CARGANDO

Escriba para buscar

Negocios y seguridad nacional: El backstage del 5G

Negocios y seguridad nacional: El backstage del 5G

Ariel Walovnik
Compartir

La semana pasada les contaba (ver nota) que la guerra comercial entre China y los Estados Unidos, encerraba de fondo cuestiones mucho más profundas que el resultado de la balanza comercial. Existe una disputa por ser el líder tecnológico de las nuevas tecnologías, siendo la protección de la propiedad intelectual un tema clave para ese objetivo. 

Ya sabemos que el 5G será la base para una enorme cantidad de tecnologías que funcionarán a través de él. Será la tecnología que permitirá montar la infraestructura necesaria para miles de millones de dispositivos.

Internet móvil requiere “estándares” que se puedan acordar a nivel mundial para que las compañías que fabrican equipos de telecomunicaciones, así como los operadores móviles, puedan implementar la tecnología en todo el mundo. En diciembre pasado, estos estándares fueron acordados a nivel mundial, por lo que ahora la disputa real ha comenzado…

La verdadera carrera está en marcha, ya que empresas de equipos como ZTE y Huawei, y compañías europeas como Nokia y Ericsson están queriendo tomar la delantera en la implementacion del 5G. Los fabricantes de chips de EE. UU. como Qualcomm e Intel también participan de la carrera. Y esa es la otra pata de lo que se trata esta guerra comercial.

Aquí hay un gran juego estratégico, se trata de tener uno de los dominios más importantes que habrá, incluso por arriba de dominios como el espacio aéreo.

En juego hay billones de dólares. En 2035, se espera que 5G permita $ 12.3 billones de producción económica global, según IHS Markit.

Pero tambien existen en juego, enormes intereses por disminuir muchos de los riesgos que estan asociados con quedar rezagado de esta carrera por la implementacion.

Es lógico entonces que haya disputas serias por este mercado, y más cuando según varias fuentes, China se le estaba adelantando a los norteamericanos para poder implementar y extender la red de 5G a nivel mundial.

De hecho, tengo la impresión de que parte de las disputas son una forma que tiene el gobierno norteamericano para intentar ganar tiempo mientras sus empresas intentan ponerse al día en el mundo y presionar para dificultarle las cosas a los chinos. Es algo que incluso ya se ha mencionado en las grandes esferas de la politica mundial.

El ex ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Boris Johnson, dijo en un evento reciente que las empresas de tecnología china podrían superar a los estadounidenses.

Además agregó, “Los chinos están a punto de ganar. Tienen 5G y han encontrado un camino por el que avanzar. Todo el mundo va a comprar cosas utilizando los sistemas chinos en lugar de los americanos”, dijo Johnson, según el periódico The Guardian.

De esta manera se entiende mejor, porque los Estados Unidos han estado rechazando a China. La segunda mayor economía del mundo ha estado buscando dejar su marca en otros países en términos de 5G. Huawei ha estado presionando a los políticos australianos. De hecho, el Financial Times reveló que el gigante chino era el mayor patrocinador corporativo de viajes al extranjero para los legisladores australianos.

Esto ayuda a entender el comportamiento americano y la escalada en las presiones que Trump ha estado implementando desde hace rato.

Dado este telón de fondo, no es de extrañar que algunas de las grandes empresas de telefonía móvil y telecomunicaciones de China hayan sido atacadas en nombre de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China.

Existen varios casos que podemos incluir junto a los mencionados la semana pasada de Qualcomm y a la CFO de Huawei. A principios de 2018, los jefes de inteligencia de EE. UU. advirtieron a sus ciudadanos sobre los riesgos de comprar smartphones fabricados por Huawei, ya que el gobierno chino podría espiarlos. A su vez, se prohibió a ZTE el uso de productos fabricados por firmas estadounidenses. Finalmente podemos mencionar que el gobierno de EE. UU. se movió para impedir que China Mobile ofrezca servicios al mercado de EE. UU., citando preocupaciones de seguridad nacional.

Las telecomunicaciones y 5G se consideran una gran prioridad de seguridad nacional para la Casa Blanca, quien ha hecho esfuerzos claros para alejar a los chinos de otros países. Como resultado, hemos visto que Australia, Nueva Zelanda y Japón se han unido a Estados Unidos para prohibir a Huawei. Reino Unido y Alemania, parecen estar en este camino al haber indicado que están considerando el tema en cuestión.

Cuando uno lee las declaraciones de Johnson y mira todo lo que Estados Unidos ha intentado frenar a la competencia americana, vale preguntarse que es lo que les preoucpa además de los negocios. Uno puede imaginarse el interés economico, pero cual es el interés militar o de seguridad nacional…

Los riesgos de seguridad detrás del 5G
Son tres los puntos clave que pueden explicar la preocupacion de seguridad por parte de las autoridades norteamericanas.

1) Infraestructura crítica. El 5G se integra en todo, desde hospitales hasta sistemas de transporte y centrales eléctricas, se convertirá rápidamente en parte de la infraestructura nacional crítica de cada país.

Esto hace que las consecuencias de la falla de las redes o el sabotaje deliberado en un ciberataque sean significativamente más serias.

Lo que hace que la gente se preocupe es que no va a usar 5G solo para teléfonos inteligentes, con el tiempo conectará una infraestructura que es el núcleo de nuestras sociedades.

2) Mayores conexiones. A medida que el 5G hace que Internet de alta velocidad esté cada vez más disponible, la cantidad de dispositivos en la red aumentará dramáticamente.

Estos incluirán conexiones tradicionales de banda ancha y móviles, pero también dispositivos con acceso a Internet desde lavaplatos hasta equipos médicos avanzados. La asociación de la industria GSMA prevé que la cantidad de dispositivos habilitados para Internet se triplicará a 25 mil millones para 2025.

Cuanto más grande es la red, más oportunidades existen para que los hackers ataquen, lo que significa que hay un sistema cada vez más complejo con más partes que necesitan protección.

“Una vez que tenga complejidad en un sistema más amplio, independientemente de lo que sea, la complejidad en sí misma es una vulnerabilidad”, dijo Gee Rittenhouse, vicepresidente senior de seguridad del fabricante de equipos de redes Cisco.

Sistema distribuido. Uno de los cambios más importantes de 5G es la capacidad de tomar la potencia de computación avanzada que generalmente se mantiene en el “núcleo” protegido de una red y distribuirla a otras partes del sistema.

Esto proporcionará conexiones de alta velocidad más confiables, y también significa que las tecnologías futuras, como las gafas de realidad aumentada, no necesitarán poder de cómputo incorporado, ya que en su lugar pueden extraerlo de la red.

Pero también significa que los ingenieros ya no podrán separar claramente las partes sensibles y menos restringidas del sistema. Va a cambiar fundamentalmente la arquitectura de la red.

Los Estados Unidos y otros han advertido que esto significa que el equipo fabricado por compañías chinas como Huawei Technologies, a la que Washington acusó de espiar para Pekín, tendrá acceso a información protegida.

Como vemos, toda la disputa alrededor de esta guerra es mucho más compleja de lo que puede verse a simple vista. Es es fundamental tener todas estas cosas en cuenta para entender el escenario mundial.

Saludos Cordiales.

Ariel Walovnik