CARGANDO

Escriba para buscar

Los 6 grandes errores que los inversores habitualmente cometen

Los 6 grandes errores que los inversores habitualmente cometen

Matias Daghero
Compartir

Aprender de los errores que la mayoría de los inversores cometen, te puede ayudar a evitarlos y conseguir un mejor retorno de tus inversiones.

En casi toda área de la vida, ya sea que se trate de una relación de pareja, nuestro lugar de trabajo o incluso cuidando nuestra salud, a menudo nosotros somos nuestro peor enemigo. En el ámbito de las finanzas personales no es muy diferente.

¿Cuál es la mayor amenaza para conseguir tu independencia financiera? Tu propio cerebro.

Vos podés invertir en los activos correctos, minimizar el pago de comisiones e impuestos, incluso diversificar correctamente tus inversiones pero si fallás en dominar tu propia psicología, aún es posible que seas víctima de un auto-sabotaje financiero.

Nuestro cerebro está diseñado para rechazar el dolor y buscar el placer. Estos instintos naturales son muy poderosos. Pero si bien eran muy útiles en tiempos antiguos cuando éramos cazadores y recolectores, estos mismos instintos pueden ser muy peligrosos cuando tomamos decisiones financieras.

¿Y cómo hacemos para superar estos instintos que han permanecido en nuestros cerebros durante millones de años? Esto podría ser más fácil de lo que piensas.

Como inversores sólo necesitamos crear sistemas simples, reglas y procedimientos que nos protegen de nosotros mismos.

A continuación, te presento 6 errores psicológicos comunes y cómo podemos evitarlos para que no interfieran en nuestras inversiones.

Error N°1: Buscar confirmación de tus propias creencias

Nuestro cerebro está preparado para buscar y creer en la información que valida tus creencias actuales. Nuestras mentes aman las “pruebas” de cuán inteligentes somos y acertados estamos.

Y esto tiene un aliciente negativo en nuestra era de la información. Es que hoy es mucho más fácil encontrar sustento a nuestra forma de pensar.

Los medios tradicionales como la televisión, la radio y los diarios suelen tener una línea editorial y favorecer un punto de vista, por lo que aquellos que consumamos serán con los que nos identifiquemos.

En el caso de Google y Facebook, aplican filtros en nuestra búsqueda de resultados en base a nuestros gustos y preferencias. A su vez, rumores infundados y noticias falsas pueden circular libremente y reforzar puntos de vista existentes.

Esto puede ser sustancialmente contraproducente en nuestras inversiones. Convencerte a vos mismo de que una acción en particular o estrategia es correcta, sin tomar en cuenta evidencia contradictoria, puede presagiar el fracaso en la búsqueda de tu libertad financiera.

Solución:

Escuchar opiniones contrarias a la tuya

Los mejores inversores saben que son vulnerables a los sesgos cognitivos, motivo por el cual buscan activamente realizar preguntas y buscar opiniones calificadas que estén en desacuerdo con la suya.

Ray Dalio, por ejemplo, sugiere que busques al más inteligente detractor de tu idea y luego trates de entender completamente su razonamiento detrás de esta opinión contraria.

El poder de un desacuerdo reflexivo es una gran cosa”, sostiene Dalio.

Error N°2: Confundir eventos recientes con tendencias actuales

Uno de los más comunes (y más peligrosos) errores al invertir es creer que la tendencia actual del día continuará.

En términos psicológicos, esto es conocido como “Sesgo de Actualidad”.

Los eventos actuales suelen tener mayor peso en nuestras mentes cuando evaluamos la probabilidad de que algo suceda en el futuro.

Por ejemplo, un inversor podría pensar que como una acción ha subido en el último tiempo, también lo seguirá haciendo en el futuro. Debido a esto, compra más de esta acción, comprando a un precio efectivo mucho más alto.

Solución:

Rebalancear tu cartera

Nuestras memorias son de corto plazo. Entonces… ¿qué podemos hacer?

La mejor manera de evitar este acto impulsivo y erróneo en la toma de decisiones es asumir un compromiso en la conformación del portafolio de antemano y luego rebalancear. Por ejemplo, 60% en acciones y 40% en bonos.

Rebalanceando tu portafolio, estás efectivamente comprando a precios más bajos los activos y vendiendo a precios más altos. Cuando una de tus acciones lo está haciendo bien, vendés parte de ellas para comprar la parte que quedó subponderada de tu portafolio, y viceversa.

Error N°3: Sobreconfianza

Gente que es muy exitosa y con iniciativa muchas veces asumen que serán tan buenos en las inversiones como lo son en los otros aspectos de la vida.

Pero la sobreconfianza es uno de los sesgos cognitivos más comunes: habitualmente sobreestimamos nuestras habilidades, nuestro conocimiento y nuestras perspectivas a futuro.

Solución:

Ser realista y ser honesto.

Asumiendo que no tenemos una ventaja o don especial, te das a vos mismo una gran ventaja. De esta manera podrás obtener mejores resultados que la mayoría de los inversores confiados que se engañan a sí mismos creyendo que pueden obtener un mejor retorno que el resto.

Howard Marks sostiene: “Si no puedes predecir el futuro, lo más importante que puedes hacer es admitirlo. Si es cierto que no puedes hacer predicciones y aún así lo intentas, entonces eso es realmente un suicidio.

Error N°4: Buscar hacer el gol del campeonato

Resulta tentador ir por grandes ganancias en tu búsqueda de construir tu riqueza financiera.

Sin embargo, “buscar hacer el gol del campeonato” hará que muchas veces puedas concretar menos oportunidades de las que generas y no puedas ganar los partidos, haciendo más difícil recuperarse de las derrotas.

Solución:

Obtener retornos sostenibles en largo plazo y que se componen a través del tiempo.

No te distraigas con el ruido de corto plazo en Wall Street, y reorienta tu estrategia para obtener riqueza en el largo plazo.

Warren Buffet sostiene: “El mercado de capitales es un dispositivo diseñado para transferir el dinero de la gente impaciente a la gente paciente

Error N°5: “Quedarte en casa”

Este sesgo cognitivo es conocido como el sesgo de “quedarte en casa” y es la tendencia de muchas personas a invertir desproporcionadamente en los mercados que les son familiares a ellas.

Por ejemplo, invertir sólo en el mercado de capitales de tu país, sólo una categoría de activos, tu propia industria o las acciones de tu empleador. Este sesgo puede dejarte sobreponderado en “aquello que conoces”, lo que puede ser contraproducente para tu portafolio en determinadas circunstancias.

Solución:

Diversificá tu portafolio.

Diversificá ampliamente en tu cartera en diferentes categorías de activos y diferentes países. Un portafolio bien diversificado obtendrá mejores resultados que uno que no lo esté, independientemente de lo que suceda en el contexto.

Error N°6: Experiencias Negativas

Por último, nuestros cerebros están diseñados para bombardearnos con memorias de experiencias negativas.

De hecho, una parte de nuestro cerebro (la amígdala) es una alarma biológica que hace fluir signos de miedo a nuestro organismo cuando estamos perdiendo dinero.

¿Cuál es el problema con esto?

Cuando los mercados se desploman, el miedo toma el control de nuestro organismo y es fácil actuar de manera irracional. Algunos inversores llegan incluso a vender todo su portafolio en el peor momento y quedarse totalmente líquidos.

Solución:

Estar preparado.

La mejor manera de evitar esto es llevar un registro de por qué invertiste en una determinada categoría de activo en primer lugar, mantener una correcta diversificación de tu cartera que te ayudará en contextos volátiles, asesorarte correctamente con asesores financieros capacitados y focalizarte en el largo plazo, evitando distracciones del mercado de corto plazo.

Benjamin Franklin decía: “Fallando en prepararnos, nos estamos preparando para fallar”.

Estas simples reglas y procedimientos harán más fácil para vos invertir para el largo plazo:

  • Reduce el riesgo diversificando globalmente.
  • Sé más abierto a opiniones que difieren de la tuya.
  • Busca menores costos de inversión y transacción.
  • Haz menos trading.
  • Evita los miedos que pueden autosabotearte.

¿Serás perfecto evitando estos errores? No, pero te ayudará a hacerlo mucho mejor. Y la diferencia que esto puede traer para tus inversiones a lo largo de toda tu vida es más que sustancial.

Tags:
Matias Daghero
Matias Daghero

Matías Daghero es Asesor Financiero Certificado por IAEF (Argentina) e IEAF (España), Especialista en Dirección de Finanzas (ICDA-UCC) y Contador Público (UCC).

  • 1

Tal vez te puede interesar