CARGANDO

Escriba para buscar

Plazo fijo vs. Acciones: ¿Qué conviene más en la Argentina de 2018?

Plazo fijo vs. Acciones: ¿Qué conviene más en la Argentina de 2018?

Contraeconomia
Compartir

Hay disyuntivas usuales entre los inversores, máxime entre los más novatos. Ahorrar o  invertir; elegir dólares o estudiar la disponibilidad de bonos; las Letes o las Lebacs en el mercado argentino; y una de las más usuales aquí y en el mundo, el plazo fijo versus las acciones. En esta nota haremos foco en este último dilema, dando cuenta de las tasas de plazo fijo actualizadas para saber si esta alternativa es una inversión más o menos conveniente en relación a la compra de acciones de empresas.

Antes de avanzar hacia el examen de la disyuntiva que aquí nos convoca y de hablar de las ganancias que promete una acción en boga o las que se encuentran en un simulador de plazo fijo, haremos una breve parada en lo que se conoce como “economía del comportamiento” y en los pensamientos del gurú de esta movida, el Premio Nobel Richard Thaler. Su particular punto de vista respecto a las decisiones económicas, que según Thaler están en gran medida determinadas por sesgos cognitivos y por comportamientos reales más que los deseables, nos ayuda a trascender la respuesta primaria en torno a esta dualidad: aquella que asegura que en la Argentina cualquier plazo fijo correrá por detrás del ritmo inflacionario y que, en este sentido, las acciones serán las ganadoras de la contienda.

Tal como cuenta Matías Daghero en esta entrada de Contraeconomía, cuando se examinan las tasas de plazo fijo hoy en la Argentina no habría que considerar, sin matices de ningún orden, que aquella es una inversión que “pierde” cuando se la compara con las acciones. En aquella nota hay un consejo de Thaler en torno al cual invitamos a reflexionar. ¿Alcanza con comprar acciones en una buena empresa? ¿Qué rol tiene el miedo a perder para que se elijan alternativas como los plazos fijos? Dice el economista: “Invertir en el mercado de acciones ha brindado históricamente un rendimiento mucho más alto que invertir en bonos o plazos fijos. Pero los precios de las acciones fluctúan más, produciendo un mayor riesgo de pérdidas. La aversión a las pérdidas muchas veces impide a los inversores aprovechar las oportunidades de largo plazo que otorgan las acciones”.

Daghero anota al respecto que en la Argentina esto suele traducirse en que, por el temor a las pérdidas, muchos inversores no logran salir de las alternativas que difieran de la compra de dólares o la inversión en plazo fijo en dólares o pesos. En lo que sigue repasaremos algunos datos que sirven para eludir los temores y apostar por otro tipo de opciones.

Invertir en Argentina: Acciones versus plazo fijo en 2018  

Al pensar en inversiones en la Argentina afloran aspectos que sin dudas hay que considerar, algunas desfavorables como la brutal devaluación de peso y el tarifazo que afecta el bolsillo de empresarios, trabajadores y jubilados, y otros que a priori parecían favorables para la economía del país (al menos en las perspectivas de inversiones y crecimiento) como la inyección de capital por el acuerdo con el FMI y el paso la categoría de “mercado emergente”. Por lo demás, si se comienzan a examinar las tasas de plazo fijo hoy o en rendimiento de las acciones no se puede pensar en la Argentina como un mercado separado del mundo, y en tanto hay que considerar una renovada aversión al riesgo a nivel global (una vez más resultan de gran interés las consideraciones de Thaler), principalmente motivada por la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

Con las aclaraciones del caso, vale señalar que una estrategia de inversión no se restringe a la disyuntiva acciones versus plazo fijo (también está la posibilidad de apuntar a bonos, títulos públicos, Fondos Comunes de Inversión, el mismísimo dólar, e incluso monedas virtuales), aunque en lo que sigue hablaremos de las características y retornos que prometen estos instrumentos: el plazo fijo 2018 en Argentina y las acciones.

Si se visualizan los retornos en un simulador de plazo fijo del Banco Hipotecario o el simulador de plazo fijo del Banco Provincia, por mencionar dos alternativas, se comprenderá rápidamente que si bien las inversiones en pesos han tenido un impulso, este envión excluye a esta alternativa de inversión. Ocurre que el interés promedio de 18% por ciento anual (en el caso de un plazo fijo a 30 días), una ganancia que puede ser interesante en países que no sufren los niveles inflacionarios que experimenta la Argentina en los últimos años. En este sentido hay que tener en cuenta que cuando se coloca en dinero en un plazo fijo en la Argentina, simplemente se está perdiendo plata.

Te invito a hacer un ejercicio sencillo: ingresá por ejemplo al simulador de plazo fijo del Santander Río y elegí un monto de inversión con un plazo a 30 días; allí verás que la ganancia estará en torno al 20% anual. Sí, estamos en la Argentina, en donde se había hablado de una tasa de crecimiento en la inflación del 15% para 2018, una cifra que ahora se calcula en torno al 30%. Entonces, si ponés tu dinero en un plazo fijo en 2018 estás prestándole dinero al banco y, en de cobrar intereses estás perdiendo dinero, porque rinde menos de lo que iba a rendir.

Una alternativa es el plazo fijo en dólares, que tiene la misma dinámica que un plazo fijo en pesos, aunque algunas ventajas que conviene considerar. Por un lado hay que saber que la tasa de interés que ofrecen es más baja, aunque aparecen algunos beneficios que detallamos:  

  • La rentabilidad está asegurada y en tanto es una inversión conservadora.
  • Un plazo fijo en dólares es una inversión de poco riesgo.

Antes de avanzar hacia la posibilidad de invertir en acciones, ¿sabías que en la Argentina hay una propensión hacia el plazo fijo de corto plazo? Si ingresas en el simulador de plazo fijo de BBVA o el simulador de plazo fijo de Banco Nación verás lo que es más o menos conocido por el público general: que hay opciones de 30, 60 o 90 días. En nuestro país, el 80% de los depósitos son en el plazo fijo a 30 días, que es el que mayores pérdidas genera.

El plazo fijo 2018 pierde ante el poder de las acciones (y de la diversificación)

Cuando trasciende el mencionado temor a los riesgos y el inversor se “anima” a pensar en algo más que un plazo fijo en 2018, una buena opción son las acciones. Tal como se cuenta en esta nota, la mecánica para comenzar a hacerlo no es compleja e incluso es posible comprar desde Internet. Por supuesto, se trata de una estrategia que exige conocimientos y constante actualización, aunque promete retornos interesantes.

Como epílogo, nunca está de más recordar las recomendaciones de los mayores expertos del mundo de las inversiones, que antes de pensar en un plazo fijo en 2018, en acciones, compra de dólares o bonos hablarán de la importancia de diversificar. O, como dice la abuela, “no poner todos los huevos en una misma canasta”. Esta estrategia permitirá, por ejemplo, no apartarse de las pérdidas (eso siempre ocurrirá cuando se apuesta por inversiones), aunque sí te mantendrá al margen de una de las peores calamidades al invertir: perderlo todo en un solo movimiento.

Por supuesto que un plazo fijo en 2018 tiene algunas ventajas, por ejemplo que el interés siempre será superior al de un depósito tradicional y la rentabilidad que es asegurada. El plazo fijo pierde su batalla cuando se compara esta alternativa con otras herramientas de inversión. En todo caso, se trata de una apuesta que pueden elegir los más conservadores que desean estar lejos de los riesgos, más como un refugio del dinero (con ciertas ganancias al fin del período establecido) que como una apuesta con promesas de rentabilidad, como puede ser una acción recomendada.