CARGANDO

Escriba para buscar

El mito más absurdo del Siglo XXI

El mito más absurdo del Siglo XXI

Bill Bonner
Compartir

Los políticos no sirven para manejar la economía.

“Para aquellos que viven dentro de un mito, parece un hecho evidente.”

John Gray

Comenzamos el fin de semana con la anticipación silenciosa de una tormenta de nieve que se aproxima. Durante toda la semana, los meteorólogos nos habían estado advirtiendo que tendríamos cinco centímetros… luego diez… luego quince…

No importaba. Como un niño, esperaba la primera nevada del año.

Así que con mi familia trabajamos duro todo el sábado… recogiendo leña, poniendo provisiones de leche, pan y alcohol, y colocando la cuchilla correcta en el tractor para la nieve.

A las 4 p.m., los primeros copos perdidos estaban cayendo. Y estábamos listos para ellos. Nos retiramos al interior, nos sentamos frente al fuego… y nos quedamos dormidos.

Imagen del granero de la familia, bien munido de troncos para el hogar.

Muy caro, sobrevalorado

Cada época tiene sus mitos revueltos y sus sueños fallidos. Wall Street y Washington se revuelcan en ellos.

El reto práctico para nosotros no es ser más inteligente que otros inversores o más sabio que otros votantes… sino simplemente salir del mito lo suficiente como para verlo bien.

En la década de 1960, la idea era que solo había que comprar las acciones principales: el Nifty Fifty (en referencia a las 50 compañías más grandes del momento); parecía una conclusión inevitable de que te harías rico a medida que el genio comercial de Estados Unidos conquistara el mundo.

Pero en 1966, las acciones Nifty Fifty comenzaron a caer. El grupo, caro y sobrevalorado, tuvo un desempeño inferior durante los siguientes 20 años. Muchas de esas empresas, de hecho, desaparecieron.

En la década de 1980,  fue Japón la que capturó la imaginación. Todos querían aprender la última jerga empresarial japonesa e imitar el extraordinario éxito de ese país.

Pero en 1989, el Índice Nikkei se derrumbó… cayendo un 80%. Treinta años después, los inversores siguen abajo un 50%.

Luego, a fines de la década de 1990, llegó el boom de las puntocom. Todos sabían que la nueva tecnología de Internet revolucionaría el mundo, con un crecimiento más rápido, salarios más altos y sin necesidad de refinanciar las deudas (la información reemplazaría la necesidad de capital).

Ese sueño desapareció en las siguientes dos décadas. Las tasas de crecimiento han bajado, los salarios no han ido a ninguna parte y hay más deuda que nunca.

Luego vino el mito de que “los precios de las casas nunca bajan”… que reventó en 2007.

Impresionante estafa

Los activos, los mercados, las empresas y los imperios suben y bajan. Ninguno domina por mucho tiempo.

Pero ahora viene el mito más absurdo de todos: que los funcionarios públicos, los tecnócratas, los políticos, pueden “administrar” y “guiar” la economía, no solo para mejorarla, sino también para asegurarse de que no pase nada malo.

En estas páginas, por supuesto, hemos deconstruido varios elementos de este sueño muchas veces. Tomados en conjunto, representan una gran estafa intelectual.

¿De dónde saca dinero la Fed? ¿Cómo sabe qué tasa de interés a corto plazo necesita la economía?

Todo ciudadano alerta sabe que sus políticos y burócratas son incompetentes, pícaros y egoístas. Y todo economista se ríe si sugieres que los burócratas deberían fijar el precio del petróleo; saben que solo los compradores y vendedores dispuestos pueden descubrir los precios correctos, en “el mercado”.

Pero cuando se trata de un precio aún más importante, el precio del crédito, creen que el mismo razonamiento es absurdo. Confían en los “expertos” de la Reserva Federal para hacerlo en su lugar.

Pero miremos el círculo vicioso. La política monetaria de los Estados Unidos durante los últimos 30 años no es más que repetir los tres errores clásicos una y otra vez.

Error # 1: mantener las tasas de interés demasiado bajas durante demasiado tiempo.

Error # 2: aumenta las tasas para tratar de mitigar el daño del Error # 1.

Error # 3: tasas de caída en pánico cuando el Error # 2 causa un colapso económico.

Más y más deuda

Y eso es solo política monetaria. ¿Qué pasa con la política fiscal? El concepto clave de la gestión presupuestaria ilustrada es que la política fiscal debe ser anticíclica.

Hay que ahorrar (superávit) cuando las cosas van bien… y gastar (déficit) cuando las cosas van mal. El Faraón lo hizo hace 3.000 años, almacenando grano durante los siete años de abundancia… y liberándolo durante los siete años de escasez. Es tan simple, incluso un imbécil podría hacerlo.

Esto debería haber sido muy adecuado para los políticos y expertos de la gestión pública. Pero durante medio siglo, incluidos dos de los auges más gordos de nuestra historia, lo arruinaron. Simplemente pidieron prestado más y más dinero, como si siempre estuviéramos en una crisis.

No se ha visto ni un centavo de ahorro o excedente desde la administración de Carter. Y ahora, el país enfrenta la mayor crisis de deuda en la historia del mundo.

Entonces, ¿qué sugieren los principales economistas del mundo? ¿Cómo salir de un agujero tan profundo?

Aquí es donde llega el absurdo a su máxima expresión: ¡proponen pedir prestado más!

Olivier Blanchard, anteriormente en el Fondo Monetario Internacional, y ahora en el MIT, recientemente pronunció un discurso ante la Asociación Económica Americana.

Dijo que los altos niveles de deuda “pueden no ser tan malos”. La deriva de su discurso fue que si una economía crece al 4% y la deuda tiene un precio del 2%, la deuda no es un problema.

La economía crece más rápido que la deuda, por terminará siendo licuada por el crecimiento.

Esta opinión fue apoyada por, ¿quién otro si no?, Paul Krugman.

El columnista del New York Times dejó clara su posición hace años:

[La nación necesita] un fuerte aumento en la inversión pública en todo, desde energía hasta transporte y tratamiento de aguas residuales.

¿Y cómo debemos pagar por esta inversión? No debemos… En este momento, hay un caso abrumador para incrementar la deuda del gobierno… El gasto ahora significaría una economía más grande más adelante, lo que significaría más ingresos fiscales.

¿Qué pasa con estas personas?

Desde 1980, los federales han gastado USD 20 billones más de lo que han recibido. Este año, el gasto superará los ingresos fiscales en aproximadamente USD 1 billón. Y todavía estamos en una recuperación. ¿Dónde está el crecimiento prometido? ¿Dónde están los ingresos que faltan?

Por supuesto, la idea es absurda. No hay una teoría plausible… ni un caso observable… donde las personas se hagan más ricas al pedir cada vez más dinero prestado, año tras año. En lugar de crecimiento, de hecho, lo que pasa es que vas a la quiebra.

Solo ahorrando dinero e invirtiéndolo sabiamente es posible salir adelante. Y los políticos tampoco pueden hacerlo.

Pero ni siquiera eso impedirá que veamos mayores déficits y más deuda.

Hay que seguir atentos. El futuro puede ponerse aún peor.

Tags:
Bill Bonner
Bill Bonner

Bill Bonner es el presidente de Agora Financial y Daily Reckoning, el newsletter de inversiones más popular de Estados Unidos. Un enfoque ácido y sin pelos en la lengua sobre economía y mercados globales, en exclusiva para Contraeconomía.

  • 1

Tal vez te puede interesar

To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.