CARGANDO

Escriba para buscar

¿Campeones después de irnos a la B?

¿Campeones después de irnos a la B?

Matias Daghero
Compartir

La semana pasada recibimos un espaldarazo de apoyo de la comunidad internacional con el préstamo más importante de la historia del Fondo Monetario Internacional. ¿Llamado de atención a tiempo o un nuevo 2001?

Hay veces en la vida que uno necesita tocar fondo antes de poder salir adelante. Y el deporte puede ayudarnos a notar esto de una manera mucho más rápida.

Luego de verse envuelto en escándalos de corrupción, la poderosa Juventus recibió una fuerte quita de puntos que lo llevó a la Serie B por primera vez en su historia en el año 2006. Sin embargo, a poco más de 10 años de esa sanción, la “Vecchia Signora” acumula 7 campeonatos italianos de manera consecutiva.

Si nos movemos al ámbito local, los hinchas de River recordarán el doloroso descenso (a diferencia del caso de la Juventus acá no hubo sanción política, sino que se debió a resultados futbolísticos). Pero al regresar a Primera pudieron recuperar su antiguo esplendor para llegar a ganar incluso una Copa Libertadores casi 20 años después de su última consagración.

Y, por poner un último ejemplo de mi ciudad natal, el equipo cordobés Talleres llegó a descender hasta el “Argentino A” (algo así como la C) para luego recuperarse y llegar a clasificarse para jugar la próxima Copa Libertadores.

Estas situaciones de fuertes crisis que les tocó atravesar a estos clubes, a pesar del sufrimiento que significó para sus hinchas, les ayudó a forjar un futuro brillante.

Si trazamos el paralelismo con lo que pasó la semana pasada con la Argentina volviendo a firmar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional tras la experiencia vivida en 2001, es comprensible que una gran parte de la población argentina sienta que nos fuimos a la B.

¿Estábamos realmente en la B?

Si analizamos los números finos, la Argentina dista mucho de lo que era en 2001 en materia de desempleo y crecimiento (en aquel momento estábamos en recesión). Pero hay algo que nunca cambia: el déficit fiscal.

Este es el eterno gran problema de nuestro país.

Lo que realmente motivó este regreso al FMI fue el susto que se llevaron los funcionarios ante la fuerte corrida cambiaria que vivieron todos los países emergentes (donde si el resto estornuda nosotros caemos en cama) y la posibilidad de que el endeudamiento internacional (clave en el modelo gradualista de Cambiemos) se encareciera fuertemente.

Trazando un paralelismo con los casos futbolísticos, podemos decir que estábamos en zona de promoción a 6 fechas del final del torneo y con nuestra principal estrella lesionada por el resto del campeonato.

La Libertadores de visitante

La resonancia que genera un número gigante como los u$s 50.000 millones anunciados representó un espaldarazo para el gobierno, sintiendo por primera vez con hechos el fuerte apoyo de la comunidad internacional.

Como dicen los estadounidenses: “Put your money where your mouth is” (pon tu dinero dónde está tu boca).

Es que muy lindas todas las fotos con los presidentes del G7 y las visitas diplomáticas, pero era un momento en donde lo que Argentina necesitaba eran los dólares.

Finalmente aparecieron.

Sin embargo, las metas trazadas de aquí en adelante en el marco del acuerdo son más que exigentes.

Un país que en las últimas décadas sólo tuvo superávit fiscal cuando se encontraba en default (no pagábamos los intereses de la deuda) buscará alcanzarlo en 3 años.

Para conseguir esto, la Reforma a la Carta Orgánica del Banco Central que le impedirá brindar asistencia al Tesoro sería un hito histórico. Como dijo Federico Sturzenegger en la conferencia de prensa en la que se anunció el acuerdo con el FMI: “Se acabó la maquinita”.

Sé que una ley jamás podrá despertar pasiones o unirnos como argentinos como lo haría un título en el Mundial de la mano de Messi, pero claramente de aprobarse esta ley los argentinos deberíamos ir a festejar al Obelisco.

Es que no hay nada que atente más contra el desarrollo de un país y que genere el empobrecimiento de la población como el flagelo de la inflación.

En la tabla a continuación podrás notar como desde 1944 no podemos escapar de ella:

Esta modificación en la Carta Orgánica del BCRA constituiría un cambio clave en el proceso de buscar acabar finalmente con la inflación (algo que en el mundo no es un problema desde hace décadas), hasta el punto que ojalá en los manuales de historia económica con los que se estudie de acá a 10 años figure como el punto de inflexión que nos llevó a tener una inflación de un dígito como en el resto del mundo.

Buena noticia para los inversores

Pasando a lo que nos compete, los mercados, la noticia fue muy bien recibida por los inversores, con suba en el precio de las acciones y una caída en el riesgo país.

El contar con este reaseguro del FMI hará que Argentina no se vea obligada a salir a buscar fondos a cualquier tasa en los mercados. Es más, la banda de tasas mencionada (inicialmente cercana al 2% y con un techo del 4%) hace que no tengamos nada que envidiarle a las potencias mundiales en costo del financiamiento.

De esta manera, luego de 2 años consecutivos con emisiones récord, la deuda argentina podría ser menor a la que los inversores internacionales están buscando en un mundo con tasas muy bajas aún (a pesar de las subas recientes de la FED).

Y, como en todo mercado, ante una demanda mayor a la oferta los precios tienden a subir (en este caso de los bonos), haciendo bajar al Riesgo País.

Luego de las fuertes caídas en lo que llevamos del año en acciones y bonos argentinos, los precios lucen más que atractivos para aquellos inversores que busquen realizar inversiones con un horizonte de mediano y largo plazo.

En esa línea nuestro servicio Vacas Lecheras presenta inversiones para aprovechar este relanzamiento de la Argentina. Si te interesa conocer más sobre una estrategia de inversión que te permite comenzar a invertir desde la Argentina y sin importar tu capital podés hacer clic aquí.

Matias Daghero
Matias Daghero

Matías Daghero es Asesor Financiero Certificado por IAEF (Argentina) e IEAF (España), Especialista en Dirección de Finanzas (ICDA-UCC) y Contador Público (UCC).

  • 1

2 Comments

  1. Ismael Alberto Marengo 13 junio, 2018

    Hola Matías. Muy bueno el informe

    Responder
  2. Enrique 15 junio, 2018

    Cómo escribís capo! Te entiendo a medias ,en economía todavía no eximo!@demas ,en Vacas Lecheras ,la planteas tan fácil,pero la economía es cosa tuya,yo con el número de la cuenta bancaria,ya me pierdo! Hay algo más fácil? gracias

    Responder

Dejá un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *