CARGANDO

Escriba para buscar

Cambiá el chip con el que mirás tus inversiones

Cambiá el chip con el que mirás tus inversiones

Matias Daghero
Compartir

Una forma de invertir que te permite desentenderte de las subas y bajas diarias del mercado.

 

El otro día me tocó hablar con una persona que claramente no tiene “buena suerte” con las inversiones. Y para aclararte por qué considera esto dejame que te cuente alguna de sus experiencias en los últimos años.

Esta persona, que en el ejemplo llamaremos Juan, consiguió hacerse de un dinero importante a través de una herencia a finales de 2017. Como se trataba de una persona joven, decidió que quería hacer una inversión de alto riesgo que le permitiera multiplicar exponencialmente su capital. Por ese entonces, la inversión de moda tenía nombre y apellido: Bitcoin.

La realidad es que el no tenía mucho conocimiento acerca de como funcionaba el Bitcoin, sólo sabía que subía y eso era suficiente para Juan.

Fue así como en diciembre de 2017 invirtió todo su capital en la compra de Bitcoins pagando el precio de u$s 18.000 que estaba en aquel entonces. Pero apenas un mes después a fines de enero entró en pánico cuando vio que el Bitcoin tocaba los u$s 10.000 y los vendió asumiendo una gran pérdida.

Sin embargo, esta mala experiencia no serviría para amedrentarlo. ¿Qué inversor no ha tenido una mala inversión? Se decía a sí mismo.

Fue así como decidió invertir a fin de enero en acciones argentinas. En todos lados salía sobre lo mucho que habían subido: en 2017 subieron un 77% y en menos de un mes de 2018 ya llevaban un 16% de suba.

Como no tenía conocimiento de acciones argentinas decidió invertir a través de un fondo común de inversión (FCI) de acciones argentinas.

Lo dejo en manos de los que saben – se decía a sí mismo.

Fue así como entró al FCI de Acciones con el índice Merval en torno a los 35.000 puntos. Y nuevamente la “suerte” no estuvo de su lado. En apenas días el Merval se derritió y cayó hasta los 30.000 puntos devolviendo toda la suba que había tenido en ese año (y de la que Juan no había participado).

El pánico se apoderó nuevamente de Juan que rescató rápidamente el FCI asumiendo nuevamente una gran pérdida.

Abatido por esto, entendió que las inversiones no eran para él. Pero un país como el argentino con la gran inflación que tiene (que por febrero de 2018 era mucho menor que la que tenemos ahora) no permite que uno pueda simplemente guardar los pesos.

Sabiendo que no tenía conocimientos financieros y contaba ya con muy malas experiencias previas, fue que decidió invertir nuevamente todo su capital en la inversión conservadora más segura y rentable del momento: las Lebacs.

Creo que no es necesario recordarte lo que pasó apenas unos meses después cuando se produjo la devaluación.

Aprendizajes luego de una serie de eventos desafortunados

¿Qué errores cometió Juan y qué podemos aprender de esto?

Los errores fueron muchos como te imaginarás, pero los más importantes fueron tres.

El primero de ellos es el no haber diversificado su portafolio. Siempre puso todo su capital en una única opción.

En el caso del Bitcoin y las Lebacs no caben dudas, pero en el Fondo Común de Inversión quizás estés pensando que había una diversificación. Sí, la había en un grado mayor que si hubiera comprado acciones de Banco Macro o de YPF solamente, pero no la había respecto a que cumpliera el requisito de que si algo les pasaba a las acciones argentinas tuviera activos que se movieran de una manera diferente. Si todos los activos se mueven en la misma dirección, la diversificación no fue la correcta.

El segundo aprendizaje es que en las inversiones (como en la mayoría de los aspectos de la vida), actuar impulsivamente trae malos resultados. Comprar en medio de la euforia y vender cuando hay pánico es el camino más rápido a perder todo tu capital invertido.

Por último, lo tercero que podemos aprender de la experiencia de Juan es la importancia de entender lo que uno está comprando. Juan no entendía nada del Bitcoin y las acciones argentinas, las compró simplemente porque subían.

Cuando compró el Fondo Común de Inversión en Acciones quiso confiar su dinero a los expertos pero al no conocer sobre el funcionamiento de los fondos no sabía que el mismo estaba obligado a invertir siempre en acciones. Si el mercado cae 16% y el FCI cae 10% es una buena gestión del portfolio manager del FCI, pero una pérdida al final para su cartera. Él debería igual haber monitoreado para ver si era un momento para permanecer en el fondo o salir de él. Incluso en las Lebacs el desconocimiento lo privó de saber que no tenía ningún tipo de cobertura frente a una devaluación.

No te conviertas en Juan

Según los resultados de una encuesta realizada por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Central (BCRA), Argentina se ubica entre los países con menos conocimiento y actitud financiera a nivel mundial.

Desde Contraeconomía creemos que la educación financiera es clave en el desarrollo personal y para la mejora en las condiciones de vida de cada persona. Y, buscando aportar nuestro granito de arena, es que esta semana realizamos el curso gratuito al que hemos denominado “Ingresos On Demand”.

En él te enseñamos conceptos básicos de inversiones con un lenguaje sencillo para aquellos que nunca hayan invertido pero mostrando una estrategia de inversión de muy buenos resultados y que podría ser de utilidad incluso para expertos en finanzas.

Si no estás participando del curso, aún tenes tiempo haciendo clic aquí.

Si ya sos parte del curso, no te pierdas la ultima clase que vamos a estar publicando mañana jueves.

Ah, y no dejes de mandarme todos tus comentarios sobre el curso. Tanto Ignacio como yo estamos ansiosos por conocer tus impresiones.

Saludos!

Matías Daghero
Para CONTRAECONOMÍA

Matias Daghero
Matias Daghero

Matías Daghero es Asesor Financiero Certificado por IAEF (Argentina) e IEAF (España), Especialista en Dirección de Finanzas (ICDA-UCC) y Contador Público (UCC).

  • 1