CARGANDO

Escriba para buscar

FAANG: Un regreso a 1972

FAANG: Un regreso a 1972

Bill Bonner
Compartir

Las acciones tecnológicas pueden ser las nuevas Nifty-Fifty.

El Sr. Mercado debió haberse levantado en el lado equivocado de la cama ayer.

La cadena CNBC informa:

El Dow cayó 395 puntos a 25.017. El S&P 500 cayó un 1,7 por ciento a 2.690, ya que el sector de la tecnología retrocedió un 3,8 por ciento. El Nasdaq también un 3 por ciento para cerrar en 7.028, mientras que Amazon bajó 5,1 por ciento.

El popular FAANG, compuesto por Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Alphabet, se encuentra ahora en un mercado bajista, con cada miembro más del 20 por ciento por debajo de sus máximos de hace  un año.

“Se requerirá una recuperación en la tecnología para hacer que las cosas sucedan”, dijo Greg Luken, CEO de Luken Investment Analytics.

No tenemos forma de saber qué pasará después. Afortunadamente, no necesitamos saberlo. Y no tenemos que agacharnos cuando el Sr. Mercado empiece a tirar bombas.

Acciones caras

Los 25.000 puntos del Dow nos indican que las acciones son demasiado caras. La proporción de Dow a oro ahora es de 21. En otras palabras, se necesitan 21 onzas de oro para comprar el Dow. Esa proporción solo ha sido más alta dos veces en los últimos 100 años. Y cada vez que se llegó a ese nivel vino una caída del mercado del 85% -90%.

Las acciones FAANG son especialmente caras. Compramos una botella de vino de USD 60 de vez en cuando. Ocasionalmente nos hospedamos en un hotel de USD 400 por noche y comemos en restaurantes con manteles.

Pero no compramos acciones caras. ¿Cuál sería el punto?

No compras acciones por placer. Lo hacees para ganar dinero, no para deshacerse de él. La idea general es comprar barato y vender caro. Si compras caro, comienzas con el pie equivocado.

Netflix, por ejemplo, cotiza en una relación precio / ganancias (P / E) cercana a 100. El P / E promedio para el S&P 500 actual es de 21.

Usted invierte $ 100… y espera 100 años (en los niveles actuales) para que la compañía registre esa cantidad en ganancias.

Netflix no paga ninguna de sus ganancias en dividendos. Dice que está enfocada en el “crecimiento”. Pero no puede pagar su renta con el crecimiento. Y si el inversor compra para crecer y aguantar, es probable que encuentre que su crecimiento va a otra persona.

Para cada nueva tecnología hay una tecnología nueva en el futuro. Y, por lo general, aparece mientras esperas a que tu acción tecnológica de “crecimiento” comience a darte dinero. Luego, terminas con una Palm Pilot, un Atari, un Hitachi, una Compaq, o… una cámara Polaroid Land, ¡mientras que todos los demás tienen un iPhone!

Río que no regresa

Amazon es otra gran compañía Big Tech que nunca ha pagado un dividendo. Aunque los fanáticos insisten en que está lista para comenzar a ganar dinero en cualquier momento, su modelo de venta al por menor (recortar los precios para obtener participación de mercado) sigue siendo un camino de no retorno.

Y probablemente siempre lo será. Debido a que es muy difícil generar ganancias cuando el modelo de negocio es no tener un margen de ganancia.

Según las ganancias del año pasado, un inversor tendría que esperar 387 años para recuperar su dinero de AMZN. Las ganancias eran escasas. El precio era alto.

Dado que es extremadamente improbable que las ganancias aumenten lo suficiente como para justificar una valoración tan alta… el precio tendrá que caer a un múltiplo de ganancias más razonable.

En otras palabras, los inversores perderán dinero.

Incluso si la tecnología de los FAANG sobrevive, es probable que no ganen mucho dinero para los inversores.

Cuando una nueva empresa de tecnología se convierte en un favorito, el precio de las acciones se eleva a niveles que en realidad no tienen mucho sentido. Las compañías, incluso si tienen éxito, nunca pueden ganar lo suficiente para dar a los inversores un buen rendimiento para su dinero.

Eso es lo que sucedió con las acciones llamadas Nifty Fifty de fines de los sesenta y principios de los setenta. Eran buenas compañías, incluidas Coca-Cola, Sears y General Electric. También había tecnológicas líderes: Polaroid, Xerox y Texas Instruments, por ejemplo.

Los inversores en ese momento sintieron que todo lo que tenía que hacer para tener éxito en el mercado de valores era comprar estas 50 acciones líderes. Hicieron la inversión fácil. Solo tenían que tomar “una decisión” y quedaban asegurados de por vida.

Naturalmente, las acciones Nifty Fifty subieron… duplicando el aumento del S&P 500. En su punto máximo, cotizaron 42 veces sus ganancias, casi lo mismo que Alphabet (la empresa matriz de Google) en la actualidad.

Pero los inversores no estaban asegurados de por vida. Las acciones de Nifty Fifty podrían haber sido buenas compañías, pero a los precios de 1972, pocas de ellas resultaron ser buenas inversiones.

Si un inversor compraba estas acciones en 1972, habría perdido dos tercios de su dinero en 1975. Y hoy en día habrías perdido gran parte del resto.

Solo una de las acciones de Nifty Fifty resultó ser una gran inversión: el buen y confiable Philip Morris. Si se quitan los cigarrillos, toda la cartera fue una mala inversión.

¿Ocurrirá lo mismo con las acciones FAANG? ¿Serán pronto Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google las “tecnologías de ayer”?

No lo sabemos Pero a precios de 2018, es probable que haya mucho más bajas que subas.

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1

Tal vez te puede interesar