CARGANDO

Escriba para buscar

¿Qué otras criptomonedas hay además de bitcoin?

¿Qué otras criptomonedas hay además de bitcoin?

Contraeconomia
Compartir

Desde que el bitcoin se oficializó como una criptomoneda de uso más corriente, pareciera que es la única opción dentro del mundo de las monedas virtuales. Sin embargo, hay que decir que existen unas cuantas más. Es momento de conocer los distintos tipos de criptomonedas.

Como si no tuviéramos poco con los métodos de inversión que existen en la economía mundial y que se ajustan a las reglas del juego de cada país, respecto al uso de la moneda corriente, desde hace unos cuantos años hemos sumado un actor de valor en el circuito que al comienzo empezó a interferir tímidamente, y pese al descrédito de muchos, alcanzó un gran escalón: las criptomonedas.

Es válido decirlo en plural porque, aún cuando todavía existen quienes sólo le dan valor al bitcoin, y ciertamente es el muñeco de oro de las criptomonedas, la realidad dice que existen distintos tipos de criptomonedas, y cada una tiene una aparición en el mercado muy particular, incluso sus propias reglas del juego.

Si sos de los que se preguntan si son reales, si tienen valor real y si de alguna manera interfieren en el mercado, es momento de que conozcas los distintos tipos de criptomonedas y juzgues por tu cuenta qué es lo que sucederá de ahora en adelante con el avasallante mundo de la economía en su lado B, el de la disrupción del un mercado que hasta no mucho se mostraba tradicional y arraigado a las reglas físicas del mercado.

¿Cuántas son y cómo funcionan las criptomonedas?

Se estima que en la actualidad existen más de 1300 criptomonedas en el mundo, y que pueden ser muchas más si se entiende que cada tanto el número de apuestas por la instalación de monedas virtuales va en ascenso constante. Lo que no quiere decir que todas ellas sean de uso común.

Nos detendremos a ver las criptomonedas legales que más se usan y conocer un poco sobre su historia y funcionamiento. Veremos entonces que el Bitcoin, la moneda mimada de la tecnología Blockchain, convive con unas cuantas opciones más.

Bitcoin: Sí, es la criptomoneda más famosa y con más aceptación en el mercado, según se estima al 2017 cubrió un volumen del 35%, porcentaje que ya debe haber subido. Se la considera el “oro digital” dentro del mundo de las monedas virtuales porque ofrece ventajas en su uso dentro de los segmentos de hotelería, seguros médicos y comercio online.

Su alcance es tal que se la utiliza como la criptomoneda legal por excelencia, tanto como para usarla como medio de pago para la cambiar por otras criptomonedas. Su comportamiento no es del todo estable, pero sí aumentó su precio a más de 10 mil dólares.

Ethereum: Es otra de las criptomonedas más conocidas, pero no por ello la más popular. Su utilidad es la que garantiza su estabilidad dentro de los tipos de criptomonedas ya que sirve para validar cuentas y saldos, además de contratos y otras acciones más complejas que requieren de una mejorada cadena de bloques. Lo que realmente la mantiene sólida en el mercado virtual es que otras criptomonedas nacieron de la cadena de bloques de ésta y están integradas.

Ripple: Esta criptomoneda tiene origen en una nativa conocida como XRP, enfocada al mundo financiero y que se expone como una moneda virtual con muchas mejoras, por lo que con poco tiempo de vida, los bancos se han mostrado interesados en la red constituida por Ripple Lab.

Como su significado en español lo indica: “Ola pequeña”, se ofrece como una cadena de confianza para instituciones financieras que pretenden enviar pagos internacionales en tiempo real.

Litecoin: Si el Bitcoin es el oro digital, el litecoin es la plata digital. Esta moneda se vanaglorea de poseer un algoritmo mejorado, y por tal se propone desterrar al bitcoin como gran propósito. De hecho, no logrando aún su objetivo, quienes comercializan con bitcoin consideran al litecoin como la moneda de resguardo en caso de que el primero exponga fallas.Como es sabido en el mundo inversor, estas monedas son las que menor tasa de transacción posee, por lo que es la que más se considera para comprar otras monedas en exchanges.

Dash: Mientras los bitcoin y litecoin escalan alto y están en manos de los inversores, hay distintos tipos de criptomonedas según consumidores, de hecho una criptomoneda lista para el consumidor final es Dash porque está pensada para ir de compras al supermercado o la tienda de ropas, de hecho como un excelente reemplazo para el PayPal, tecnología que que ya escucha el ruido de quienes quieren quitarla del mercado.

Las transacciones con Dash son rápidas y la plataforma permite integrar un negocio al mapa de comercios para que los compradores puedan hallarlo. Un detalle no menor, se puede comprar dash con moneda real y conservar la criptomoneda en una cartera digital hasta su uso.

Monero: Los que le tienen miedo a las criptomonedas, y dan vueltas buscado la forma de meterse en el mundo de las monedas virtuales sin riesgos, pues aquí tienen Monero. Esta criptomoneda está pensada para que el usuario pueda controlarla por su cuenta, sin bancos como intermediarios, de hecho es el usuario el que decide quién puede ver las transacciones y, más importante aún, no es sensible a las crisis financieras de los bancos o los gobiernos.

Zcash: Otra de las grandes cuestiones de los usuarios de criptomonedas es cuánto se puede saber acerca del usuario o poseedor de cada una de ellas. Zcash está pensada como una moneda digital que protege la identidad del poseedor, por lo que las transacciones son cerradas y encriptadas. Para algunos, si bien no es una criptomoneda que alcance al Bitcoin, sí puede ser más segura que este.

Como pudimos ver, y esto sólo ha sido una pequeña muestra de los distintos tipos de criptomonedas que existen, las hay para todos los gustos y para todas las modalidades. Cada una se concentra en resolver alguna de las dolencias de sus usuarios, y cuando me refiero a ello no es en el sentido salubre de la moneda, sino en cómo cuidan su lugar y permanencia en el mercado respetando un puntual criterio: la seguridad en todos los casos, la privacidad en algunos, el control en otros, y los miedos comunes de los portadores.

Entrar al mundo de las criptomonedas todavía es un acertijo para algunos y no sólo porque no saben cómo funcionan las criptomonedas, y pierden el tiempo rastreando conceptos de criptomonedas en wikipedia, sino porque para muchos países del mundo todavía les es ajeno el concepto intangible de las cosas y el valor, más el alcance que puedan tener.

No se trata de encontrar criptomonedas a precios razonables, tampoco de que las criptomonedas en cotización pueden convertirnos en millonarios de un día para el otro, sino que se trata de comprender hacia dónde va el mundo cuando se incorpora en nuestras billeteras un valor intangible y comienza a tener circulación, reglas y algoritmos de funcionamiento propios.

Estamos viviendo tiempos de cambios, que la economía hoy se muestre disruptiva no tendría que provocarnos miedos, sino más bien prepararnos para la toma de desafíos, diferentes a los que hasta el momento hemos tomado.

To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.