye. O puede controlar la calidad (precio) de la misma. No puede controlar ambos.

Y cuando los inversores lo ven favoreciendo la cantidad sobre la calidad, se ponen nerviosos. El precio del dinero cae. Los precios de los bienes y servicios aumentan.

Las tasas de interés suben en previsión de una mayor inflación. Esto profundiza la liquidación de acciones e intensifica la depresión económica. Luego, sin más tasas para reducir, la Fed mira con tristeza al error Tres.

¿Qué puede hacer?

Tiene que cometer el error Cuatro. Rara vez se ve en las economías civilizadas. El error Cuatro agita las raíces aburridas como la cálida lluvia de primavera…

… y provoca tensiones de catástrofe ahora latentes en los laboratorios del Infierno.

Quédese en línea para conocer más.

 

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1

Tal vez te puede interesar

Dejá un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *