CARGANDO

Escriba para buscar

Calificación S&P argentina. ¿Qué es?

Calificación S&P argentina. ¿Qué es?

Contraeconomia
Compartir

Que los inversores lleguen o no a un país depende de muchos factores, para saberlo el índice de Standard & Poor’s de calificaciones a países permite visualizar su condición financiera y los riesgos a los que está expuesto el país según su calificación.

 

La empresa de servicios financieros Standard & Poor’s se ha posicionado a nivel global entregando mediante su división S&P Global unos informes de base financiera con análisis de acciones y bonos particularizando en cada país del mundo. En este último tiempo la calificación de argentina en S&P ha sido trascendental para asumir riesgos de cara a las deudas adquiridas.

Standard & Poor’s según Wikipedia es “considerada una de las tres agencias de calificación de crédito más grandes, junto a la calificación de riesgo país de Moody’s y Fitch Ratings calificaciones, acumulando entre las tres una cuota de mercado del 95% en 2013”.

 

Breve historia de Standard & Poor’s

 

S&P Global ratings logró crecer con el tiempo en estadística y en importancia. Desde su oficina, ubicada en 55 Water Street en el bajo Manhattan, Nueva York, S&P se desempeña fiel a su impronta iniciada en 1860 con el boletín de Henry Varnum Poor sobre ferrocarriles y canales en los Estados Unidos, a los que se le sumaron en 1868 dos manuales anuales con el directorio de funcionarios de Ferrocarril.

Más tarde, en 1906, Standard Statistics Bureau es fundada por Luther Lee Blake como base para la edición de información financiera de todas las empresas, incluso las que no tienen nada que ver con el ferrocarril; para entonces reemplazaron el libro anual por tarjetas que les permitían mayor frecuencia de entrega.

Iniciada la década del ´40, nace Standard & Poor ‘s Corp. y en 1966, la compra The McGraw-Hill Companies, para entrar con ello al mundo de los servicios de información financiera.

 

Cómo Standard & Poor’s da calificaciones a los países

 

S&P Global ratings se basa en estándares que determinan la solvencia y la estabilidad en operaciones a largo plazo, e inversiones estables, en inversiones de riesgo o especulativas, y para operaciones a corto plazo designando letras según sus calificaciones y parámetros:

 

En el caso de inversiones estables y de largo plazo las calificaciones son:

AAA: Es la calificación más alta para empresas fiables y estables.

AA: Esta calificación se la otorgan a empresas muy estables y de bajo riesgo.

A: Cuando una empresa es permeable a sufrir por la situación económica del país recibe esta calificación.

BBB: Adecuada capacidad de pago, pero sujeto a cambios económicos adversos

 

En el caso de inversiones de riesgo o especulativas las calificaciones son:

BB: Las empresas que están emparentadas con los cambios económicos.

B: Las empresas con variaciones notables según la situación financiera.

CCC: Las compañías vulnerables y muy dependientes de la situación económica

CC: Las empresas muy vulnerables y de alto nivel especulativo.

C: Extremadamente vulnerable con riesgo económicos.

 

En el caso de operaciones a corto plazo las calificaciones son:

A-1: El obligado tiene plena capacidad para responder del débito.

A-2: El obligado tiene capacidad para responder del débito aunque el bono es susceptible de variar frente a situaciones económicas adversas.

A-3: Las situaciones económicas adversas pueden condicionar la capacidad de respuesta del obligado.

B: Importante nivel especulativo.

C: Muy especulativo y de dudosa capacidad de respuesta del obligado.

D: De imposible cobro.

 

En todos los casos, el símbolo [+] tras la calificación (hasta un máximo de tres símbolos, por ejemplo BBB++), sirve para evaluar las situaciones intermedias, entendiéndose que a más símbolo positivos, más cerca se encuentra del nivel superior siguiente.

Fuente de información: Standard & Poor’s s/Wikipedia

 

La calificación Argentina por S&P

 

A nivel local, argentina aparece en el S&P Global ratings con muchas variaciones. En noviembre, la deuda argentina pasó de B+ a B, con la indicación de Estable, en ambos casos, lo que igualmente implica una reducción de la calificación en una situación que se viene sosteniendo en calificación B desde el 2016.

Según lo informaron en diario local Ámbito Financiero,  S&P tomó esa decisión “por la fuerte depreciación de la moneda local, que arrastró una suba de poco menos del 100% del dólar. Esto se tradujo en una caída en la aprobación de la imagen del presidente Mauricio Macri y las posibilidades de implementación del plan económico anunciado para reducir el déficit”.

La calificación, aunque expone estabilidad, connota una debilidad fiscal y una flexibilidad limitada de la moneda, además de una carga de deuda.

En el comunicado de S&P difundido en el mismo medio dicen: “Ha habido una erosión del perfil de deuda de Argentina, de la trayectoria de crecimiento económico y de la dinámica de inflación tras los reveses en la implementación de su desafiante programa de ajuste económico”.

Tendremos que esperar al 2019, año de elecciones, y con todas las decisiones políticas y económicas que se dan durante el período, para ver cómo impactan en el siguiente índice y de qué manera nos califican para la mirada del mundo.