CARGANDO

Escriba para buscar

Redes sociales, un negocio problemático

Redes sociales, un negocio problemático

Kyong seob Cho
Compartir

Primero una filtración de información muy grave y ahora las noticias falsas. Las redes sociales enfrentan cada vez más problemas.

La semana pasada, después un tiempo de haberlo pensado, tomé la decisión de cerrar mi cuenta personal de Facebook.

Tal vez te estás preguntando por qué hice esto.

El motivo principal fue porque estoy preocupado sobre el uso que le dan a los datos que tienen de nosotros.

Facebook, como otras redes sociales que se usan estos días, parecía haber surgido para cubrir una necesidad muy importante de la nueva generación conocida como “los milenials”.

Con las redes sociales estos jóvenes tienen la posibilidad de estar conectados las 24 horas, compartiendo con sus amigos lo que quieran, ya sean momentos o recuerdos.

En un primer momento todo parecía estar bien con el uso de estas redes.

Sin embargo para muchos esta percepción empezó a cambiar desde que se dio a conocer lo que estas empresas hacían con nuestra información.

Ahora mucha gente tiene la misma preocupación que yo.

A pesar de esto Facebook es una de las empresas más grande del mundo, con una valuación de 535 mil millones de dólares.

¿Cómo genera ganancias Facebook?

L respuesta es sencilla. El gigante de Silicon Valley, así todas las compañías similares, ganan dinero vendiendo información nuestra a diferentes empresas para llevar a cabo campañas publicitarias.

Este modelo de negocios consiste en ofrecer servicios gratuitos –chat, compartir fotos, videos en vivo- pero para, a cambio, obtener información de los usuarios, que luego se vende a las empresas.

Desde mi punto de vista, este es un modelo de negocio que no tiene futuro.

No digo que el enorme Facebook vaya a desaparecer de un día para el otro, pero sí considero que un día, sin darnos cuenta, habrá dejado de ser lo que es ahora.

Poco a poco estamos empezando a ver la evidencia de los problemas.

Conflictos actuales

Las “noticias falsas” son uno de los grandes problemas que enfrentó Facebook últimamente. Las falsas noticias consisten en proveer información errónea con la intención de inducir al error o manipular decisiones personales.

Durante la campaña presidencial de Donald Trump hubo una gran cantidad de noticias falsas en Facebook. Muchas de estas tuvieron una enorme popularidad, inclusive más que las noticias reales.

En un primer momento, Facebook intentó resolver este “inconveniente” de las noticias falsas que circulaban en su red social. Sin embargo, al día de hoy eso parece haber cambiado.

El directivo de News Feed de Facebook, John Hegemen, dijo recientemente a CNN que el hecho de que las noticias sean falsas no viola la política de Facebook y que la parte fundamental es que Facebook fue creado para que cualquier persona pueda dar su opinión.

Además de las noticias falsas, la compañía dirigida por Mark Zuckerberg enfrentó otro escándalo recientemente. Se trató de una filtración de datos que involucró a Donald Trump y a la consultora política Cambridge Analytica.

Cambridge Analytica fue contratada para colaborar a la campaña electoral de Donald Trump y también estuvo presente en el referéndum inglés sobre la decisión de salir de la Unión Europea.

En marzo de este año, 3 periódicos muy importantes reportaron el escándalo sobre la “Filtración de datos”, donde denuncian que se usó ilegalmente información de más de 87 millones de usuarios de Facebook.

La información provista por Facebook fue tan detallada que le permitió a Cambridge Analytica crear perfiles de los usuarios, que pudieron determinar qué tipo de anuncio sería más efectivo para persuadir a una persona de un lugar con respecto a una decisión en un evento político.

Filtraciones de datos personales, noticias falsas… ¿qué más?

Otro modelo de negocios

Frente a estas problemáticas y verdaderos escándalos es que creo que el modelo de negocios actual para las redes sociales deberá cambiar radicalmente.

Es así que el modelo que sí va a prosperar y va a ser utilizada por las empresas tecnológicas es el modelo por suscripción.

Va a terminarse el esquema donde los usuarios reciben productos y servicios “gratis” a cambio de su información personal, y se dará paso a uno donde los usuarios paguen una suscripción periódica.

Ésa es la forma que hacen negocios Netflix, Spotify o las grandes empresas de videojuegos.

Y cada vez más compañías online van a empezar a utilizar esta forma de negocio.

No nos sorprendamos si el día de mañana las redes sociales u otras aplicaciones que solían ser gratuitas comienzan a cobrar una suscripción.

Cuando llegue ese momento, verás que yo te avisé.

Tags:

Tal vez te puede interesar

1 Comments

  1. Clever lino 1 agosto, 2018

    Felicidades y bendiciones.. muy buenas informaciones sigan adelante.