CARGANDO

Escriba para buscar

Un BCRA esquizofrénico incluye al dólar en “precios cuidados”

Un BCRA esquizofrénico incluye al dólar en “precios cuidados”

Compartir

Hace tan solo algunos meses te expliqué en esta nota por qué el BCRA se había equivocado por enésima vez, dejando en claro que nada se les podía creer ya que son, además de torpes en lo técnico, un séquito de improvisadores seriales.

Bueno, durante los últimos días, nuevamente el Banco Central ha sido protagonista de otra lamentable hazaña.

En esta nota te voy a contar cómo te afecta, y qué esperar hacia adelante.

Empecemos…

 

Precios Cuidados 2.0

Desde el último lunes, se puso en marcha el plan de Precios Cuidados 2.0, ahora llamado “Precios Esenciales”, un plan en el que Dante Sica –el Ministro de la Abundancia- y sus secuaces, intentarán fijar, por un período de 6 meses, el precio de una canasta de 64 bienes. En su mayoría, bienes de primera necesidad de una calidad y variedad cuestionable, que ni siquiera en su debut mostraron buenos niveles de “presentismo” en las góndolas. Algo absolutamente esperable.

¿Por qué digo esto? Simple: el plan viola de cuajo una de las leyes económicas más fundamentales.

Básicamente, no se puede determinar de manera simultánea precios y cantidades. O al menos no de manera sostenible.

Cuando uno ofrece un bien a un determinado precio, luego el mercado convalida unas determinadas cantidades que va a querer comprar. Si el precio resulta muy elevado, las cantidades que este demandará serán “bajas”. Y viceversa.

Lo mismo ocurre cuando se fuerza un precio al cual un agente debe vender en el mercado (el caso de “Precios Cuidados”).

El asunto es que, con este plan de Precios Cuidados 2.0, el oficialismo está intentando determinar no sólo el precio de esos 64 artículos, sino también una determinada cantidad de los mismos en las góndolas.

Esto está destinado a fallar por lo siguiente: dado que el precio pactado con el gobierno es un precio menor al precio de “equilibrio”.  A ese precio, si no interviniera el Estado, los empresarios que ofrecen esos bienes simplemente ofrecerían pocos o ninguno. Básicamente, porque a esos precios realmente no les conviene producir ni abastecer las góndolas.

Es por este motivo que siempre han fallado los acuerdos de este tipo, sobre todo en economías con una inflación alta. El racional: con el correr de las semanas, el atractivo para los empresarios (que ya arranca desde niveles cuestionables) cae en picada.

Como resultado, los mismos irán dejando las góndolas cada vez más vacías, de una forma u otra, por el hecho de que tienen un incentivo muy bajo para reponer esos bienes que dejan un margen de ganancia que va de muy bajo a negativo.

Esto tiene lógica. Hagamos el ejercicio de pensarlo para el caso donde a nosotros, de manera arbitraria, el Estado nos fijara un salario máximo por nuestro trabajo (menor al que cobramos ahora). En dicho caso, nosotros tendríamos menores incentivos para trabajar y, sobre todo, para hacerlo bien. Llevando este “ejercicio mental” al extremo, si el salario que nos fijara el Estado fuera muy bajo, hasta podríamos llegar a renunciar.

La misma lógica opera con los Precios Cuidados 2.0, y por ello el plan está destinado a generar escasez, descontento y hasta aumentos en otros bienes para compensar la pérdida de rentabilidad a la que se ven forzados.

 

El dólar también a Precios Cuidados

Volviendo un poco al tema que adelanté al comienzo, en esta nota mi idea no era hablar de Precios Cuidados 2.0 en sí sino vincularlo a lo que acaba de hacer el BCRA.

Concretamente, tras un sinfín de cambios en el esquema cambiario que tenía la famosa “zona de no intervención”, el Banco Central finalmente reconoció lo que anticipamos desde un principio hace más de 6 meses: en realidad van a hacer lo que quieran, cuando quieran y como quieran. Sin reglas.

O sea, las reglas que se habían autoimpuesto (y que fueron modificando con una regularidad notable) no duraron nada, dejando en evidencia, nuevamente, que no pueden cumplir ni la más mínima promesa.

Así, podemos concluir se comportan de manera patológica, tal como lo hace una persona con una adicción severa, que no puede mantener su palabra.

Dejando de lado el histrionismo, en rigor el BCRA admitió que venderá dólares dentro de la ZNI (zona de no intervención), contradiciendo el esquema anterior, que le permitía hacer de todo excepto eso.

En cuanto a los montos, por ahora sinceró que podría vender hasta USD 250 millones por día, pero ese es justamente el tipo de anuncio que luego, en caso de verse acorralados por la coyuntura, típicamente termina flaqueando.

¿Por qué digo esto? Cabe recordar que en las jornadas más calientes de 2018 se llegó a vender cifras en torno a los USD 1.000 millones. Así, y con las presidenciales por delante, se me ocurre que, en caso de que tengamos jornadas similares donde el mercado empuje demasiado, tendremos al BCRA rompiendo por enésima vez sus reglas autoimpuestas. En este caso, la del límite diario de ventas de USD 250 millones.

Más allá de las especificidades de los cambios y de la esquizofrenia de la máxima autoridad monetaria, cabe mencionar que, como te adelanté, el fin último es incluir al dólar entre los más de 60 “Precios Cuidados” de la economía.

Sí, el gobierno está dispuesto a redoblar la apuesta “quimioterápica” de hipotecar todo, destruyendo aun más los fundamentos económicos de la economía con tal de llegar menos peor a las elecciones.

La volatilidad del tipo de cambio es de las variables que más inciden en el humor social, algo que el PJ sabe muy bien y, por ello, están dispuestos a seguir quemando reservas para tratar de contenerlo de cara a las urnas.

También están dispuestos a seguir destruyendo el crédito privado y la actividad económica. Las tasas han llegado al 74%, cifra récord. Y lo peor es que podrían subir aún más.

De más está aclarar que, en mi opinión, resultan todas medidas altamente desacertadas y miopes.

El BCRA tiene un poder de fuego limitado y el futuro no pinta nada bien, sobre todo teniendo en cuenta la creciente bola de Leliq y los cuantiosos vencimientos de deuda, todo en un contexto de estancamiento económico y un riesgo país en torno a los 1000 puntos.

 

El BCRA se “Guillermomoreniza”

Por si fuera poca la discrecionalidad con la que el BCRA está operando, en los últimos días ha dejado de publicar la variación de reservas diaria.

Si no estás en tema, lo cierto es que hasta hace muy poco la autoridad monetaria publicaba en su web dicho dato, y con esto los analistas tenían una rápida lectura de la situación cambiaria y su efecto en las arcas del Banco Central.

Bueno… ahora Sandleris se ha “morenizado”. Dejó de publicar esta información de manera oscurantista, a fin de encubrir parcialmente el estado real de las reservas del BCRA y su estrategia cambiaria a corto plazo.

Una medida altamente nefasta que ya ha sido justamente criticada por casi todos los economistas que conozco.

 

Conclusiones finales

Como vimos, nuestra clase política continúa hipotecando al país para obtener un resultado económico muy cuestionable. Improvisa semana a semana de manera bizarra en todos los ámbitos en lo que respecta a política económica.

Es que, tomando un poco de perspectiva del asunto, lo que vemos es que realmente no paran de borrar con el codo lo que han escrito con la mano.

Durante los últimos meses han introducido una incontable cantidad de medidas; de marchas y contramarchas que revelan que se encuentran totalmente perdidos.

El nivel de improvisación es absoluto, y esto es una pésima señal.

Justamente, en el momento en el cuál se necesitan autoridades económicas con la mayor reputación y solidez posible, es cuando se comportan de manera más errática, ayudando a erosionar todavía más las ganas de tener pesos de parte del sector privado.

A este ritmo y con esta calidad de decisiones de política económica, lo más razonable es pensar que tendremos un tipo de cambio, tasas de interés e inflación en 3 dígitos en 2020.

Es como si lo hicieran realmente a propósito.

 

Hasta la semana próxima,

 

Juani Fernández

Para CONTRAECONOMÍA

Tags:
Juan Ignacio Fernandez
Juan Ignacio Fernandez

Es Licenciado en Economía por la Universidad de Buenos Aires y estudiante avanzado de la Maestría en Finanzas en la Universidad Torcuato Di Tella. Es el analista financiero de ContraEconomía y a su cargo están las recomendaciones de inversión de nuestro producto estrella: ContraInversiones. Juan trabajó como analista macroeconómico en diferentes consultoras y hace dos años fundó su propia empresa de asesoramiento, Oikos Bs. As, especializada en informes de macroeconomía, inversiones y real estate.

  • 1

Tal vez te puede interesar

To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.