CARGANDO

Escriba para buscar

Olfato y el GPS del mercado, las claves para invertir

Olfato y el GPS del mercado, las claves para invertir

Bruno Perinelli
Compartir

Sin ánimo de presumir, considero que tengo un buen sentido de la ubicación. En los 18 años que llevo manejando las transitadas calles de Buenos Aires, sólo me habré perdido, como mucho, cinco de veces. No llevo el GPS pegado al parabrisas de mi auto, ni suelo preguntarle a los transeúntes dónde queda la calle tal o cual. Igualmente debo admitir que la cuadrícula de las calles que configura gran parte del plano del AMBA me la hacen más fácil. Distinto sería el caso si tuviera que manejar en una ciudad plagada de diagonales y calles circulares.

Precisamente hace unos meses, cuando veraneaba con mi familia en la costa argentina, me pasó de perderme en el camino de vuelta de Pinamar a Valeria del Mar. En vez de agarrar el camino más largo, yendo por la Avenida Bunge primero y luego por la ruta provincial 11 que conecta ambos balnearios, decidí tomar un tramo más corto: atravesar la zona sur de Pinamar y el pueblo de Ostende. Pero entre tanta diagonal y calle semicircular, mi olfato falló y tuve que recurrir al GPS del celular para que me indicara el camino de vuelta a las cabañas de Valeria del Mar. Resultó que estaba yendo en el sentido contrario al que debía. Pegué la vuelta y en menos de 15 minutos estábamos de vuelta en las cabañas donde nos alojábamos.

Una de las claves de toda estrategia de trading rentable es saber dónde estamos ubicados. Debés ser capaz de detectar el momento, el lugar o la fase del ciclo de mercado en el que estás parado.

La acción que queremos comprar, ¿está al inicio, al medio o al final de un tramo alcista? Si vemos una acción que viene cayendo hace un tiempo, nos preguntamos: ¿conviene comprarla ahora? ¿O es preferible esperar un tiempo porque puede estirar la caída?

Charles Henry Dow (1851–1902) fue un periodista y economista estadounidense que es considerado uno de los pioneros en el análisis técnico de los mercados financieros. Durante la segunda mitad del siglo XIX dedicó su carrera al estudio de los movimientos de precio y sus tendencias, y volcó sus conocimientos en 255 editoriales publicados en el Wall Street Journal, que luego fueron recopilados para darle forma a lo que se conoce como La Teoría de Dow.

En base a los precios de cierre del mercado, la Teoría de Dow se sustenta en seis puntos principales que fijan los cimientos de lo que hoy conocemos como análisis técnico. Pasemos a verlos:

  • Los precios nos reflejan toda la información disponible. Esto es, los inversores operan en base a toda la información al alcance que concierne a los activos y la incorporan a los precios.

 

  • Los precios se mueven dentro de tres tendencias:
  1. a) La primaria, que dura más de un año y es la principal dirección del mercado
  2. b) La secundaria. De duración más corta (semanas o meses), corrige la tendencia primaria.
  3. c) La menor. Se mueve dentro de la secundaria en sentido contrario a esta última. Dura menos de 3 semanas.

 

En este punto, lo importante es distinguir la dirección de los tres tipos de tendencia para descifrar la dirección del mercado y no ir contra él.

3)     Según Dow, las tendencias se desarrollan en tres fases bien diferenciadas:     la de acumulación, la de participación y la de distribución.

La fase de acumulación comienza con la compra de los inversores con mayor información, una vez que entienden que el mercado asimiló e incorporó todos los eventos negativos posibles. Generalmente se trata de grandes bancos, fondos de inversión, inversores institucionales (los llamados “peces gordos”).

La fase de participación se inicia una vez que se confirma que la tendencia pasa de ser bajista a alcista. Ahí es cuando los inversores minoristas (como vos y yo), que seguimos la tendencia, nos incorporamos al mercado. Los precios aumentan rápidamente al mismo tiempo que ocurren eventos positivos que le dan sustento a la suba.

Por último, la fase de distribución ocurre en medio de la masificación de los eventos positivos sobre la economía. En los diarios leés sobre los récords históricos de la bolsa; te subís a un taxi y el conductor te cuenta que escuchó de una acción que está de moda; en la fila del supermercado, alguien comenta que leyó o escuchó que es el momento de invertir en Bolsa. En esos momentos, el aumento de precios puede manifestarse de dos formas. Puede que suba lentamente, sin tanta fuerza como antes. O puede acelerar su ritmo hacia un movimiento alcista final, cuando el mercado se encuentra eufórico con los acontecimientos. Es en esta fase cuando los peces gordos que compraron en la fase de acumulación empiezan a vender para tomar ganancias.

  • La confirmación de la tendencia entre varios índices

Dow afirma que cuando el índice Industrial y el de Ferrocarriles se mueven en el mismo sentido, el mercado sigue en esa tendencia. Concretamente, si el Dow Jones Industrial y el Dow Jones Transportes registran mínimos y máximos crecientes en simultáneo, el mercado se encuentra en una tendencia alcista. Mientras que, si los índices marcan mínimos y máximos decrecientes, la tendencia del mercado es a la baja.

Pero si ambos índices se mueven en sentido opuesto, el mercado duda y entra en un estado turbulento de no confirmación y deja de existir una clara tendencia.

  • El volumen aumenta en la dirección de la tendencia

La cantidad de papeles operados debe aumentar cuando el precio se mueve en el sentido de la tendencia y disminuir cuando el precio corrige. Es decir, en una tendencia alcista cuando los precios suben, el volumen aumenta, y baja cuando los precios disminuyen. Mientras que en una tendencia bajista la cantidad de activos tranzados aumenta con la caída de los precios y desciende con la suba correctiva.

  • La tendencia está vigente hasta que se rompe

Una tendencia alcista pasa a ser bajista, cuando el precio quiebra el canal alcista por el que transitaba y deja de alcanzar máximos y mínimos crecientes o cada vez más altos, para marcar mínimos y máximos decrecientes o cada vez más bajos.

Después del trabajo de Dow, el contador y economista estadounidense, Ralph Nelson Elliott, elaboró su propia teoría que complementó la obra de Dow y representó una importante contribución al análisis técnico de los mercados financieros. Pero este tema lo vamos a desarrollar en otra ocasión.

Hasta la semana que viene.

 

Bruno Perinelli

Para CONTRAECONOMÍA

Bruno Perinelli
Bruno Perinelli

Bruno Perinelli es licenciado en Economía y tiene un posgrado de especialización en mercado de capitales . Ambos títulos fueron emitidos por la Universidad de Buenos Aires. Es el analista bursátil de Contraeconomía y el editor del servicio de trading Argentina Contra-Reloj.

  • 1
To use your Bar, copy and paste the following code before the closing tag on your site or blog.