CARGANDO

Escriba para buscar

Los detalles del nuevo estudio económico de la OCDE sobre Argentina.

Los detalles del nuevo estudio económico de la OCDE sobre Argentina.

Contraeconomia
Compartir

Tres economistas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) brindaron una conferencia el viernes pasado en la Universidad Di Tella. Pirrita Sorsa, Jens Arnold y Robert Grundke explicaron los principales detalles del estudio económico sobre la Argentina en 2019 y también dieron sus recomendaciones para la recuperación económica del país.

La primera en hablar fue Pirrita Sorsa, la Jefa de División del Departamento de Economía de la OCDE,  que se especializa en estudios para Argentina, Brasil, Chile, Colombia, República Checa, India, Lituania, Rusia, Sudáfrica y Túnez. La economista finlandesa expresó que la crisis que está sufriendo el país desde 2018 es consecuencia de un largo período de tiempo en el que Argentina fue un país poco productivo: “Históricamente, la línea de crecimiento de Argentina ha sido muy mala. Si uno compara los datos macroeconómicos del país con el resto del mundo, su productividad está muy por debajo que la de Europa, EEUU e incluso el resto de Latinoamérica”.  

Sorsa explicó que la baja productividad estuvo relacionada al amplio gasto público que ha tenido la Argentina en su historia para financiar políticas que eran insostenibles en el largo plazo. Además, mencionó cómo este inconveniente derivó a otro que terminó desencadenando la crisis cambiaria en mayo de 2018: “La impresión de dinero es uno de los principales problemas de la Argentina, esto comenzó a agravarse durante la gestión anterior y no ha sido solucionado por el gobierno actual.” Y Agregó  “Durante los primeros años, entraron muchas divisas extranjeras al país apoyando las ambiciosas reformas que prometía el mandato de Macri. Las tasas altas de interés también hicieron que entre mucho capital especulativo para el corto plazo, pero  la escasa independencia del Banco Central fue fundamental para que crezca la desconfianza en Argentina”.

Por su parte, Jens Arnold se enfocó en los problemas fiscales que tiene el país  y mencionó que se ha producido una mejora luego de la crisis cambiaria del año pasado: “El Balance Fiscal empezó a mejorar después de 2018. En la OCDE creemos que con las nuevas metas que ha establecido el gobierno luego de la depreciación del peso, debería alcanzar para empezar a estabilizar al país”.

Arnold también se refirió a los impuestos que existen en el país y criticó algunas cuestiones sobre el impuesto a las ganancias: “El sistema tributario de Argentina es bastante distorsivo, la mayoría de sus impuestos terminan perjudicando a la economía nacional. Solo el 15% de la población participa en el impuesto de las ganancias, y eso es muy por debajo del promedio de países de la OCDE.”  

Entre sus recomendaciones, el Jefe de la oficina que analiza a Brasil y Argentina en la OCDE, mencionó que “La próxima gestión tendría que modificar las tasas del impuesto a las ganancias, para que más personas participen y así el gobierno pueda dejar de utilizar otros tributos que distorsionan la economía”.

Los economistas de la OCDE dando su presentación en la Universidad Torcuato Di Tella.

El último en hacer su presentación fue Robert Grundke, y se encargó de explicar cómo afectan los aranceles a la economía nacional. “Los aranceles altos de Argentina generan que el país utilice muy pocos insumos importados, detrás de eso se esconde el problema de que las empresas argentinas tienen muy poco acceso a la tecnología internacional,  y por lo tanto, es difícil que aumenten su productividad”, declaró el economista alemán.

Otro de los problemas que tienen las barreras arancelarias en Argentina es su baja eficiencia, Grundke afirmó que en el estudio económico de la OCDE, destacan que existen empresas grandes en el país que están muy protegidas pero su productividad es baja, en comparación a otras empresas más pequeñas que no reciben tanta protección.

Finalmente, el especialista en la economía de Argentina y Brasil aseguró que “Una baja en los aranceles  es fundamental para desarrollar un crecimiento sostenible en Argentina. También aumentaría el poder adquisitivo en los hogares de toda la nación”.