CARGANDO

Escriba para buscar

“GoycoSturze” la manda al córner: ¿Qué hará el capitán Macri con el aire extra?

“GoycoSturze” la manda al córner: ¿Qué hará el capitán Macri con el aire extra?

Compartir

La corrida terminó, pero la resaca sigue latente. ¿Dólar o Lebac?

El jueves por la tarde estuve en el programa de Chiche Gelblung en Crónica TV. En un tramo del mismo, me preguntó por qué el equipo económico se muestra altamente soberbio en las conferencias de prensa cuando los resultados económicos han sido, como mucho, altamente cuestionables.

Yo, sinceramente, me hago la misma pregunta.

En esta nota vamos a analizar el contexto actual, ahora que parecería se han aquietado las aguas.

La corrida cambiaria terminó, pero la resaca queda

Más de USD 9.000 de dólares después, la corrida cambiaria parecería haber cesado. Al menos por el momento.

El gran indicador que creo refleja esto es la convergencia de las tasas de LEBAC ofrecidas por el Banco Central en la última licitación Vs. Las tasas actuales en el mercado secundario. Básicamente, las tasas del mercado secundario, no sólo no se han movido, sino que parecerían mostrar alguna baja menor, lo que indica que las tasas ofrecidas por Sturzenegger se parecen bastante a la que el mercado cree necesarias como para que este se mantenga inmóvil. Reitero, al menos por ahora.

Más allá de esta aparente quietud de la plaza local, lo cierto es que hubo histéresis.

O sea, no volveremos al equilibrio macroeconómico de hace 1 o 2 meses, ni por asomo.

¿A qué me refiero con esto? La demanda de dinero ha caído de manera permanente, y el cimbronazo cambiario implicará, por ejemplo, una aceleración inflacionaria no prevista, que llevará a la inflación hacia un número cercano al 30%, lejos del 25% que personalmente esperaba hasta hace algunas semanas.

Así, el nuevo escenario actual se caracteriza por lo siguiente:

  • Dólar de $25, mientras el mercado ya pricea uno de casi $30 a fin de año, lo que implica una devaluación esperada “punta a punta” cercana al 60%. Áspero.
  • Inflación cercana al 30%,
  • Tasas de LEBAC en el orden del 35%-40%, que, incluso bajando, nunca lo podrían hacer -en el corto plazo- por debajo del 30%.

O sea, “las tasas sub-30” parecerían haberse extinguido como el T-Rex. La reputación del BCRA, también. Esto quedará bien claro cuando se den a conocer los próximos datos de inflación, que reflejarán una aceleración notable, lo cual dejará en evidencia el poco atractivo de unas potenciales “tasas sub-30”.

El próximo penal de “Goyconegger”

Mirando un poco hacia adelante, la pregunta que todos nos hacemos es: ¿Cuál será el próximo penal de “GoycoSturzenegger”? ¿Será alguna conferencia de prensa desacertada? Esperemos que desde el gabinete hayan aprendido a cuidar la institucionalidad. Las señales hacia el mercado, queda claro, importan y mucho.

Así, centrándonos en la agenda político-económica, lo cierto es que el gobierno sólo parece haber pateado la pelota al córner para ganar tiempo y aire. Nada más, nada menos.

En concreto, la próxima licitación de LEBAC será otro penal para “GoycoSturze”, cuya dificultad dependerá, casi exclusivamente, de los anuncios en materia de política fiscal hasta esa fecha, descontando otros eventos exógenos, como algún ruido del frente exterior que pueda desencadenar otro derrotero de pesimismo similar al de las últimas semanas.

En la medida que no se anuncien medidas más agresivas que contribuyan a despejar las dudas existentes sobre la sostenibilidad de este gradualismo, entonces el Banco Central tenderá a tener una pulseada mensual cada vez más áspera contra el mercado.

De esta forma, en caso de que no haya ninguna medida seria en el frente fiscal, será cuestión de tiempo para que, en algún momento, el mercado agarre al BCRA con la guardia baja y termine de noquearlo. No hay que perder de vista que el mercado ya olió sangre; lo que ocurrió fue una antesala a escala pequeña de lo que podría llegar a ocurrir.

A esta altura, todo el gabinete económico debería tenerlo muy claro.

Entonces…¿dólar o “supertasas”?

Las tasas, cercanas al 3,5% mensual, sin duda le ganarán a la inflación en los próximos meses. El interrogante, entonces, es si le ganarán al dólar.

Para responder a ello, la variable clave es lo que en la jerga se conoce como “dólar break-even”. Esto es, el nivel de tipo de cambio a partir del cual se determina si conviene o no ir a tasa.

Veamos:

Como se puede observar, en caso de que el dólar se ubique -por ejemplo- en $26 el 21 de junio, entonces, ingresando hoy a LEBAC, habremos obtenido una ganancia nula en dólares, a pesar de haber ganado casi un 3,6% en pesos (la tasa anualizada se ubica en el 38%).

Otro ejemplo para que quede aún más claro: si licitás LEBAC a 61 días hoy (o sea, que vencen el 18 de julio), entonces, si el tipo de cambio -para ese entonces- se ubica por debajo de $26,8, habrás obtenido un rendimiento positivo en dólares, y muy positivo en pesos. En caso contrario, si el dólar se ubicara por encima de ese nivel, entonces, a pesar de las “súper tasas”, habrás visto como tu tenencia de LEBAC licuarse frente al avance de la divisa americana.

Por este motivo, realmente no queda claro qué conviene, dado que, como vimos en el apartado anterior, la evolución del tipo de cambio, en gran medida, dependerá de la consistencia de los anuncios fiscales durante estas semanas, más/menos otras noticias desafortunadas que puedan reavivar a la bestia.

Así, lo que recomiendo HOY para los inversores conservadores es una estrategia mixta, por ejemplo, con una ponderación del 50%/50% entre activos seguros y cortos dolarizados (ej: letes) y LEBAC.

En cuanto a lo personal, espero dejemos de festejar, y encima de manera soberbia, el hecho de mandar la pelota al córner.

Estamos a contrarreloj y todavía no veo un sentido de urgencia en las personas que deberían estar gestionando el cambio.

 

Tags:
Juan Ignacio Fernandez
Juan Ignacio Fernandez

Es Licenciado en Economía por la Universidad de Buenos Aires y estudiante avanzado de la Maestría en Finanzas en la Universidad Torcuato Di Tella. Es el analista financiero de ContraEconomía y a su cargo están las recomendaciones de inversión de nuestro producto estrella: ContraInversiones. Juan trabajó como analista macroeconómico en diferentes consultoras y hace dos años fundó su propia empresa de asesoramiento, Oikos Bs. As, especializada en informes de macroeconomía, inversiones y real estate.

  • 1

Tal vez te puede interesar

Dejá un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *