CARGANDO

Escriba para buscar

Las acciones subirán dramáticamente

Las acciones subirán dramáticamente

Bill Bonner
Compartir

O, al menos, eso dice Trump: ¿tiene razón?

En uno de sus últimos Tweets, el presidente de los Estados Unidos de América hizo una predicción sobre el mercado de valores.

Dijo que los precios subirán “dramáticamente” a medida que avancen sus negociaciones comerciales internacionales.

Nunca antes en la historia de la nación un presidente -ayudado, instigado y asesorado por miles de las personas más inteligentes del planeta… con presupuestos de investigación casi ilimitados… rastreando cada detalle y grabando cada conversación- ofreció pronósticos del mercado accionario.

Muévete, Jim Cramer. ¿Y quién necesita a Warren Buffett? Y también puedes olvidar a Ben Graham y Charles Dow. Si POTUS no sabe, ¿quién lo hace?

Fue a la prestigiosa Wharton School of Business y parece “una persona realmente inteligente”.

Nunca antes los estadounidenses habían tenido una elección tan dura y simple.

Los patriotas que piensan correctamente ahora saben qué hacer: comprar, comprar, comprar. En cuanto al resto de nosotros, cubrimos nuestras apuestas.

“Alrededor del 5”

Pero lo que ha sido más delicioso en la fiesta de las noticias en los últimos días es el notable optimismo y la disposición a hacer del “número uno” de Estados Unidos.

Algunos dirán que el presidente es un mentiroso. Otros dirán que es un tonto.

El martes, el presidente Trump ofreció una predicción económica para cumplir con su pronóstico de mercado. Dijo que el crecimiento del PIB se estaba acelerando y que “podría estar alrededor del 5 (%)” para este trimestre.

Associated Press explicó:

Trump también elogió sus propias políticas económicas y comerciales, diciendo que está “llevando nuestra economía a nuevas alturas increíbles” a pesar de los temores de daños provocados por las crecientes disputas comerciales que ha provocado.

“Vas a ver un verdadero crecimiento”, prometió.

¡Es muy fuerte! Necesitamos lentes de sol; no podemos recordar la última vez que tantos escenarios color de rosa nos cegaron al mismo tiempo.

Mejores acuerdos comerciales… Precios de las acciones en alza… Crecimiento superior al 5% (promedió solo alrededor del 2% en los últimos 10 años)… Registro de desempleo con más personas trabajando en dos empleos que nunca…

Hasta nuestro índice de Catástrofe se ve menos catastrófico. Nuestro jefe de investigación, Joe Withrow, informa:

El índice Doom se “enfrió” de nuevo a 6 este trimestre: nuestro nivel de “advertencia suave”. Todavía estamos viendo una historia de dos mundos en el sentido de que nuestras métricas financieras dan señales de advertencia intermitentes… pero nuestras métricas de economía “real” siguen siendo relativamente sólidas.

Asistí a una charla ofrecida por el gerente de fondos de cobertura Mark Yusko en Nueva York el mes pasado y, básicamente, dijo lo mismo que hemos estado diciendo durante un tiempo: los rendimientos de los mercados bursátiles probablemente serán terribles en la próxima década. Cree que podemos esperar un rendimiento del -4% al 0% en los próximos 10 años…

Ingresos suficientes

Pero espere, hay más… Trump dice que la deuda nacional también baja, gracias a sus aranceles importadores.

The New York Times tiene la historia:

El presidente Trump tiene un nuevo plan sobre cómo pagar la deuda nacional: gravar a los consumidores y las empresas estadounidenses cuando compran ciertos productos de países extranjeros. […]

Trump sostuvo el fin de semana que las tarifas que su administración le ha impuesto al acero, el aluminio y una variedad de productos chinos importados pronto comenzarán a generar ingresos suficientes para reducir la deuda federal.

Y aquí vemos la deliciosa calidad de la imaginación de Donald J. Trump. Está proponiendo convertir un déficit comercial de USD 800 mil millones en un superávit fiscal impulsado por los aranceles.

Por supuesto, eso nunca va a suceder. Pero la idea deja al Sr. Trump como un genio económico… o un soñador sin esperanza… o un imbécil. Destruiremos sus tweets del fin de semana a continuación. Trump dijo:

Todos los países de la Tierra quieren sacar riqueza de los EE. UU., Siempre en nuestro perjuicio. Yo digo, como vienen, imponles impuestos. Si no quieren cobrar impuestos, que creen o construyan el producto en los EE. UU. En cualquier caso, significa empleos y una gran riqueza.

Debido a los aranceles, podremos comenzar a pagar grandes sumas de los USD 21 billones en deudas acumulados, en gran medida, por la administración Obama, al tiempo que reducimos los impuestos para nuestra gente.

La sugerencia de que los países sacan riqueza de los EE. UU. es curiosa. Las personas comercian entre sí, y todas quieren salir adelante. Los gobiernos se interponen en el camino.

A partir de hoy, por ejemplo, se nos dice que ya no podremos comprar alfombras persas… porque el señor Trump tiene algún resentimiento contra el gobierno de Irán.

¿Pero cómo los extranjeros “sacan la riqueza”?

Cuando los fabricantes japoneses envían televisores o automóviles… lo hacen a cambio de simples anotaciones electrónicas, también conocidas como “dólares”.

Es probable que los compradores y vendedores estén contentos con los tratos. De lo contrario, no los realizarían. Entonces: ¿Quién pone la riqueza? ¿Quién la saca? ¿Cómo el comercio nos perjudica? No lo sabemos.

Hipótesis genial

La solución propuesta es gravar las importaciones.

Veamos, los estadounidenses pagarán precios más altos. Los consumidores tendrán menos opciones… y menos dinero. ¿De dónde viene la “gran riqueza”?

Los defensores de la “hipótesis genial” de Trump dirán que sus negociaciones conducirán a un comercio más libre. Pero eso no es en absoluto lo que implica la amenaza de “impórtelo o contrátelo aquí”. Él realmente propone limitar el comercio.

Y luego, existe la afirmación de que estos impuestos sobre las importaciones reducirán la deuda federal.

Aquí el presidente realmente se ha escapado con sus tendencias mitómanas. La deuda federal no se verá reducida por los aranceles. Ni siquiera cerca.

Obama tuvo grandes déficits. Trump ha causado incluso más grandes. Si tuviera que reducir la deuda nacional, primero tendría que reducir los déficits a cero.

Hay una brecha de un billón de dólares que debe cubrirse. Las importaciones totales en los EE. UU. son de aproximadamente $ 2.3 billones. Tendría que aplicar impuestos a todas las importaciones y por 50% del valor… Lo que aumentaría el costo en una amplia gama de artículos de consumo en Estados Unidos, en aproximadamente un 50%.

¿Pasará?

Por supuesto que no.

¿Ayudaría a la economía o haría a los estadounidenses más ricos?

Por supuesto que no.

¿Entonces qué sucederá?

Pero nuestra suposición es que las buenas nuevas y las fantasías continuarán hasta que se detengan abruptamente.

Entonces, el 5% se convertirá en 0%.

Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1