CARGANDO

Escriba para buscar

Banco Central Argentino: Los últimos movimientos y su impacto

Banco Central Argentino: Los últimos movimientos y su impacto

Contraeconomia
Compartir

Tras la salida de Luis Caputo, en la cabeza del Banco Central, y la entrada del economista Guido Sandleris, más el sube y baja del dólar por estos días, se está gestando una preocupación que parece no tener respuestas concretas: ¿Cuáles serán las acciones por parte de la entidad financiera para aquietar las aguas?

De un tiempo a esta parte, el comportamiento del Banco Central Argentino está ocupando un lugar privilegiado en los medios de comunicación, y por consiguiente, en las conversaciones de los argentinos que, preocupados por el desconcierto de las medidas, se anticipan a un impacto aún más sentido que el que se ha vivido hasta ahora, con la suba repentina del dólar que trajo como consecuencia el distanciamiento del que fuera el presidente del Banco Central Argentino, Luis Caputo.

Si bien Caputo dejó en claro que la decisión respondía a problemas personales, por otro lado se hablaba de que el disparador fue la mala relación del ex ministro de finanzas con Nicolás Dujovne, actual ministro de Economía de la Nación.

El hecho es que, el martes 25 de septiembre, y mientras el presidente de la Nación, Mauricio Macri, se encontraba en un viaje protocolar, el señor Caputo dejó su renuncia en el escritorio presidencial y con ello cerró una etapa propia, pero sumó una nueva vuelta de tuerca para el Banco Central Argentino que, como ya parece ser una costumbre, desecha a sus directivos antes de que cursen el segundo año de los seis que les correspondiera en el mando.

El comienzo de octubre coincidió con el comienzo de la semana, es así como se unieron los planetas para exponer la situación desde otro frente, como quien diría: cambiar el lente para observar mejor.

Es que mientras se veía que terminaba el último capítulo en el Banco Central para Caputo, y la relación de ellos formaba parte de la agenda de los medios, el movimiento del dólar también exponía los vaivenes de una inconcordancia entre los ministros.

El dólar escaló rápidamente a los $42 en cuestión de horas y la bomba detonó de la manera menos escandalosa, pero no por ello, la más saludable. Que un directivo del BCRA no termine su gestión no es ninguna novedad, como ya lo apunté más arriba, o como bien lo encara Iván Carrino en la nota No importa realmente quién sea el presidente del Banco Central: “De acuerdo con la Carta Orgánica del organismo, cada presidente debe durar 6 años en su mandato. Si dicho reglamento se hubiese cumplido, el BCRA habría tenido 13 presidentes diferentes desde su creación en 1935… Sin embargo, tuvo 60. Un presidente cada año y cuatro meses, aproximadamente.”

Pero el verdadero escándalo tiene mucho humo como para visualizarlo: ¿Cuáles son los pasos a seguir?

El Banco Central y el dólar hoy

Según el artículo 3° de la Carta Orgánica del Banco Central Argentino: “El banco tiene por finalidad promover, en la medida de sus facultades y en el marco de las políticas establecidas por el gobierno nacional, la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social.” Por tanto, sus acciones deben lograr como objetivo principal, la estabilidad monetaria del país, fortaleciendo la moneda local.

Pero como están dadas las cosas, la moneda local pasó a unos casilleros atrás y hoy se habla del Banco Central y el dólar, de las reservas del Banco Central hoy, y hasta comparaciones sin sentido de las reservas del Banco Central en el 2017.

Pareciera que el foco está puesto en cómo controlar las especulaciones que cierto sector del país hace con el dólar y que, a la larga, termina desestabilizando la economía total de la Argentina.

El Plan Sandleris

Con el economista Sandleris a la cabeza del Banco Central y ante un clima de paros generales, protestas por la marcada inflación, disparadas del dólar y nerviocismos por las huellas que dejaron el peor de los momentos que vivió Argentina en el año 2001, el nuevo directivo del BCRA anunció un nuevo plan para controlar el dólar y la inflación.

Con el descenso del dólar -después de la vertiginosa subida- el flamante directivo sentenció que “El peso conservaría su valor” y para eso, la nueva maquinaria que aporta consiste en retirar los pesos excedentes, contener la inflación, y apostar 150 millones de dólares diarios de intervención para que la escalada no supere los $44, y así hasta lograr que la moneda extranjera baje hasta los $34, al menos.

Pero esto no fue todo, además agregó una base monetaria constante que se extenderá hasta junio de 2019, aunque tendrá ajustes en los meses de aguinaldo. Se aplicará una tasa de LELIQ, una letra de liquidez que tendrá operatoria diaria para lograr una meta monetaria base y con tasa mínima del 60% anual.

Por su parte, Sandleris sostuvo que se continuará con el desarme del Lebac, y como señalamiento fuerte para el consumidor final de moneda extranjera, cuando el dólar ascienda a $40 o más, se definirán zonas de intervención cambiaria, y sólo compromete al Banco Central a adquirir dólares cuando éste llegue a la base de los $34.

El impacto

Toda crisis económica tiene una pared, cuanto más alta sea esa pared más difícil será salir de esa crisis. El caso es que la pared la construyen, de alguna manera, quienes también buscan salir de la crisis, pero cada ladrillo que sostiene esa pared, al mismo tiempo está buscando que no se desmorone todo. ¿Suena a un doble trabajo? Y es que así es.

Tras el anuncio del Plan del nuevo directivo del Banco Central, se remarcaron algunos puntos de impacto como por ejemplo, en primera instancia la complicación para desarrollar acciones de negocios en un país en donde se están manipulando Leliq para equilibrar la inflación.

Hay que sumarle a esto que los bancos ya cobran los descuentos a cheque en un 70% promedio en empresas medianas y chicas, lo que oscurece aún más la situación.

Las decisiones tomadas por Sandleris parecen no dar respuestas inmediatas a la situación, aún así cada paso tiene sus consecuencias, en principio, sosteniendo un temor sobre la estabilidad de la moneda local. ¿Acaso esta no tendría que ser la principal preocupación del Banco Central?

El domingo pasado, el jefe del Central dijo a los medios: “Ni loco compraría dólares en este momento. Me parece que lo que vamos a ver es este Banco Central cumpliendo todo lo que anunció y eso hará que el peso preserve su valor. Me parece que hay instrumentos mucho más atractivos”, incitando a que dejen de especular con el dólar.