CARGANDO

Escriba para buscar

Señales premonitorias

Señales premonitorias

Bruno Perinelli
Compartir

Como la meteorología, el trading nos suele dar pistas sobre lo que probablemente ocurrirá.

Era sábado por la mañana. El día estaba soleado y la temperatura era agradable. La primavera había llegado. Mucha gente había salido a disfrutar del día. Algunos fueron a pasear, a recorrer vidrieras o a tomar un café. Otros decidieron salir a correr, andar en bici, o hacer algún deporte al aire libre.

Siguiendo nuestra rutina de los sábados, mi mujer, mi hija y yo nos fuimos a pasear al parque cerca del mediodía. La temperatura estaba arriba de los 23 grados. Así que, vestidos con ropa liviana, nos fuimos a dar un paseo.

Cuando estábamos yendo al parque, me llegó al celular un aviso del servicio meteorológico que me alertaba acerca de que, en algún momento de la tarde del sábado, fuertes tormentas iban a llegar a la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires; que había chances de que cayera granizo y que iba a bajar mucho la temperatura.

Nos tomó por sorpresa el alerta. En ese momento no había ninguna señal que nos indicara la llegada de tormentas. A lo sumo, en el cielo se veían unas pequeñas nubes blancas para nada amenazantes.

Al poco tiempo, mientras jugábamos en la plaza, un cúmulo de nubes grises tapó el sol. El viento, que había estado dormido en las primeras horas del sábado, se hizo presente en su versión fresca y arremolinada. Ahí nos dimos cuenta de que se avecinaba la tormenta, y emprendimos la vuelta a casa. Cuando estábamos volviendo, el viento se hizo más intenso y el cielo se había pintado completamente de gris oscuro. La tormenta parecía estar llegando y, por eso, volvimos a casa a toda prisa.

Ya refugiados en nuestro hogar, mientras almorzábamos, nos sorprendió ver que los rayos del sol estaban bañando nuestro balcón: el cielo se había despejado. Me fijé en el celular para ver si el tiempo había cambiado, y si íbamos a poder seguir disfrutando de la tarde bajo el sol. Pero no. Las chances de tormentas seguían intactas. Según la aplicación de Weather Channel, las fuertes lluvias podían llegar en cualquier momento de la tarde.

Así que, nos quedamos en casa durmiendo la siesta y viendo una serie en Netflix. La lluvia llegó recién a las 7 de la tarde. Duró unos pocos minutos y no tuvo la intensidad pronosticada en nuestro barrio de la Capital Federal. Pero vimos en los noticieros que la tormenta había arrasado algunas ciudades de la Provincia de Buenos Aires, y su núcleo duro había esquivado la Capital.

 

Los mercados como en la meteorología

Te preguntarás por qué te cuento sobre lo que nos pasó el sábado: cómo el tiempo y el pronóstico meteorológicos determinaron la actividad familiar.

Porque, así como el tiempo pasó de estar soleado y agradable a nublado y fresco en cuestión de minutos y nos obligó a cambiar nuestro sábado, en los mercados también suelen ocurrir episodios de reversión de tendencia que nos exigen cambiar los planes de inversión y tomar decisiones rápidamente.

Muchas de estas reversiones de tendencia son precedidas por un conjunto de señales que nos advierten de su llegada. El sábado el cielo cubierto y la aparición del viento fresco nos hicieron pensar que podía venir la tormenta. Cotidianamente en los mercados podemos ver que los avances (retrocesos) cada vez más pequeños del precio de una acción o la menor cantidad de operaciones pueden señalarnos un posible agotamiento de una tendencia alcista (bajista) y una posterior corrección hacia abajo (arriba).

Otra señal de cambio de tendencia se puede ver cuando una acción intenta varias veces pero no puede superar (perforar) un precio clave, en el que en algún momento el mercado consideró que la acción estaba cara (barata). O cuando repentinamente el precio de la acción cambia de dirección y produce un movimiento fuerte y extenso en poco tiempo.

Cabe aclarar que todas estas señales que advierten un cambio no transmiten la certeza de ocurrencia. Recordemos que tanto el trading como la meteorología son ámbitos regidos por las probabilidades. Algunas veces nos puede pasar que veamos estas señales y no se termine dando la reversión que estamos esperando. Que terminen siendo falsas alarmas.

Sin embargo, lo más sensato que podés hacer al ver estas señales es tenerlas en cuenta. Usarlas de advertencia. Como nosotros, que nos volvimos rápido de la plaza pensando que podía llegar a llover.

Si la acción en la que invertiste viene subiendo desde hace un tiempo y le cuesta seguir avanzando como antes, te recomiendo que la sigas, y que la vendas si te deja más tranquil@. O si ves que la acción que querés adquirir emite estas mismas señales, mejor no la compres.

De la misma manera, si detectas una acción que está cayendo pero lo hace a un ritmo cada vez más lento y sin fuerza, te digo que no dejes de seguirla y que vayas separando una porción de tu capital para invertir en ella apenas se confirme la reversión hacia arriba de su precio.

En definitiva, tenemos que ser precavidos y encontrar el momento más adecuado para las actividades que emprendamos. Desde invertir en el mercado de capitales hasta dar un paseo en familia.

Hasta la semana que viene.

Tags:
Bruno Perinelli
Bruno Perinelli

Bruno Perinelli es licenciado en Economía y tiene un posgrado de especialización en mercado de capitales . Ambos títulos fueron emitidos por la Universidad de Buenos Aires. Es el analista bursátil de Contraeconomía y el editor del servicio de trading Argentina Contra-Reloj.

  • 1

Tal vez te puede interesar