CARGANDO

Escriba para buscar

China y Estados Unido se equivocan por igual

China y Estados Unido se equivocan por igual

Bill Bonner
Compartir

Juego de manos, juego de villanos.

Hoy vamos a explorar cómo es que las guerras fingidas pueden terminar muy mal.

En una esquina, tenemos al “Soñador Americano: la Bomba Rubia”, el mismísimo Donald J. Trump.

En el otro, está Xi Jinping, la “Gran Esperanza Roja”, decidido a no ser el último emperador del Reino Medio.

Al igual que los luchadores profesionales, los dos han entretenido a la gente de la popular con  sus saltos, movimientos corporales, piruetas especiales y sus arengas a la multitud.

Fingen luchar, pero ambos están realmente en el mismo equipo… trabajando juntos hacia el mismo objetivo: separar a los fanáticos de su dinero.

Uno gasta dinero que no tiene. El otro toma el dinero falso y finge que es real. Ambos creen que se están haciendo fabulosamente ricos.

Los chinos ahora tienen docenas de ciudades y centros comerciales que no existían en 1982, aunque todavía no tienen clientes, ni compradores, ni ingresos.

Los estadounidenses tienen acciones que creen que valen 24 veces más que en 1982, a pesar de que el consumidor típico no tiene un centavo más de poder adquisitivo real.

Clúster de fraudes colosales

Toda la fantasía en ambos lados del Pacífico se basa en un cúmulo de fraudes colosales: que el dinero falso es tan bueno como el real, que la deuda es tan buena como los ahorros, que los políticos pueden mejorar una economía prestando dinero falso a tasas reales por debajo de cero, y que las personas con PhD y teorías baratas pueden hacer un mejor trabajo en guiar una economía que los precios establecidos en el mercado.

Pero para que el fraude funcione, ambas partes deben cooperar para mantener el ritmo. Si alguno se sale de la secuencia de comandos… todo el espectáculo podría convertirse en un fracaso.

Esto decía el Global Times de China:

La parte china seguirá su ejemplo hasta el final cueste lo que cueste y atacará firmemente, utilizando nuevas contramedidas integrales, para defender firmemente el interés de la nación y su pueblo… China ‘tomará represalias de inmediato, de manera intensiva, sin ninguna duda’ si Estados Unidos publica una nueva lista de aranceles sobre importaciones adicionales por valor de USD 100.000 millones, afirma el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Gao Feng, quien agrega:

‘Nosotros los chinos no iniciamos peleas, pero si alguien elige pelear con nosotros, lo enfrentaremos. Nosotros los chinos siempre tomamos las cosas en serio; actuaremos como decimos’.

¿Qué pasa después? Es difícil de predecir. Los dos lados están improvisando. Trump, el autodenominado “Rey de la deuda”, no parece entender el papel de China para mantener la deuda fluyendo.

Y el Sr. Xi no parece darse cuenta de que su economía depende en gran medida del dinero simulado de los estadounidenses.

Inundados de deuda

El Soñador Americano y La Gran Esperanza Roja pueden intercambiar “golpes voladores de antebrazo” y pretender golpearse mutuamente en medios de comunicación falsos. Pero si comienzan a pegarse el uno al otro en serio, la economía mundial podría colapsar.

La razón: hay demasiados prestatarios y no suficientes prestamistas.

Ya la Fed está dejando que su cartera de deuda “se escape”… a una tasa proyectada de USD 600 mil millones por año. El gobierno federal, mientras tanto, vende deuda (préstamos) a gran escala. Forbes informa:

La nueva normalidad estadounidense de USD 1 billón o más de déficit presupuestario anual comenzará oficialmente esta semana cuando la Oficina de Presupuesto del Congreso publique su informe económico y de perspectivas presupuestarias. Se demostrará que el déficit será al menos tan alto cada año que Donald Trump sea presidente.

Para ser justos, de hecho hubo cuatro déficits federales consecutivos de un billón de dólares durante la administración Obama desde el año fiscal 2009-2012. Esos déficits fueron causados ​​principalmente por la Gran Recesión, y fueron temporales.

Por el contrario, los déficits de Trump son cambios permanentes en la perspectiva del presupuesto federal provocada por reducciones en los ingresos y aumentos en el gasto.

De repente, el mercado de deuda está inundado. Solo entre el gobierno de EE. UU. y la Fed, chuparán casi USD 2 billones al año de los ahorros.

Pero China es el mayor tenedor individual de la deuda de EE. UU. por un valor de USD 1.3 billones. Imagínense lo que sucedería si China, tal vez en represalia por las provocaciones de Estados Unidos, decidiera deshacerse de los bonos de EE. UU.

¿Quién compraría tanta deuda? ¿De dónde vendría el dinero? ¿Y qué pasaría con el precio de la deuda (rendimientos de la tasa de interés) con tantos grandes vendedores y sin grandes compradores?

¿Cómo sobrevivirían millones de prestatarios, ya alcanzados al 3% de interés, en un mundo de tasas del 5%?

El gobierno federal, para dar un ejemplo importante, ya está programado para gastar más en el servicio de la deuda que en la defensa en 2020.

Y eso supone que las tasas no aumentarán significativamente. Si aumentan las tasas a niveles “normales”… y todo explotará.

En el Civic Arena de Pittsburgh en 1998, la humanidad se estrelló contra la alfombra en un truco que salió mal. Contusionado, roto y maltratado, el luchador profesional sobrevivió. Y a los fanáticos les encantó.

Pero cuando el sistema financiero falso del mundo se derrumbe… dudamos que a la humanidad le guste mucho.

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1

Tal vez te puede interesar