CARGANDO

Escriba para buscar

¿Volvimos al sentimiento alcista?

¿Volvimos al sentimiento alcista?

Ariel Walovnik
Compartir

Cuando todo funciona bien es muy fácil ser optimista y tener una mirada positiva. Lo que es realmente difícil es poder hacerlo cuando las cosas no salen como uno espera. Cuando todo el mundo tiene un sentimiento negativo, mantener una visión positiva es realmente complicado. Ahora, si  se entiende que un mal momento no va a durar para siempre, se tiene un fundamento para ser optimista en el largo plazo. Ahí se puede generar esperanza.

Esto es lo que me ha estado pasando con el mundo de las criptomonedas en los últimos meses y es totalmente lógico si tenemos en cuenta las enormes caídas que ha tenido el sector. Fueron 18 meses de un mercado bajista en el que no parábamos de ver cómo el precio caía día a día. Fueron días oscuros para los que habíamos invertido en criptomonedas y más aún para aquellos que creemos firmemente en estos activos.

Pero los fundamentos y los motivos para ser optimista en el sector se estaban intensificando poco a poco. Pasado el momento de pánico extremo, y una vez que los inversores golondrina se alejaron de las criptomonedas, las aguas se empezaron a calmar. Con las aguas más calmas, las bases para retomar el crecimiento se fueron haciendo sólidas nuevamente.

En primer lugar, para aquellos que seguimos las principales monedas hace bastante tiempo, sabemos que cada vez que hubo una caída muy fuerte le siguió una recuperación y un crecimiento de mayor intensidad.  

Como puede verse del grafico anterior (que, cuidado, no está a escala: la variable del valor crece exponencialmente), cada vez que cayó la principal criptomoneda, tuvo luego un periodo de recuperación muy fuerte. A una caída del 93% en 2012, le siguió una recuperación enorme que multiplicó por 524 el precio del bitcoin en dos años, en lo que fue un nuevo máximo. Y luego, de 68 veces contra el mínimo posterior a ese máximo. Posteriormente, a la segunda gran caída que fue del 85% le siguió un crecimiento que multiplicó por 130 el valor de la criptomoneda (en los máximos de finales del año pasado) y de 21 en los mínimos vistos este año.

¿Esto asegura que volvamos a tener una recuperación?

Definitivamente no. El hecho de que haya sucedido algo en el pasado, no garantiza que en el futuro vuelva a suceder.

Sin embargo, existen varios motivos detrás de las subas anteriores que también se han estado dando y que influirán positivamente para la recuperación de las criptomonedas. Son motivos que dan fundamentos más sólidos para pensar en que las criptomonedas lograrán recuperarse con fuerza.

Hace unos meses escribía sobre tres factores claves que ayudarían a impulsar nuevamente al mundo de las criptomonedas (ver nota). Ahí están detallados los factores fundamentales que han estado detrás de cada suba.

En el momento en que escribí el artículo, estábamos en una fase muy deprimente del ciclo. Sin embargo, se veía cómo, poco a poco, comenzaban a llegar noticias positivas y que el precio de las cripto se estaba estabilizando, a pesar de mantener una tendencia bajista.

En el artículo mencionaba tres motivos fundamentales que le darían impulso al bitcoin y, con él, a todas las criptomonedas. El primero era la inclusión de una mayor cantidad de inversores y de personas a esta nueva clase de activos. Solo el 3% de los inversores poseen alguna criptomoneda, por lo que, si se logra aumentar incluso en pequeños porcentajes ese número, entonces la demanda crecerá exponencialmente.  Para que esto se dé, es necesario que se cree la infraestructura necesaria que facilite el acceso a través de los canales tradicionales como son los bancos y los agentes de bolsa.

Afortunadamente para nosotros, estimo que el interés propio impulsado por la codicia de Wall Street acelerará la adopción de los criptoactivos. Esto es algo que hemos estado observando cada vez con mayor fuerza al ritmo que más bancos y empresas lanzan sus propias monedas digitales. Sin ir más lejos, Facebook y J.P Morgan ya anunciaron el lanzamiento de sus propias criptomonedas.

De la mano con el primer factor, viene el segundo. Para dar lugar a la mayor demanda, serán necesarios instrumentos que permitan a las personas invertir de forma fácil y segura en criptomonedas. Será necesaria la creación de productos para estos activos. Si hay más productos, entonces aumentará el uso y por tanto retroalimentará el primer factor.

El tercer factor es uno de los más importantes para impulsar el precio del bitcoin de vuelta a niveles alcistas. A diferencia de un activo tradicional como una acción, un instrumento de deuda o una moneda fiduciaria, el bitcoin está programado con un suministro finito.

El algoritmo que ejecuta la red bitcoin limita la oferta en 21 millones de unidades totales. Esta nueva emisión de monedas está escrita en el código de la computadora. Nadie puede emitir arbitrariamente más bitcoins que eso. Cuando se lanzó originalmente bitcoin, el algoritmo fue programado para lanzar 50 bitcoins nuevos cada 10 minutos aproximadamente. El código fue diseñado para reducir a la mitad las nuevas emisiones de bitcoins cada cuatro años.

Entonces, el 28 de noviembre de 2012, la emisión de nuevos bitcoins se redujo de 50 a 25. Este evento pronto se conoció entre los programadores como “la reducción a la mitad” (‘Halving’). La última reducción disminuyó la emisión de monedas a 12.5 monedas cada 10 minutos tuvo lugar el 9 de julio de 2016. Se proyecta que la próxima reducción a la mitad ocurrirá a mediados de 2020.

Lo importante de esta reducción a la mitad es que hoy, 12 meses antes de que se dé este evento, el precio del BTC empieza a subir como respuesta a la esperada menor oferta. Se puede corroborar esto mirando el gráfico anterior, donde verá 3 líneas rojas con el nombre de “1st/2nd/3rd Halving”, que marcan estas reducciones a la mitad.

 

Los mercados anticipan la próxima reducción

Los mercados financieros de todos los activos suelen anticiparse a lo que va a pasar. Por eso siempre los vemos reaccionar para incluir en el precio, lo que estiman que pasará a futuro. Parece que estas últimas semanas el mercado finalmente internalizó esta reducción a la mitad para cambiar su sentimiento a positivo nuevamente.

Al poco tiempo de que escribí la nota, comenzamos a ver como lentamente se estabilizaba el bitcoin. Luego de una suba vista en febrero, tuvimos un mes y medio de gran estabilidad en el precio de la criptomoneda. Era un momento donde los USD 3.500 eran una base en la que la moneda se mantenía.

Pero de repente, abril implico un cambio rotundo en el sentimiento del BTC. En muy pocos días, pasamos no solo a superar la barrera de los USD 4.000 sino también a superar la de los USD 5.000. Y desde entonces la moneda ha estado subiendo.

Lo importante no solo es que parece haber subido y superado sus barreras inmediatas, además existe un sentimiento generalizado de optimismo que no veíamos desde el 2017. Justo lo que necesitábamos y preveíamos. Esperemos que se mantenga y logre seguir recuperando lo perdido durante ese largo invierno que sufrimos desde principios de 2018. Esperemos finalmente, dentro de las próximas semanas, poder afirmar que estamos nuevamente en un mercado alcista, pero aún falta bastante para poder hacer una afirmación de este tipo.

 

En la nota mencionada, alertaba que los precios bajos eran una buena oportunidad de compra para este mercado. Por supuesto que implicaba asumir riesgos dado el tipo de activo y de la situación del mercado, pero ese riesgo se vio altamente compensado. Desde el 2 de febrero, el BTC paso de valer USD 3.460 a valer más de USD 5.660 lo que da una ganancia de más del 63%.

El bitcoin, al ser la moneda más difundida, es la de menor volatilidad (dentro de lo volátiles que son las criptomonedas) y por lo tanto, la que dará una menor suba si se confirma la vuelta a un mercado alcista.

Tal vez sea entonces momento de, manteniendo posición en la principal cripto, empezar a mirar otras monedas más chicas que representen proyectos muy interesantes y con una proyección mayor. Pero este será el tema de un próximo newsletter en el que hablare sobre algunos proyectos detrás de las criptomonedas y su potencial valor a futuro.

Saludos Cordiales.

Ariel Walovnik