CARGANDO

Escriba para buscar

¿Tradeás con bonos? ¡Largá los gráficos!

¿Tradeás con bonos? ¡Largá los gráficos!

Bruno Perinelli
Compartir

Si estás pensando en hacer trading con títulos de deuda, aléjate de los gráficos por un momento.

Más allá de la precisión de tu análisis técnico, hay una serie de cuestiones que tenés que tener en cuenta a la hora de operar con bonos, que limitan el poder predictivo del análisis técnico.

Trazar canales de tendencia, buscar resistencias y soportes, calcular correcciones y proyectar objetivos pierden fuerza cuando operamos con bonos. Para mejorar nuestros resultados es conveniente incorporar otras herramientas al análisis que están vinculados a la coyuntura económica.

Recordemos que cuando hablamos de trading nos referimos a hacer operaciones de compra y venta de títulos en poco tiempo. Especulamos con obtener una ganancia rápida que deriva fundamentalmente de la suba de los precios. Podemos eventualmente obtener un beneficio adicional cobrando cupones de intereses, dividendos o llevando a cabo estrategias con opciones. Pero básicamente lo que buscamos es hacer una diferencia en poco tiempo aprovechando los aumentos de las cotizaciones.

Muchas personas que invierten en bonos suelen mantenerlos y reinvertir en ellos hasta su vencimiento porque son activos relativamente seguros, que de antemano indican cuánto va a rendir el capital. Si bien se quedan tranquilos con la inversión, estos mismos inversores se pierden de aprovechar las múltiples oportunidades de conseguir ganancias tradeando bonos.

Quizás porque piensan que es una actividad que demanda de mucho esfuerzo y dedicación. Y es posible que así sea. Pero siguiendo unos tips básicos que ahora te voy a contar, se allana el camino al éxito en las operaciones de compra y venta de bonos.

1) Los pulmones financieros

Uno de los componentes que determinan el precio y el rendimiento de un bono es la capacidad de pago del emisor. Generalmente solemos chequear la historia y amplitud crediticia del emisor, si es solvente y si suele registrar consistentemente superávit o déficit en sus cuentas.

La capacidad de pago del emisor determina el riesgo de crédito del bono. A mayor riesgo, mayor rendimiento y menor precio exigidos por los inversores y convalidado por los emisores.

Pero, a la hora de hacer trading, poco nos importa la historia crediticia, si es un defaulteador serial o un consistente cumplidor.

Por el contrario, lo que nos interesa saber es si el emisor va a registrar una mejora en sus cuentas: si va a tener mayores ingresos y/o va a gastar menos. De modo que consiga un superávit mayor o un achique del déficit que disminuyan las chances de que no pague sus deudas. También puede obtener “aire financiero” tomando deuda a largo plazo para cancelar obligaciones de corto vencimiento. La mejora en las cuentas del emisor disminuyen las chances de que no pague sus compromisos, lo que se transmite positivamente a los precios y a los rendimientos de los bonos.

Si el emisor es un gobierno que lleva adelante un ajuste de gastos que no resiente su recaudación o consigue fondos a pagar dentro de 30 años para cumplir con vencimientos cercanos, sus bonos suben de precio. Probablemente el momento de comprarlos no sea cuando se concreten estos hechos sino cuando se empiece a hablar de ellos. El dicho “Comprar con el rumor y vender con la noticia” también aplica en el trading de bonos.

2) La danza de la moneda

A la hora de elegir los bonos para tradear es importante tener en cuenta los movimientos de las monedas en las que se emitieron los títulos.

La moneda de un país se aprecia cuando mejora su saldo comercial con el resto del mundo, percibe mayores cobros y/o menores pagos de rentas y transferencias, y/o cuando más inversores están interesados a invertir en ese país, ya sea a través de la compra de títulos de deuda y participaciones de empresas o mediante el desarrollo de emprendimientos. En cambio, la moneda pierde valor cuando sucede lo contrario.

Un significativo salto de las exportaciones y el surgimiento de oportunidades de inversión vienen acompañados de una creciente entrada de divisas, que demandan y aprecian la moneda local. Cuando se produce esa llegada masiva de capitales, es preferible invertir en títulos en moneda local que en aquellos denominados en moneda extranjera. Lo contrario es algo conocido por todos los argentinos. Desde hace más de 10 años y prácticamente en casi toda nuestra historia, vemos cómo los capitales fugan hacia inversiones en activos de otros países.

3) Aspiradora o repartidora de billetes

La política monetaria impacta directamente en el precio de los bonos. Los Banco Centrales pueden decidir achicar el dinero en circulación para bajar la inflación y desacelerar la economía, o “inundar las calles” de moneda para salir de una depresión económica.

Si la autoridad monetaria decide aspirar billetes, aumenta la oferta de bonos de corto plazo lo que hace que baje su precio y, por ende, crezca su rendimiento.

Como el Banco Central establece un piso para las tasas, el resto de los bonos también sufre caídas en las cotizaciones e incrementos de rendimientos.

Dado que el tiempo es dinero en economía, aquellos con cupones y vencimientos más alejados en el tiempo suelen tener caídas de precio más pronunciadas que los de vida corta cuando producen incrementos de tasas.

4) Saltos de las variables atadas

Algunos de los bonos emitidos tienen pagos que no son fijos y están atados a la evolución de un índice, una tasa de interés o un tipo de cambio.

Cuando alguna de estas variables sube, se incrementan los pagos de intereses y capital de los títulos, lo que deriva en un aumento lógico de sus precios.

Los que están ligados a una tasa de interés, cuando suben los rendimientos en forma generalizada, sienten efectos contrapuestos en sus precios. Por un lado, su cotización aumenta porque, con la suba de la tasa, el bono paga un importe mayor. Pero por otro lado, el incremento extendido de rendimientos daña directamente su precio. En estos casos, el primer efecto suele ser más significativo en los títulos de corta duración mientras que el segundo tiene un mayor impacto en aquellos de mayor plazo.

Con estos tips básicos podés salir a la cancha y empezar a tradear bonos.

Hasta la semana que viene,

Bruno Perinelli
Para CONTRAECONOMÍA

Bruno Perinelli
Bruno Perinelli

Bruno Perinelli es licenciado en Economía y tiene un posgrado de especialización en mercado de capitales . Ambos títulos fueron emitidos por la Universidad de Buenos Aires. Es el analista bursátil de Contraeconomía y el editor del servicio de trading Argentina Contra-Reloj.

  • 1