CARGANDO

Escriba para buscar

¿Tormenta perfecta en 2020?

¿Tormenta perfecta en 2020?

Compartir

El escenario internacional y el local parecerían converger en algo explosivo

Hace un par de semanas recibí una alerta en mi casilla que me dejó pensando. Un llamativo hito financiero tuvo lugar, y, paradójicamente, a pesar de que era algo que venía esperando, me sorprendió.

Luego, un par de días pasaron, y reconozco olvidé el asunto por completo, hasta esta semana… en la cual volví a recibir noticias vinculadas a esto.

Fue por esto que decidí dedicarle este espacio al asunto, ya que empiezo a visualizar como cada vez más probable a un escenario donde se podrían conjugar peligrosamente varios factores desde varios frentes para desencadenar una “tormenta perfecta”.

En esta nota te voy a explicar todo esto, para que te prepares -por las dudas- por si eventualmente todo esto llega a ocurrir.

Empecemos…

Señales preocupantes desde USA

Como probablemente sepas, la economía americana viene mostrando números bastante espectaculares, particularmente desde que Trump asumió la presidencia.

El efecto de las tasas bajas, junto con algunas políticas puntuales impulsadas por el primer mandatario americano, hicieron que el nivel de actividad sea excelente, lo que ha empujado a la tasa de desempleo a mínimos en 50 años.

En este contexto, la FED (Reserva Federal) ha acelerado la suba de tasas, principalmente la parte corta de la curva, para evitar un supuesto “recalentamiento” de la economía estadounidense. Esto ha provocado lo que se conoce como “aplanamiento” o “flattening” de la curva de tasas del Tesoro americano, ya que la parte corta ha subido proporcionalmente más que la parte larga, lo que le ha quitado pendiente.

En este gráfico se puede apreciar esto de manera clara:

La intuición detrás del mismo es más simple de lo que parece. El gráfico muestra la diferencia entre las tasas de interés de los bonos a 2 y 10 años.

  • sea, cuando la línea se aproxima a 0, quiere decir que la diferencia es nula o casi nula. Eso es una situación “anómala” en el mercado de bonos. Síntoma de algo que no está del todo bien.
  • Por el contrario, cuando la línea negra va para arriba, quiere decir que USA está pagando bastante más tasa por los bonos a 10 años que por los bonos a 2 años, o sea, algo “sano”.

Cabe mencionar que, en un mercado “sano”, las tasas de los plazos más largos son más altas que las de los plazos más cortos, por obvios motivos.

Habiendo dicho esto, entonces, se puede observar que hoy la FED está pagando casi la misma tasa de interés por un bono a 2 años que a 10 años, algo totalmente anormal, y que podría leerse como un síntoma de algo comprometedor.

¿Por qué digo esto? Simple, si revisamos los momentos en los cuáles la curva se aplanó (históricamente) veremos que no ocurrieron cosas buenas. En concreto, las últimas dos veces en las que la curva tuvo un aplanamiento semejante, inmediatamente tuvieron lugar episodios de crisis de magnitud (Año 2000 -crisis punto com- y año 2008 -crisis sub prime-).

Es que, si tiene el mismo riesgo un papel a 2 o que otro a 10 años, es porque algo está y/o estuvo funcionando mal en los mercados financieros; y, por ende, la economía real habría estado operando de manera errática, apoyada sobre cimientos frágiles, distorsionados por la política monetaria.

Las consecuencias de una “comodidad” de larga data

Para que se entienda un poco mejor, voy a dar un ejemplo de la vida misma que me resulta análogo: imaginemos el caso de una persona de mediana edad (EJ: 35 años) que es 100% mantenida por sus padres, y que, pudiendo hacerlo, elige no trabajar desde hace más de 10 años.

Claramente dicho individuo se habría encontrado en una situación de extrema comodidad por mucho tiempo, habiendo desarrollado hábitos no del todo sanos, ya que la no necesidad de desarrollar habilidades para obtener un ingreso habría atrofiado parte de sus capacidades.

Queda claro que, en este ejemplo, cuanto más tiempo pase este individuo en esa situación, más difícil y costoso será luego salir de ella. En el caso extremo de que dicha persona llegue, por ejemplo, a los 50 años sin haber trabajado…bueno, está claro sus capacidades serán altamente cuestionables, incluso si la “vuelta al mercado laboral” resulta totalmente responsable y a consciencia. Es que simplemente esta persona habría moldeado su psiquis y hasta su cuerpo a una vida de no trabajo, y eso es algo que resulta difícil de cambiar posteriormente.

Bueno, algo así ocurre cuando se desvirtúa por mucho tiempo la estructura económica. Lo cierto es que, quitando la suba de tasas previa a la crisis de 2008, hace 2 décadas que USA y el mundo viven con un equilibrio económico de tasas híper bajas.

Tasa de interés de referencia americana

O sea, hay empresas y mercados que se forjaron al calor de un mundo de tasas muy bajas, por lo que, en un entorno más normal tal vez no sobrevivirían, o al menos no de esta forma.

Es por eso que, al igual que en el caso del adulto mantenido, resultará doloroso volver a una situación más normal, ya que implicará ajustarse a una realidad con otra estructura totalmente distinta.

Implicancias en Peronia

Como he mencionado en algunas columnas anteriores, nuestro escenario para los próximos 3 años es absolutamente crítico. La economía seguirá cayendo, el BCRA está quebrado, el ANSES vaciado, el déficit financiero va a seguir siendo alto, y la deuda será virtualmente impagable, al menos en los términos actuales.

Todo esto se hará tremendamente más visible en 2020, momento en el cual, como vimos, podría agudizarse el ruido proveniente de USA, y sus crecientes tasas de interés, que, no solo ponen más presión a los bonos locales, sino también podrían desencadenar una recesión en USA, que encienda la mecha de una nueva crisis financiera.

Cabe mencionar que, como te expliqué en alguna nota anterior, los mercados financieros mundiales están bastante inflados. O sea, en otras palabras: hay mucho para desinflar.

Este gráfico así lo evidencia: el mismo corresponde al rendimiento anual de las acciones americanas. El mismo está en niveles históricamente bajos, lo que evidencia que los precios de los papeles están, justamente, históricamente altos.

Así, de esta manera, podríamos tener lo que se conoce como una “tormenta perfecta” hacia el período 2020/2021, donde se combinen una posible crisis mundial, con la implosión local.

Con esto no pretendo ser agorero, pero como dice la canción de Alphaville, hay que “desear lo mejor, pero esperar lo peor” para estar correctamente preparados para lo que pueda venir.

Y, hasta el momento, en Peronia parece estamos muy lejos de ello.

Juan Ignacio Fernandez
Juan Ignacio Fernandez

Es Licenciado en Economía por la Universidad de Buenos Aires y estudiante avanzado de la Maestría en Finanzas en la Universidad Torcuato Di Tella. Es el analista financiero de ContraEconomía y a su cargo están las recomendaciones de inversión de nuestro producto estrella: ContraInversiones. Juan trabajó como analista macroeconómico en diferentes consultoras y hace dos años fundó su propia empresa de asesoramiento, Oikos Bs. As, especializada en informes de macroeconomía, inversiones y real estate.

  • 1