CARGANDO

Escriba para buscar

La tasa más alta del mundo

La tasa más alta del mundo

Matias Daghero
Compartir

Luego de la fuerte escalada del dólar, el BCRA subió fuertemente su tasa para intentar contenerlo. ¿Cómo impacta su valor en la economía y en las carteras de los ahorristas?

Lamentablemente para todos los argentinos, cuando nuestro país figura al tope de la lista en alguna cuestión de los mercados financieros no suele ser por algo agradable.

Así, por ejemplo, el default de la deuda argentina en 2.001 por u$s 88.000 millones es considerado el más grande de la historia.

También ese default es el que se lleva el reconocimiento como el que más se prolongó en el tiempo: más de 14 años.

Bueno, sin llegar a la implicancia de lo que significó ese default, en este momento Argentina también ostenta un triste récord. En estos momentos somos el país con la tasa de interés en moneda local más alta del mundo.

En la tabla a continuación podés observar un listado más detallado:

Como podrás notar los que se encuentran al tope de la tabla también tienen altos niveles de inflación.

Y que lejos que nos quedan los países desarrollados con sus tasas cercanas a cero. Pero del impacto de esto en nuestras exportaciones te hablo más adelante.

¿Cómo impacta en la economía esta tasa?

El primer impacto de estas elevadas tasas de interés es que las personas retrasan decisiones de inversión en la economía real, en la cadena de pagos y tratan de mantener al máximo disponible posible liquidez para poder beneficiarse con ellas.

Es que, difícilmente un negocio de la economía real te permita obtener semejante tasa de retorno y encima libre de riesgo (le prestás al que tiene la máquina para emitir los billetes para pagarte). Y también los empresarios tratan de estirar la cadena de pagos al mayor plazo posible para seguir cobrando intereses.

En segundo lugar, también podemos marcar que esto eleva fuertemente las tasas a las que toman crédito las empresas, a la que descuentan cheques y a las que financian su capital de trabajo y compra de maquinarias. Nuevamente, la tasa del BCRA es la libre de riesgo por lo que el riesgo de crédito de cualquier empresa privada se va a encontrar sobre éste.

Sin embargo, más allá de la fuerte difusión mediática de este último punto, hay que ser conscientes que la participación del crédito al sector privado como porcentaje del PBI (también conocido como apalancamiento financiero de las empresas) en Argentina es muy bajo. Basta con mirar el siguiente gráfico:

Mientras que en otros países como Colombia o Brasil estos porcentajes son del 47 y 62% respectivamente, en Argentina apenas es del 14%.

Y más allá que en medio de esta coyuntura el justificativo de la elevada tasa viene más por el lado de la crisis cambiaria y la guerra contra la inflación, en contextos más tranquilos las tasas de interés en argentina también han sido más elevada que las de otros países.

Esto tiene como principal consecuencia una suba en el costo financiero de las empresas argentinas. Y esto, más allá del dólar, también es competitividad. Pensar en una industria argentina que tiene que competir con una industria europea que obtiene créditos blandos nos deja varios pasos atrás. Hay que trabajar en hacer crecer el mercado para que baje el costo de financiamiento.

Sin embargo, el soberano no está ayudando en estos momentos.

Pero no es la única tasa que sube

Para calcular la tasa que paga una empresa, dicen los libros de finanzas, hay que tomar la tasa que paga el país (también conocida como tasa del soberano) y sumarle un spread por riesgo.

Sin embargo, en Argentina tenemos algunas excepciones a esa regla. Por ejemplo, las Obligaciones Negociables de Arcor pagan menos tasa que los bonos nacionales (no resulta difícil de entender cuando uno observa la solidez financiera de la empresa y una historia sin defaults que contrastan fuertemente con la situación del soberano).

Si miramos la evolución de los spreads de tasa de Argentina y lo comparamos con la situación de otros países emergentes, podremos notar que en ambos casos vienen aumentando en este año. Pero como en todo, Argentina lo está haciendo en una proporción mayor.

En el gráfico a continuación podés observar como desde mediados de junio la línea blanca que representa a Argentina comenzó a separarse de la celeste del resto de países emergentes:

Esta suba de la tasa en dólares se combina con la suba de tasa en pesos (donde tenemos el título mundial) generando un cóctel explosivo para las empresas que necesiten buscar financiamiento.

¿Para el ahorrista conviene la alta tasa en pesos y en dólares?

Una mirada cortoplacista desde el punto de vista del ahorrista puede ser positiva respecto a las mayores tasas que se pagan en ambas monedas. Al fin y al cabo estará obteniendo un mayor retorno por sus ahorros.

Sin embargo, la mirada debe ser más amplia y lo que debe mirar quien invierte son dos factores: rendimiento real y riesgo asumido.

Por el lado del rendimiento real, se entiende al mismo como el rendimiento conseguido luego de deducir el impacto de la inflación en el rendimiento nominal. En este caso, si bien la tasa en pesos es elevada, en lo que llevamos del año la elevada inflación (que alcanzó la ex-meta del BCRA en 6 meses) se ha llevado gran parte de la utilidad.

Por otra parte, el riesgo asumido es más que elevado con independencia de si la inversión la hacemos en pesos o en dólares. En el caso de inversiones en pesos, el principal riesgo latente es que se produzca una devaluación. A su vez, en el caso de las inversiones en dólares el riesgo viene por la suba del riesgo país que golpea el capital de la inversión y sube las tasas de interés.

Se trata de un momento complejo en el que los riesgos suben pero también aparecen muchas oportunidades. Sobre todo en el caso de que se consiga revertir la situación hoy se puede lockear tasas en dólares en niveles estratosféricos (parte larga de la curva en dos dígitos) por varios años. Es cuestión de medir riesgos y analizar escenarios.

 

Tags:
Matias Daghero
Matias Daghero

Matías Daghero es Asesor Financiero Certificado por IAEF (Argentina) e IEAF (España), Especialista en Dirección de Finanzas (ICDA-UCC) y Contador Público (UCC).

  • 1

Tal vez te puede interesar

To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.