CARGANDO

Escriba para buscar

Bandas de flotación en el dólar: entendé de que se trata en 2019

Bandas de flotación en el dólar: entendé de que se trata en 2019

Contraeconomia
Compartir

El valor del dólar en argentina 2018 llegó en septiembre a 42,10 pesos para la venta. La cifra fue el récord tristemente célebre que ostenta el gobierno de Mauricio Macri en cuanto a la política cambiaria. El tipo de cambio había superado la franja de los 40 pesos generando un revuelo de críticas, tensiones e incertidumbres en los mercados nacionales y grandes movimientos en las casas de cambio y entidades bancarias.

La divisa verde creció en un contexto de delicada situación económica luego de tres corridas cambiarias y el establecimiento por parte del Banco Central de un esquema de bandas de flotación cambiaria inédita en la historia de nuestro país, con la vuelta del FMI en el medio.

Dicho esquema de bandas de flotación en el dólar establecía que la máxima entidad bancaria del país se comprometía a mantener el tipo de cambio dentro de una brechas definidas cuyo inicio estaba fijado entre los 34 y 44 pesos. Las bandas se convirtieron, entonces, en otro intento más del Gobierno y el BCRA para lograr algo imposible hasta el momento en la Argentina: tratar de dominar al dólar histórico.

El sistema de bandas se supedita a cinco puntos en cuestión: En primer lugar, el BCRA no llevaría a cabo una intervención en el mercado cambiario en la medida que la divisa se mueva dentro de estas bandas de flotación. En la medida que se mantenga en las bandas definidas entre 34 y 44 pesos, la evolución del dólar flotará con cierta libertad, es decir, sin que intervenga el BCRA. Por lo tanto, dicha entidad no saldrá a vender reservas para tratar de anestesiar a la divisa norteamericana.

En un segundo punto, si la moneda verde tocase el techo o piso de la banda, el BCRA tendría el compromiso de intervenir. Por ejemplo, en el caso de que si la divisa llegase a los 44 pesos, se pondría a vender divisas para evitar que supere ese nivel.

Contrariamente, en caso de que el tipo de cambio se reduzca a 34 pesos, el Central debería salir a comprar dólares para inyectar pesos. No obstante, dicha intervención no superaría los 150 millones de dólares diarios.

Por otra parte,  el piso y el techo de la banda se actualizarán diariamente, a un ritmo del 3% mensual. En la medida que la inflación baje, también se reducirá ese 3% de incremento mensual de aumento para el piso y techo de la banda.

Sin embargo,  en diciembre el Comité de Política Monetaria (CoPoM) decidió pasar del 3 al 2 por ciento el ritmo de actualización de la banda. Esto significó que en el mes de enero 2019 el esquema de intervención estuvo entre 37,86 y 48, 99 pesos y durante febrero estará entre 38,62 y 49,97 pesos.

En cuarto lugar, el objetivo de “emisión monetaria cero” fue clave para lograr el equilibrio cambiario. La meta es evitar una nueva corrida cambiaria y por último, como quinto factor, el objetivo implícito y general del esquema fue el reducir la participación del BCRA en el mercado cambiario.

El precio del dólar en argentina 2019, al 30 de enero, cerró a 38,65 centavos cayendo 17 centavos respecto del día anterior, manteniéndose de esta forma por encima de la zona de intervención.  De todas formas, en la actualidad la situación sigue siendo delicada.

Tendencia del dólar en Argentina

La historia de nuestro país y el dólar tuvo una bisagra en la década del 70 en el marco de las políticas económicas implementadas por Celestino Rodrigo, ministro de Economía de aquel entonces  y constituidas fueron popularmente conocidas como Rodrigazo.

El punto crucial fue una intensa devaluación del 150 por ciento que derivó, sumado a un incremento de la deuda externa durante la Dictadura, en tres lustros de continuas fluctuaciones e inestabilidad económica cuyo pico máximo fue la hiperinflación de fines de los ochenta, apaciguada de manera paliativa en los 90 en el marco de la convertibilidad.

Tras superar la crisis del 2001 y durante el primer decenio del siglo XXI, el dólar se mantuvo entre los 3 y 6 pesos para luego derivar en el denominado cepo cambiario. La mayor devaluación del gobierno kirchnerista se dio en enero de 2014 pero no se comparan con las tres corridas sufridas por el macrismo durante el 2018.

Ahora bien, la tentativa del argentino promedio a ahorrar en la divisa norteamericana se reducen a dos palabras: incertidumbre y seguridad. No habrá que ser un genio para interpretar qué moneda simboliza cada palabra. Argentina es un país atento al dólar y por estas cuestiones, conviven en su interior varias cotizaciones de la moneda verde. La principal es el dólar oficial, basado en el valor de la cotización del dólar en las casas de cambio y bancos autorizados a operar en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) por el BCRA.

Tenemos también al dólar minorista cuya cotización es a la que pueden compran los pequeños inversores o inversores minoristas. También el dólar Banco Nación que es el que ofrece dicha entidad bancaria y el dólar BCRA  que surge de un promedio de las cotizaciones minoristas de una serie de bancos. Asimismo, existe el dólar mayorista o intercambiar que es la cotización del dólar que el Banco Central le cobra a los bancos minoristas. Cabe señalar que este se utiliza para operaciones entre bancos, empresas y el comercio exterior; es muy difícil que el inversor minorista o común acceda a comprar divisas a este precio. No obstante, este dólar es el más significativo por su volumen, y suele ser menor al precio del dólar minorista.

Asimismo a dolar blue (conocido también como dólar negro, paralelo, informal e ilegal) y está referido al que se se compra y vende en billetes y en negro por fuera del mercado cambiario oficial, en entidades no autorizadas y no reguladas (cuevas o arbolitos).

Es de destacar que no existe una cotización única para este dólar. En tanto, el el dólar gris o contado con liqui se refiere a las operaciones de adquisición de divisas a través de la compra de bonos o acciones en el mercado local en pesos y su venta en el exterior en dólares. En tanto, el dólar gris o contado con liqui se refiere a las operaciones de adquisición de divisas

El momento actual

Más allá de cierto sesgo de ilusión que nos dejó la convertibilidad es posible entender la importancia del dólar para el argentino medio por una simple cuestión: la inestabilidad de la economía argentina. Por tales razones, el argentino apuesta al dólar y es una de las personas que más está atento a su cotización. De hecho, es uno de los países con maàs dólares per cápita en el mundo.  

Tales cuestiones ilustran el porqué de elegir al dólar antes que a otras monedas también estables como el euro hoy Hoy el dólar está, en promedio, en los 38 pesos. Hace diez años estaba en 3,47 pesos. Es decir, una variación de casi el 1100 por ciento. En cambio, el euro hoy cotiza 43 pesos y hace diez años un euro valía 4,70 pesos. La variación en torno a la moneda del viejo continente si la comparamos con el peso argentino es similar. No obstante, también por cuestiones culturales el argentino seguirá apostando al dólar. Domarlo, seguirá siendo una tarea difícil y hasta casi imposible de conllevar.

To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.