CARGANDO

Escriba para buscar

Esto podría ser peor que 1929

Compartir

La economía está basada en un sistema monetario y un crecimiento que son falsos.

Es posible que el mercado de valores vuelva al terreno vendedor antes de lo que esperábamos.

El Dow cayó 660 puntos después de que Apple anunció ventas débiles, principalmente en China.

Esto dice Bloomberg:

El índice S&P 500 cayó 2,5 por ciento, la venta más fuerte desde la víspera de Navidad, cuando el indicador quedó a pocos puntos de entrar técnicamente en un mercado bajista antes de embarcarse en un rally de 6,8 por ciento en las siguientes cinco sesiones.

La crónica sigue:

¿Qué está pasando? Una y otra vez en el cuarto trimestre, cuando el S&P 500 se desplomó 19,8 por ciento, los inversionistas escucharon el mismo estribillo: no se asuste; la economía, y las ganancias corporativas, parecen fuertes.

En las últimas 24 horas, la confianza en esas garantías se ha visto afectada.

Mal consejo

Pero, ¿qué pensaron los inversores? ¿Cuáles eran las probabilidades de que Apple continuara presentando nuevos productos que volaran la cabeza de los consumidores?

¿Cuáles eran las probabilidades de que este mercado alcista geriátrico volviera a correr por la pista y estableciera nuevos récords?

Por supuesto, nunca se sabe.

Pero las acciones en última instancia dependen de la economía. Después de todo, los inversores están comprando flujos de ingresos que deben provenir de los consumidores. Y dado que la historia de la “bella economía” siempre fue falsificada, en algún momento la verdad saldría a la luz.

Y si eso comienza ahora… o más tarde… no lo sabemos. Pero es probable que llegue. Así que nos dirigimos a The New York Times para obtener algunos consejos sobre qué hacer al respecto:

La respuesta sensata a esta desconcertante serie de desarrollos es hacer casi cualquier otra cosa. Leer un libro. Ir a caminar. O simplemente no hacer nada en absoluto, como dormir una siesta.

Si usted es un inversor de largo plazo (y todo el dinero que haya atado en el mercado de valores debería estar destinado a largo plazo, para empezar), un tumulto como el de los últimos meses no es algo que deba causar pánico. Más bien, es el precio que paga por disfrutar de los rendimientos que, a lo largo de los horizontes de tiempo, es probable que sea sustancialmente más alto que el del efectivo o los bonos.

El objetivo de invertir en acciones es obtener mayores rendimientos a largo plazo a cambio de tolerar altibajos más grandes de corto plazo.

No tomes en serio a este diario. Ya sea política, economía o finanzas, la “Vieja Dama Gris” generalmente tiene un punto de vista que no vale la pena tener.

Aun así, es impresionante cómo el escritor de la pieza anterior logró meter tanta desinformación y tantas suposiciones tambaleantes en unos pocos párrafos cortos.

¿Deberías ignorar un mercado bajista potencial? No.

¿Las acciones siempre suben a largo plazo? No.

¿Las acciones volverán a subir en unos pocos meses? Probablemente no.

Cubrir los gastos

El argumento a largo plazo para las acciones es bastante simple. Si hubiera invertido USD 1.000 en acciones hace 100 años, hoy tendría un poco más de USD 15 millones.

Bastante bien.

Pero no menciona que habrías pasado casi la mitad de tu tiempo, 46 ​​años, esperando volver a los máximos anteriores.

Tampoco menciona que a veces hay que esperar para siempre. Los inversores japoneses han estado esperando 30 años para volver al equilibrio. Después de tres décadas, el Nikkei todavía está un 46% por debajo de su máximo histórico en 1989.

No vivimos para siempre. Y es probable que la mayoría de nosotros deseemos acceder a nuestros ahorros en algún momento antes de morir. Es por eso que nuestro viejo amigo Richard Russell solía decir que la regla más importante para invertir es “evitar la gran pérdida”. Es muy difícil recuperarse de una gran pérdida. La vida no es lo suficientemente larga.

Y es por eso que nuestra estrategia de trading, basada en la comparación entre el Dow Jones y el precio del oro está configurada para liberarnos de las acciones antes de una gran venta.

Nos habría ahorrado las cuatro grandes reducciones de los últimos 100 años, en 1929, 1966, 1999 y 2008. Y habría entregado el doble de lo que habría hecho con solo comprar y mantener acciones.

Ah… y otra cosa que el argumento de “comprar y mantener” no menciona: todo lo que realmente gana de las acciones son los dividendos que recibe. En términos de oro, las ganancias de capital sobre las acciones desaparecen.

Época de Burbuja

En 1929, fueron los rembolsos de préstamos posteriores a la Primera Guerra Mundial procedentes de Europa los que inundaron los EE.UU. y crearon el auge de las acciones de los “felices años veinte”.

Hoy, son los 4 billones de dólares de la Reserva Federal, las tasas de interés reales negativas, un recorte de impuestos no financiado y las recompras corporativas las que han proporcionado el estímulo en esta nueva Era de la Burbuja.

Ambos dieron un impulso a los mercados. Pero ambos eran temporales. Y en el caso de la burbuja de hoy, fraudulento.

En la década de 1920, el dinero era real – era oro. Y las tasas de crecimiento eran reales, basadas en automóviles, salarios crecientes y aparatos eléctricos. Y eran dos veces más altas que las tasas de crecimiento de hoy.

Pero ni siquiera eso impidió el crash. Entre septiembre de 1929 y septiembre de 1931, las acciones cayeron un 75%… y no se recuperaron por 25 años.

Hoy, el dinero es falso… y el crecimiento también.

Desde la crisis financiera mundial de 2008, la economía ha crecido a una tasa anual del 2,2%, la recuperación más débil registrada.

Mientras tanto, las acciones han subido, en promedio, a una tasa de 11,3% cada año, la mayor alza en el mercado alcista de la historia.

¿Cuál de esas dos cosas es sostenible, duradera?

¿La verdadera economía de la calle principal, con su modesto crecimiento? ¿O el mundo financiero de Wall Street, con algunos de los precios de acciones más extravagantes jamás registrados?

¿Cuál cederá cuando llegue la próxima crisis?

Ya lo sabemos, ¿no?

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1

Tal vez te puede interesar