CARGANDO

Escriba para buscar

Estados Unidos camino a la locura

Estados Unidos camino a la locura

Bill Bonner
Compartir

La gran potencia mundial va rumbo a convertirse en Argentina.

Estamos desayunando en la Île Saint-Louis en París … la primera parada en un largo viaje.

Primero, nos llevará a Normandía, luego a través del ferry a Irlanda … de allí a Argentina, Alemania y Bermudas … antes de regresar a Irlanda el próximo mes.

Ciudad Loca

Ahora, un nuevo libro del periodista Bob Woodward nos dice que el jefe de gabinete de la Casa Blanca se refirió a la rama ejecutiva de Estados Unidos como la “ciudad loca” o crazytown.

El funcionario dice que el presidente está irremediablemente más allá de su capacidad y es un “idiota”… El presidente responde que su fiscal general es un “retrasado mental”.

¿Noticias falsas?

No lo sabemos

Pero estamos seguros de que nuestro fiscal general tiene una de las mejores mentes legales desde el Rey Salomón… y que la Casa Blanca funciona como una máquina bien engrasada.

De acuerdo, tal vez haya algunos cinturones sueltos y tuercas oxidadas, y tal vez necesite algo de líquido de frenos, pero eso no le impide hacer el trabajo.

Y su Numero Uno está lejos de ser un “idiota”. Algunos de sus discursos improvisados, por ejemplo, son tan complejos que se necesitaría un genio lingüístico para analizarlos.

Además, ¿a quién le importa? Incluso un idiota podría ser un buen POTUS, si tuviera sentido común, buen humor y humildad.

Y en cuanto a la locura, aún no se ve nada.

Gimoteo y explosión

La gran historia que estamos siguiendo, por cierto, que dominará el mundo del dinero durante los próximos 10 a 20 años, es cómo los Estados Unidos se arruinarán.

Nuestra suposición es la siguiente: primero, habrá un gemido… y luego será un estallido. Hoy, miramos el quejido.

Los EE. UU. ya estaban en camino a la ruina mucho antes de las elecciones presidenciales de 2016…

George W. Bush abandonó el conservadurismo fiscal a favor del activismo, la guerra y los déficits. Barack Obama continuó el programa. Y la Fed engañó al mundo entero con señales de precios falsas, lo que pone el costo real del dinero en menos de cero.

Había alguna esperanza de que El Gran Disruptor, Donald J. Trump, con su ejército de patriotas hartos, drenaría el pantano y cambiaría el curso de la historia. Pero el general rápidamente reveló que:

  • No tenía idea de dónde estaba teniendo lugar la verdadera batalla… y
  • De todos modos, no quería formar parte de ella.

En cambio, con la reducción de impuestos, el aumento del gasto en defensa y docenas de pequeñas distracciones, la administración Trump desperdició lo que podría haber sido la última oportunidad de cuadrar las cosas.

Incluso si el equipo de Trump es expulsado de la oficina en las próximas elecciones generales, los reemplazos probablemente no estarán más ansiosos por enfrentarse al Estado Profundo que sus predecesores.

Eso hace que la deuda se vuelva salvaje… sin una forma plausible de detenerla. Los compinches quieren más dinero. Los zombis (incluidos 10.000 nuevos jubilados cada día en los próximos 20 años) quieren más dinero. Los funcionarios y sus jefes del Estado Profundo también quieren más dinero.

¿Quién debe detenerlos?

Nadie.

Y esto es lo que sucederá…

Crisis de Deuda

Primero, el quejido. El sistema de dinero falso ha permitido obtener préstamos a una escala nunca antes vista. Deuda estudiantil… Deuda doméstica… Deuda corporativa… Deuda pública… Deuda mundial de más de USD 250 billones.

Recuerde, son el sector financiero, los bancos centrales y Wall Street, los que crean deuda. Pero es la economía de Main Street la que tiene que devolverla. Tradicionalmente, solo se puede soportar una deuda de aproximadamente 1,5 veces el PIB.

Con un PIB global de USD 90 billones, eso deja USD 115 billones como un “exceso”, más allá de lo que la economía puede soportar. Y es por eso que una crisis de deuda es inevitable.

La crisis de 2008-2009 fue una advertencia. Fue una “crisis de deuda”, causada por demasiadas personas que debían demasiado dinero que no podían pagar.

Muchas empresas y hogares dependían de los préstamos solo para mantenerse a flote. Y, de repente, el valor de las garantías (principalmente las casas) se redujo y los préstamos se detuvieron.

Sin dinero y sin suerte, Lehman Brothers se estrelló el 15 de septiembre de 2008. Más de 5 millones de casas fueron ejecutadas en la crisis resultante.

Esto debería haber enviado a bancos, familias y empresas, y también al gobierno federal, a correr por su seguridad. Era el momento de “reconstruir los balances”, ahorrar dinero, cancelar deudas y prometer que no tendrían nada más que ver con eso.

Ahora, 10 años después, todo el sistema debería tener menos deuda… y finanzas sólidas en cada sector.

¡Pero qué sorpresa! La Fed recortó las tasas de interés tan profundamente que no tenía sentido ahorrar. Entonces, en lugar de reconstruir sus balances, los consumidores, las empresas y los gobiernos se endeudaron aún más.

Las corporaciones estadounidenses debían alrededor de USD 6 billones en 2007. Ahora, el total es de aproximadamente USD 9 billones.

La deuda de los hogares era de aproximadamente USD 12 billones en 2007. Ahora subió a USD 14 billones.

El gobierno federal debía USD 10 billones cuando Bush dejó el cargo en 2009. La deuda de los EE.UU. ahora es de USD 21 billones… y probablemente llegue a USD 40 billones dentro de 10 años.

Y mira los mercados emergentes. De Bloomberg:

El endeudamiento total en los mercados emergentes aumentó de USD 21 billones (o 145 por ciento del PIB) en 2007 a USD 63 billones (210 por ciento del PIB) en 2017. Los empréstitos de empresas y hogares no financieros han aumentado. Desde 2007, la deuda en moneda extranjera (en dólares, euros y yenes) de estos países se duplicó a alrededor de USD 9 billones. China, India, Indonesia, Malasia, Sudáfrica, México, Chile, Brasil y algunos países de Europa del Este tienen una deuda en moneda extranjera entre el 20 y el 50 por ciento del PIB.

En total, los prestatarios de EM deben pagar o refinanciar alrededor de USD 1.5 billones en deudas en 2019 y nuevamente en 2020. Muchos no están ganando lo suficiente para cumplir con estos compromisos.

“Última Crisis”

Bajo el benigno sol del dinero barato, incluso los argentinos pudieron meterse en problemas una vez más.

Ahora apenas pasó un año desde que Argentina vendió bonos a 100 años de vencimiento. Los prestamistas ya están lamentándose por comprarlos.

Argentina está en crisis. El presidente Mauricio Macri dice que será la “última crisis” para la nación. Está hablando con votantes que ya tuvieron suficiente de crisis.

Pero es más fácil entrar en una crisis que salir de ella.

Argentina está en una ahora. Estados Unidos estará en una tarde o temprano.

Entonces, los precios colapsarán. Los trabajos desaparecerán Casi de la noche a la mañana, desaparecerán de los Estados Unidos 10 billones de dólares o más de riqueza “en papel”.

“Ayúdennos”, los consumidores gimotearán. “Tasas de interés más bajas”, las empresas abogarán. “No me gusta esto”, agregará el presidente.

Y luego, el quejido se convertirá en un estallido…

Crazytown, ¡aquí vamos!

Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1