CARGANDO

Escriba para buscar

Trump no puede ganar esta Guerra Comercial

Trump no puede ganar esta Guerra Comercial

Bill Bonner
Compartir

El comercio no es un juego de suma cero.

El presidente Trump se aferra a sus convicciones en materia de aranceles a las importaciones.

Nos pone contentos.

Estamos cansados ​​de los políticos llorones y groseros, por un lado, pero quepor el otro son erráticos, retroceden y ceden a lo políticamente correcto.

Es bueno ver a un hombre en el cargo que no tenga miedo de mantenerse firme en sus posiciones, sin importar cuán absurdas y lunáticas sean.

Mientras tanto, la noticia esta mañana es que Gary Cohn está dejando la Casa Blanca… junto con otros conservadores, partidarios del libre comercio y viejos republicanos.

Volveremos sobre eso en un minuto…

Pero primero les cuento una novedad del rancho que tengo en la provincia de Salta.

Guerra originaria

Hay una batalla que se desarrolla aquí en Argentina entre los propietarios y las personas que dicen representar a las tribus indígenas, incluso algunas que pueden haber desaparecido antes de que llegaran los conquistadores.

Se llaman a sí mismos “pueblos originarios”… y afirman que la tierra es suya porque fue donde alguna vez vivieron sus antepasados.

Ha habido peleas y manifestaciones en la corte… se han confiscado bienes… se han incendiado casas… y ha habido incluso algunos asesinatos.

Ayer recibimos una actualización sobre la situación local de nuestro capataz, Gustavo.

Todo está en calma ahora, pero el dueño del rancho de al lado se metió en una verdadera pelea con los originarios. Le arrojaron piedras. La policía estuvo allí por días. Bloquearon  el camino para mantener alejados a los alborotadores.

Nosotros no hemos tenido ese tipo de problemas. Los originarios aquí parecen estar alejándose. Ya no vienen a la iglesia… ni a nuestras fiestas. Ni siquiera dicen hola. Pero tampoco hemos tenido ningún problema real.

Intentamos hacer un trato con ellos el año pasado. Gustavo y nuestro abogado se acercaron para tratar de llegar a un acuerdo en que todos salgamos beneficiados.

“No, simplemente no es posible”, explicó Gustavo. “Eres dueño de esta tierra. Pero ellos piensan que es de ellos. No hay forma de negociar así”.

Funda de protección

Mientras tanto, Harley-Davidson se adelantó y explicó al presidente por qué una guerra comercial es una propuesta perdedora.

Según Bloomberg:

El fabricante de motocicletas advierte que los aranceles de Trump sobre el acero y el aluminio podrían aumentar los costos. Las amenazas de represalia de los líderes europeos, que han llamado específicamente a la emblemática compañía estadounidense, también corren el riesgo de perjudicar las ventas en el extranjero.

En otras palabras, las tarifas comerciales de Trump dañarán a las industrias que prometió ayudar.

Harley-Davidson, y cualquier otro negocio decente, se ve obligado a competir en el mercado, satisfaciendo a los clientes todos los días.

Nadie tiene que comprar una Harley. Aumente el precio o simplemente haga algo que irrite a los compradores de la marca estadounidense y dejarán de comprar. Las ventas de Harley ya están cayendo en todo el mundo.

Los líderes empresariales no son ni héroes ni ángeles; como el resto de nosotros, están sujetos a la influencia. Deles la oportunidad y preferirían la “protección” en lugar de competir honestamente.

Pero la protección es una de las peores cosas que le puedes dar a un negocio; también puedes decirles a tus hijos que no se molesten con sus tareas.

El legendario ejecutivo de acero, Ken Iverson, lo explicó de la siguiente manera:

En cuanto los precios comenzaron a subir para que las empresas siderúrgicas comenzaran a ser rentables, dejaron de modernizarse. Solo bajo intensa presión competitiva, tanto internamente desde las pequeñas acerías, como externamente desde los japoneses y los coreanos, las grandes siderúrgicas se han visto obligadas a modernizarse.

A menos que esté bajo una intensa presión competitiva y se convierta en una cuestión de supervivencia del negocio hacerlo, simplemente va a caer de nuevo en sus viejas costumbres. No hay otra respuesta.

Pero el Sr. Trump cree que tiene otra respuesta. Lo deletreó en sus libros. Casi ninguno de sus tweets falla al mencionarlo. Él cree que ganas haciendo que otra persona pierda.

Esa es sin duda la forma en que funciona el gobierno.

Solo una persona gana la Oficina Oval a la vez. Una de las partes gana; el otro pierde. Es rojo o azul. Una facción de los expertos de estado profundo gana el control del gobierno; otros lo pierden.

Pero este juego de suma cero no funciona para los negocios, el comercio, el matrimonio, la familia o las amistades.

En estas cosas, y en la mayoría de la vida, ganas dejando que el otro gane también.

 

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1

Tal vez te puede interesar

Dejá un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *